Cofrades

Foro y Blog Semana Santa Sevilla


LOS PASOS PERDIDOS III: EL SOL Y LA LUNA ECLIPSADOS


LOS PASOS PERDIDOS III: EL SOL Y LA LUNA ECLIPSADOS

La Hermandad del Cristo de la Expiración y María Santísima de las Aguas sacaba un paso alegórico del Sol y la Luna eclipsados. Parece ser que comenzó a salir en el siglo XVII y dejó de hacerlo a finales del XVIII. Así lo comenta Bermejo: En 1772 construyó el acreditado escultor D. Cristóbal Ramos la Imagen de la Santísima Virgen, que desde dicho año saca en su estación, y omitió el paso del Sol y la Luna eclipsados que llevaba en ella desde su fundación (45). El paso, del que no ha quedado ninguna imagen, tiene su base en los sucesos cósmicos ocurridos durante la muerte de Jesús en la cruz y se relaciona también, sin duda, con las señales precursoras de la segunda venida de Cristo.
Los evangelistas Mateo (46) y Marcos (47) hablan en parecidos términos y sólo mencionan el oscurecimiento repentino del cielo. El único que menciona el fenómeno del eclipse es San Lucas: Hacia la hora sexta las tinieblas cubrieron toda la tierra hasta la hora nona. El sol se eclipsó y el velo del templo se rasgó por medio (48).
Más expresivas son las descripciones de los extraordinarios fenómenos naturales que anunciarán la segunda venida del Señor. En el Antiguo Testamento, los profetas Joel(49) , Amós (50) y Habacuc(51) usan imágenes parecidas: sol y luna oscurecidos, estrellas que pierden su resplandor y caen ... En el Nuevo Testamento, las encontramos en los Hechos de los Apóstoles (52) y sobre todo en el Apocalipsis relacionadas con la apertura de los sellos (53).
Según Louis Réau la luna también convenía al arte simbólico que se complacía en ver en los dos astros que se eclipsan no sólo la imagen de la naturaleza en duelo por la muerte del Redentor, sino también los emblemas del Antiguo y Nuevo Testamento. San Agustín compara explícitamente el Antiguo Testamento, inexplicable sin la intermediación del Evangelio, con la Luna, que toma su luz del Sol (54).
Tradicionalmente, se representaba al sol en el lado derecho del crucificado, y a la luna en el lado izquierdo. Así aparece en multitud de pinturas de la Edad Media (55) y del Renacimiento (56) . En Andalucía todavía encontramos algunos crucificados que llevan pendientes de su cruz un velo bellamente bordado con el sol y la luna, como sucede por ejemplo con el Cristo Remedio de Ánimas de Córdoba (57).
Desconocemos cómo era el paso del eclipse, aunque las imágenes conservadas de este fenómeno en la época solían representar a ambos astros superpuestos y con rasgos humanos. Así aparece por ejemplo en el retablo de los Vizcaínos del Convento de San Francisco, hoy en la parroquia del Sagrario, realizado por Pedro Roldán. Numerosos predicadores de la época se hacían eco de estos fenómenos extraordinarios en sus predicaciones cuaresmales.
Esta curiosa alegoría aparecía también en otro paso sacado por la Hermandad de la Piedad (más conocida hoy como Sagrada Mortaja). El inefable Bermejo es quien nos da noticia del hecho: Con arreglo a las prescripciones de los mismos [estatutos de 1562] hacía estación de penitencia en la tarde del Viernes Santo ignorándose las Imágenes que entonces llevara; más se sabe que sacaba un paso con el Sol eclipsado, práctica que continuó hasta el fines del pasado siglo, que lo suprimió (58). Este paso se ajusta más a los sucesos ocurridos durante la muerte de Cristo mencionados en los Evangelios, según hemos comentado más arriba.
Continuaron sacando el paso hasta mediados del siglo XIX. En las ordenanzas de 1793 se describe cual debía ser el orden de la procesión: el muñidor con ropón negro delante, llevando las campanillas. En seguida la Manguilla y el Estandarte con sus correspondientes diputados y hermanos con cera amarilla, y el paso del Sol eclipsado (59).
Pocos datos nos ofrece la documentación sobre la disposición del paso. Es muy frecuente esta falta de noticias en general, quizás porque para los cronistas de la época carecía de importancia. Pero una vez más, es Bermejo, quien nos ofrece una pista que nos permite vislumbrar la iconografía del paso al describir la cofradía tal y cómo él la conoció: En la procesión lleva actualmente un solo paso, en el que al pie de la Cruz (...) se halla la Santísima Virgen, en cuyos brazos y pecho cae la cabeza de su Divino Hijo (...) y a los lados arrodillados adorándolo San Juan, las Tres Marías y los Varones. Antes iba la Cruz en el paso del Sol, suprimido a fines del pasado siglo, según queda ya indicado; y en ese tiempo iba la Santísima Virgen bajo un sitial de terciopelo morado bordado de oro (60).
De sus palabras se deduce que el paso iba presidido por una Cruz, debemos suponer que el Sol eclipsado se situaría bien a los pies, o quizás, bordado en uno de esos tules antes mencionados y que todavía llevan algunos crucificados de la provincia. Lo cierto, es que la alegoría del eclipse debió tener cierto éxito, puesto que lo adoptaron, aunque con variantes, estas dos corporaciones. Según Bermejo, pudo haber existido otra hermandad más que sacara un paso de este tipo, la del Descendimiento: Consta asimismo, que sacaba un paso con el Sol eclipsado, y otros geroglíficos, ignorándose cuando dejó de salir y que fin o destino tuvo (61). Sin embargo, aparte de este autor, no hemos encontrado más referencias al respecto.



