Cofrades

Foro y Blog Semana Santa Sevilla



Los pasos perdidos: alegorías sacras de la Semana Santa sevillana

Amparo Rodríguez Babío


En las cofradías se ve una de las mayores grandezas de Sevilla en la cantidad de la cera, en lo lucido de estandartes, guiones y banderolas, en la plata de las insignias y varas, en lo rico de los pasos, á que con muchos grados no es comparable lo que se hace en otra alguna ciudad de España ... no puede desearse cosa de mayor ejemplo, y de más cristiana grandeza.

Diego Ortiz de Zúñiga (1)




Desde antaño, la Semana Santa sevillana fue objeto de admiración por parte de propios y extraños. Muchos autores, cronistas e historiadores, literatos y artistas, viajeros y peregrinos han quedado maravillados por la mise en scéne de esta rememoración de la Pasión, Muerte y Resurrección de Cristo. Toda una ciudad concebida como un gigantesco teatro; todo un pueblo, considerado como un gigantesco espectador de mil caras.
En sus orígenes, las primitivas hermandades de sangre destacaban por su piedad acorde con el espíritu de los tiempos: de la doliente y austera Edad Media al mesurado Renacimiento. Pero en el Barroco se produce un cambio radical: todo se vuelve más visceral, y las formas, antaño más equilibradas se revisten de una nueva vehemencia azuzada por la cruzada contrarreformista. Habiendo vomitado el Averno a los malditos Martín Lutero, Felipe Melancton (...) Hulderico Zuinglio (...) Juan Calvino y otra caterva de infernales monstruos, movieron a la Iglesia una guerra más cruda, que la de los Nerones, Dioclecianos Maximinos y Julianos. Impugnado por dichos heresiarcas el uso de los Santos Sacramentos (...) proscrito el culto de las Sagradas Imágenes (...) cantaron el triunfo de su malhadada causa y la ruina de la Esposa del Cordero. (...) La piedad cristiana por su parte no se descuidó estableciendo prácticas y actos religiosos. (...) Las Cofradías fueron uno de los poderosos baluartes que los fieles opusieron a las doctrinas de los apóstoles del error . (2).
En efecto, las corporaciones penitenciales, se manifestaron como uno de los medios más eficaces para evangelizar a un pueblo de por sí iletrado e inculto, desconocedor de las Sagradas Escrituras, redactadas e impresas en una lengua extraña a ellos (3). La Iglesia contrarreformista, con Trento a la cabeza, apoyó sin ambages el culto a las Sagradas Imágenes, lo extendió, lo impulsó, lo alabó hasta la saciedad. Se llenaron los templos de la Cristiandad de nuevas imágenes, llenas de realismo, de pasión, de sentimiento ... Cristos y vírgenes que miraban a sus devotos, que les tocaban el corazón, que les llegaban al alma. Se exaltaban los sufrimientos de Jesús en su Pasión: los azotes, la coronación de espinas, la crucifixión. Los santos se representaban en los momentos más cruentos de su martirio. Esa vorágine de sangre, sentimientos y lágrimas propició la creación de una Semana Santa teatralizada y en ocasiones llena de excesos (4) . Imbuida además de toda una cultura del espectáculo, de las arquitecturas efímeras llenas de emblemas y jeroglíficos, aparecen los pasos alegóricos, expresión de conceptos teológicos más o menos elevados y principios básicos de la fe cristiana. Emilio Orozco lo definió muy bien: Si consideramos la escultura barroca, igualmente sorprenderemos esos rasgos de desbordamiento formal y expresivo. La imaginería se hace exenta, surge la imagen procesional invadiendo y confundiéndose en el mismo espacio en que se mueve el contemplador. (...) el surgir del paso de procesión, del grupo escultórico con figuras en acción, que desfila y se mueve entre la masa de fieles . (5)
Hay quien sostiene que los actuales pasos procesionales tienen una estrecha relación con los carros triunfales, también llamados rocas, que solemnizaban ocasiones festivas como la visita de un rey o la canonización de un santo. Sea cual sea el grado de influencia, lo cierto es que el paso alegórico entendido como tal, se acerca más a los carros que a los que representan escenas pasionistas.
Una alegoría se define como representación simbólica de ideas abstractas por medio de figuras, grupos de éstas o atributos (6). Y es que, en efecto, y aunque pueda parecer extraño, muchos conceptos teológicos eran así representados sin que el pueblo que los contemplaba se sintiese excluido de su interpretación. Las andas de estos pasos iban adornadas con frecuencia con los llamados jeroglíficos o emblemas.
Los emblemas se encuentran en el corazón de la fiesta barroca. Como dice Víctor Mínguez: la cultura emblemática representa una de las creaciones más genuinas y apasionantes de la Edad Moderna, y sobre todo del ciclo barroco (7). En efecto, la emblemática, y su derivación festiva denominada jeroglífico, se convirtió en el medio ideal para transmitir mensajes ideológicos auspiciados desde los poderes civiles y eclesiásticos. Para que esto fuera posible el tradicional hermetismo del emblema se transforma y las composiciones se vuelven sencillas con imágenes reconocibles y letras diáfanas. El componente lúdico se subordina ahora a la función didáctica (8). A esto ayudaba, además, que el pueblo estaba familiarizado desde hacía siglos con una serie de símbolos, cuyo significado conocía e interpretaba bien. Esto es lógico si se tiene en cuenta que en aquella época el aprendizaje de la lectura y la escritura estaba vedado a la mayoría de la población, reservándose su conocimiento para las élites urbanas y nobiliarias.
El Barroco, y sobre todo, la fiesta barroca encuentra en las celebraciones urbanas el marco y soporte idóneo para el desarrollo de un aparato deslumbrante que aúne pintura, arquitectura, escultura, poesía, danza y teatro (9). Y es en este espíritu, donde se inscribe la concepción de la Semana Santa barroca con sus pasos alegóricos, llenos de figuras y jeroglíficos. Diez corporaciones llegaron a sacar pasos de este tipo: la Estrella, la Hiniesta, el Cristo de la Expiración, las Siete Palabras, el Dulce Nombre de Jesús, la Carretería, la Sagrada Mortaja, Montserrat, la Trinidad y el Santo Entierro. Casi todos ellos fueron concebidos en el periodo barroco, desapareciendo hacia principios del siglo XIX; a excepción del Sagrado Decreto y del Triunfo de la Santa Cruz (10) que, con altibajos el primero, han llegado hasta nuestros días. Sólo dos fueron proyectados durante el siglo XIX: el Triunfo del Espíritu sobre la Materia de la Hermandad de la Carretería y el Triunfo de la Santa Cruz de la Hermandad de la Hiniesta. Algún otro, como el del Dulce Nombre de Jesús, fue reformado. No es extraño este proceder, ya que el Romanticismo tiene algunos aspectos que lo relacionan con el periodo Barroco. Hay una teoría clásica en la Historia del Arte que ata con un hilo conductor los diferentes movimientos artísticos que se han sucedido a lo largo de los siglos. Así, el periodo clásico del arte griego y romano, el Renacimiento y el Neoclásico estarían unidos por su espíritu de equilibrio, mesura y simetría; mientras que el arte de la Edad Media (románico y gótico), el Barroco y el Romanticismo estarían conectados por su exaltación del sentimiento, las formas, el movimiento y su tendencia a lo grandioso. En suma, la moda o gusto por los pasos alegóricos ocuparía un periodo de tiempo bastante amplio, el comprendido entre los siglos XVII y XIX (11). En este artículo intentaremos exponer la historia y significado de los pasos alegóricos que se perdieron para la Semana Santa sevillana. Y para ello seguiremos el orden de salida establecido en los días de la semana grande.

