Cofrades

Foro y Blog Semana Santa Sevilla



LOS PASOS PERDIDOS VI: VIERNES SANTO

Amparo Rodríguez Babío


El Viernes Santo la Hermandad de la Carretería sacó entre 1862 y 1886 un paso alegórico titulado Triunfo del Espíritu sobre la Materia. Consta que a finales del siglo XVII, se hicieron gestiones para sacar otro paso con el célebre y popular motivo del sol eclipsado: y en el propio año [1690] según parece, pensaron los hermanos sacar en la Cofradía un paso con el Sol, pues se entregaron fondos al mayordomo con este objeto, pero no consta que dicho paso llegara a salir (1).
No es hasta la segunda mitad del siglo XIX, cuando la corporación vuelve a plantearse la inclusión en su cortejo penitencial de un paso alegórico. Así, en 1862 se decidió la realización de un nuevo paso, y habiendo pensado en que el misterio de este paso fuera un grupo de ángeles con la alegoría que representa el triunfo del Espíritu sobre la carne, fue realizado por Juan Rossi, carpintero y dorador vecino de la calle Génova, cobrando 4.000 reales por su ejecución, las esculturas del mismo son realizadas por Vicente L. Hernández, escultor y restaurador que cobró 2.858 reales de vellón por las mismas (2). El tema alegórico escogido puede ponerse en relación con la encarnizada lucha, que desde mediados del siglo XIX, se suscitó entre los católicos contra el liberalismo y la modernidad en general, que muchos tachaban de materialista. Desde el propio Vaticano, inmerso en las luchas contra la recién creada nación italiana, el Sumo Pontífice lanzaba mensajes contra la plaga liberal que anulaba el espíritu del hombre.
Una vez más, es Bermejo quien nos ofrece la única descripción conocida del paso: el primero [de los pasos] tiene una peana gótica, toda dorada, y sobre ella, en los primeros años de salir este paso, se figuraba el Triunfo del Espíritu sobre la Materia, representado en dos Ángeles, el uno elevando una cruz, hollando los instrumentos de la Soberbia; y el otro con una palma y un tarjetón con una inscripción (3). Los ángeles, de los que ya hemos hecho mención más arriba, se presentan portando los signos de la victoria de Cristo, la cruz y la palma, repetidos, como hemos visto, hasta la saciedad en numerosas representaciones de esta tipo. Más interesante resulta la actitud de uno de ellos, el que porta la cruz, que eleva, y pisa con su pie los instrumentos de la Soberbia.
La Soberbia es el primero de los siete pecados capitales, y el que recibió el castigo más terrible porque supone la emulación de Dios. Por soberbia, y por deseo de ser como el Ser Supremo que los creó, comieron Adán y Eva del fruto prohibido(4) y fueron desterrados del Paraíso; por soberbia, construyeron los hombres la torre de Babel (5) y fueron dispersados y disgregados por la faz de la tierra; por soberbia, pretende el hombre cambiar el mundo con sus manos sin contar con la ayuda de Dios. Iconográficamente, la Soberbia (a la que corresponde la virtud de la Humildad) se representa como una hermosa mujer que se mira en un espejo que sostiene el Demonio. También se relaciona con la personificación de Babilonia que aparece en el Apocalipsis: Y vi a una mujer sentada sobre una Bestia escarlata, llena de nombres blasfemos, con siete cabezas y diez cuernos. La mujer estaba vestida de púrpura y de escarlata, de piedras preciosas y de perlas; tenía en la mano una copa de oro llena de abominaciones y de las inmundicias de su lujuria, sobre su frente, un nombre escrito -un misterio- Babilonia la grande, la madre de las prostitutas y de las abominaciones de la tierra (6). En suma, la Soberbia aparece en ambos casos como una bella mujer, enjoyada, orgullosa y altiva.
¿A qué instrumentos se refiere Bermejo cuando describe el paso? El ángel puede estar aplastando con su pie una copa dorada, algunas alhajas, perlas o piedras preciosas, un rico tejido e incluso un espejo. La composición podría estar inspirada en alguna vanitas barroca, que combina estas piezas con un reloj o una calavera, para hacer patente la fugacidad de la vida. Este tipo de pintura, fue un tema recurrente no sólo en el Barroco sino en siglos posteriores, y así, en las predicaciones cuaresmales raro era el sacerdote o fraile que no echaba mano de estos tópicos de la vanidad, la soberbia y el orgullo del hombre, empeñado en enmendarle la plana al mismo Dios.
El otro ángel del paso, llevaba en sus manos una palma, y en la otra una tarja con una inscripción, cuyo texto desconocemos, aunque podemos suponer que se leería en ella alguna frase bíblica alusiva al caso.