NOTAS

45. BERMEJO Y CARBALLO, J.: Op. cit. p. 338.
46. Mt 27, 45 y 51: Desde la hora sexta se oscureció toda la tierra hasta la hora nona. (...) Al punto el velo del templo se rasgó en dos partes de arriba abajo; la tierra tembló y las piedras se resquebrajaron.
47. Mc 15, 33 y 38: Desde la hora sexta se oscureció toda la tierra hasta la hora nona. (...) Y el velo del templo se rasgó en dos, de arriba abajo.
48. Lc 23, 44-45.
49. Jl 2, 10: Ante ellos tiembla la tierra, se estremecen los cielos, el sol y la luna se oscurecen y las estrellas pierden su esplendor.
50. Am 8, 9: En aquel día - oráculo del Señor, Yavé - haré ponerse el sol al mediodía y en pleno día oscureceré la tierra.
51. Hab 3, 11:El sol y la luna permanecen en su morada, huyen a la luz de tus saetas, a los fulgores de tu lanza.
52. He 2, 20: El sol se cambiará en tinieblas, - y la luna en sangre, - antes que llegue el día del Señor, grande y glorioso.
53. Ap 6, 12-13: Cuando el cordero abrió el sexto sello, se produjo un terremoto violento, el sol se oscureció como un saco de crin, la luna se hizo toda como de sangre, y las estrellas del cielo se cayeron sobre la tierra. Ap 8, 12: El cuarto ángel tocó la trompeta, y fue herida la tercera parte de las estrellas, de tal manera que se oscureció la tercera parte de las mismas y del día perdió parte de su esplendor, lo mismo que la noche.
54. REAU, L.: Op. cit. Tomo 1, vol. 2, p. 505.
55. Así destacamos la iluminación hecha por el monje Rabbula hacia 586 en Mesopotamia. El manuscrito se conserva actualmente en la Biblioteca Medicea-Laurenziana de Florencia. Esta imagen ha sido tomada de la obra La Crucifixión editada por Phaidon en 2005.
56. Seleccionamos a modo de muestra dos ejemplos de este período artístico: el primero pintado por Rafael hacia 1503 conservado actualmente en la National Gallery de Londres, y el segundo de Bramantino realizado hacia 1520 custodiado en la Pinacoteca Brera de Milán. Ambas imágenes pertenecen a la obra citada en la nota nº 55.
57. El velo que lleva el crucificado es conocido con el expresivo nombre de La Noche.
58. BERMEJO Y CARBALLO, J.: Op. cit. p. 461.
59. BERMEJO Y CARBALLO, J.: Op. cit. p. 463.
60. BERMEJO Y CARBALLO, J.: Op. cit. p. 465.
61. BERMEJO Y CARBALLO, J.: Op. cit. p. 451.

Visitas: 1414

Comentar

¡Necesitas ser un miembro de Cofrades para añadir comentarios!

Participar en Cofrades

Sobre


Publicidad

 




 

Pasión en Sevilla

Eventos

Música

Paused...
  • 1.
    adaptacion de marcha

© 2020   Creado por Pasionensevilla.   Tecnología de

Emblemas  |  Reportar un problema  |  Términos de servicio