NOTAS

1. Citado por BERMEJO Y CARBALLO, J.: Glorias religiosas de Sevilla. (Sevilla, Diputación de Actos Formativos de la Hermandad de Jesús Despojado, 1977), p. 42.
2. BERMEJO Y CARBALLO, J. Op. cit. p. 26.
3. La traducción de la Biblia a las lenguas vernáculas fue una de las primeras acciones emprendidas por los protestantes, quienes defendían el conocimiento de la Sagrada Escritura para todos, y no sólo para unos cuantos, conocedores del latín.
4. Uno de los puntos tratados en el Sínodo de 1604 fue precisamente el celo de algunos disciplinantes, que se azotaban en demasía para regocijo de las muchachas sevillanas que veían la procesión. El número de azotes era, en algunos, motivo de vanidad en lugar de sincera contricción.
5. OROZCO, E.: Manierismo y Barroco. (Madrid, Cátedra, 1975), pp. 85-86.
6. Diccionario de la Lengua Española, DRAE (Madrid, Real Academia Española, 2001).
7. MÍNGUEZ, V.: Emblemática y cultura festiva en la Valencia barroca. (Valencia, Alfons El Magnànim Institució Valenciana d’Estudis i Investigació. Generalitat Valenciana, 1997), p. 15.
8. MÍNGUEZ, V. Op. cit. p. 16.
9. MÍNGUEZ, V. Op. cit. p. 19.
10. El paso del Triunfo de la Santa Cruz de la Hermandad del Santo Entierro ha sido objeto de un estudio pormenorizado publicado en estas mismas páginas el pasado mes de noviembre. Vid. RODRÍGUEZ BABÍO, A..: Iconografía de la muerte: el paso del Triunfo de la Santa Cruz. Boletín de las Cofradías de Sevilla, nº 573, 2006.
11. Salvando las excepciones antes mencionadas: el Sagrado Decreto y el Triunfo de la Santa Cruz.

Visitas: 798

Comentar

¡Necesitas ser un miembro de Cofrades para añadir comentarios!

Participar en Cofrades

Comentado por Nazarena Redimida en abril 20, 2009 a 10:57pm
Coge tu Cruz, el mal de ahora es ese: antes el pueblo era una masa iletrada y embrutecida, pero tenía una cultura religiosa de base que le hacía llegar a comprender los misterios más profundos de nuestra fe. Siquiera esa culturilla le daba pie para llegar a más.
Hoy existe la misma masa embrutecida, pero carente de cualquier atisbo de noción religiosa. Y así nos va. Que hay quien ve un paso´y sólo distingue al Cristo y porque va crucificado.
Y da mucha pena ver a esas criaturas de Dios encenagarse en su ignorancia. Por desgracia, el ambiente educativo y cultural en general no acompaña ni ayuda a la profundización.
Comentado por Nazarena Redimida en abril 20, 2009 a 10:52pm
Primitivo Nazareno: lo del paso del Decreto es de premio porque es una alegoría de las raras de verdad. En este artículo no llego analizarlo porque me ocupo exclusivamente de pasos ya desaparecidos.
Yo te podría indicar que hay varios libros de cabecera, siendo el más importante el célebre de Bermejo (Glorias Religiosas), después están los Anales de Ortiz de Zúñiga, donde algo se puede encontrar. Y en un último puesto, la Historia de las Cofradías escrita por Félix González de León (hermano suyo).
Puedes tomar nota de más bibliografía yendo a las notas de pie de página de mi artículo donde cito las ediciones completas con todos sus datos para que sea fácil su localización.
Un abrazo, y gracias por tus palabras.
Nazarena Irredenta
Comentado por Primitivo Nazareno en abril 17, 2009 a 8:54pm
Enhorabuena por el blog Nazarena irredenta.
Estoy muy interesado en este tema desde hace unos años. Siempre me ha llamado poderosamente la atención el paso del sagrado decreto, a mi y a los que me acompañan en Semana Santa a verlo. Siempre me han demandado mis amigos que les explicase esta alegoría, esta demanda se debe a que soy el más "jartible" de todos ellos. El caso es que mi propia inquietud y la de los que me rodeaban me llevaron a investigar sobre esta alegoría y este año me he comprometido con ellos a hacer un documento para que todos lo tengan. La llegada de la hermandad del Sol con el Santo Cristo Varón de Dolores de la Divina Misericordia incrementó mis preguntas sobre la alegoría y llegué a descubrir la existencia en la hermandad de Monserrat una antigua alegoría de San Isaías cuya profecía es la alegoría que representa el Varón de Dolores, como imagino que sabrás.

Te agradecería que me aportases fuentes dónde pueda encontrar información de este tema.

En cuanto al comentario del amigo "Coge tu Cruz", estoy de acuerdo con su opinión sobre el gran público que va a ver los pasos, que no la Semana Santa. Desgraciadamente es un mal de nuestros tiempos, éstos no se paran en descifrar los pasos, sin embargo, todos se saben las marchas de Tres Caídas o de Virgen de los Reyes y están atentos para mal grabar con los móviles y subirlos al youtube, son un reflejo de la sociedad en la que vivimos.

Saludos

Sobre


Publicidad

 




 

Pasión en Sevilla

Eventos

Música

Paused...
  • 1.
    adaptacion de marcha

© 2020   Creado por Pasionensevilla.   Tecnología de

Emblemas  |  Reportar un problema  |  Términos de servicio