En 1871, apenas nueve años después de que hubiera salido por primera vez, se decide modificar el contenido y nombre de este paso alegórico. Ahora pasará a denominarse Triunfo de la Santa Cruz, y su iconografía será la siguiente: un monte con la Santa Cruz, y al pie un Ángel con una inscripción que dice Triunfo de la Santa Cruz>>, y la muerte a un lado, figurada en un esqueleto (7). Se sabe que la escultura del ángel fue costeada por José Lamarque de Novoa, al parecer inspirador de la transformación (8) . Así estuvo procesionando hasta 1886, en que anexionada a la Hermandad del Mayor Dolor, se vende junto con otros enseres inservibles. La realización de un palio para la Virgen fue la causa de la desaparición de este paso.
La nueva iconografía no era tan original como la antigua, pero quizás fuera más comprensible a los ojos de los sevillanos. Utiliza elementos muy simples y con significados claros: la cruz, su victoria, la muerte ....más familiar a la gente porque salía ya en otro paso del mismo nombre de la Hermandad del Santo Entierro.
El Viernes Santo, salía también otra alegoría en la Hermandad de Montserrat: la profecía de San Isaías. Sabemos, no obstante, que en los siglos XVII y XVIII sacó al menos otros dos pasos alegóricos, uno con el escudo de la corporación y otro con San Vicente Ferrer.
En la introducción a las Reglas de 1601 se dice textualmente: y todos los hermanos así de sangre como de luz an de llevar tunicas y capirotes llanos de lienzo blanco y escapularios azul y un escudo con un monte Calvario y dos angeles encima con una sierra (...) y en la procesion an de llevar un paso de el dicho escudo (9). Esta es la única referencia que hemos encontrado, pues Bermejo nada dice al respecto.
Durante el siglo XVIII, las pocas veces que hizo estación de penitencia, sacó tres pasos: el del Cristo de la Conversión, el de la Virgen de Montserrat y el de San Vicente Ferrer. La inclusión de este santo en el cortejo procesional, se debe, sin duda a la influencia de la Orden de Predicadores (más conocidos por dominicos), en cuyo convento de San Pablo el Real, tenía la Hermandad su capilla (10) . La imagen muestra al santo con el hábito de la orden, arrodillado en el momento de flagelarse y hacer penitencia.
En 1861 la corporación incorpora a su cortejo el paso de la Profecía de San Isaías. La imagen fue tallada por Vicente Hernández Couquet y muestra al profeta sentado, mirando al cielo (11), con un pergamino y una pluma, en el momento de escribir su profecía sobre la venida y pasión de Jesucristo. Este profeta tuvo siempre un lugar preferente en la teología, pues se identifica al Siervo de Yavé de sus escritos con Jesucristo. Y así numerosos pasajes de su obra pueden aplicarse plenamente a los momentos de la Pasión de Cristo, particularmente los contenidos en el llamado Libro de la consolación de Israel (12). En otros versículos de su obra, encontramos prefiguraciones de la Anunciación y el Nacimiento de Jesús (13). La magnitud de sus profecías hacen que se le incluya en el grupo de los llamados profetas mayores.
El paso que estrenó en 1861 fue realizado por Robles Pardo en madera tallada y dorada con fondo de terciopelo carmesí. Las vestiduras del profeta, una túnica blanca de tisú con flores de oro y un manto de terciopelo carmesí, fueron bordados por Patrocinio López. De este modo podemos observarlo en una cromolitografía de Grima, realizada pocos años después de su estreno. Este paso procesionó con asiduidad hasta 1893, en que dejó de hacerlo, al haber resultado dañado por la lluvia. En 1931 volvió a salir por última vez. San Isaías se conserva en la capilla de Montserrat, situado en una repisa bajo el coro.
Diez corporaciones sacaron en algún momento de su historia un paso alegórico. Los momentos culminantes en la creación y salida de estos singulares misterios se centran en el siglo XVII (pleno Barroco) y el XIX (Romanticismo). Pasados estos movimientos, su uso decayó, y puede decirse que su pervivencia se debe, en el caso del Triunfo de la Santa Cruz (la popular Canina), a la propia idiosincrasia de la Hermandad; y en el caso de la Trinidad (Sagrado Decreto), al deseo de recuperar una parte de su historia procesional (14). Este recorrido ha pretendido ser un itinerario sentimental y nostálgico de esos pasos perdidos que una vez tuvo nuestra Semana Santa, tan mutable y tan permanente al mismo tiempo.




NOTAS

1. BERMEJO Y CARBALLO, J.: Op. cit. p. 439. GARCÍA DE LA TORRE, F.: Estudio Histórico-Artístico de la Hermandad del Gremio de Toneleros de Sevilla (La Carretería). (Sevilla, Consejo General de HH. y CC. de Sevilla, 1979), p. 113.
2. GARCÍA DE LA TORRE, F.: Op. cit. p. 114.
3. BERMEJO Y CARBALLO, J.: Op. cit. p. 448.
4. Gen 3, 1-24.
5. Gen 11, 1-9.
6. Ap 17, 4-5.
7. BERMEJO Y CARBALLO, J.: Op. cit. p. 448.
8. GARCÍA DE LA TORRE, F.: Op. cit. p. 114.
9. ROMERO MENSAQUE, C.: Pontificia y Real Ilustre y Antigua Hermandad y Cofradía de Nazarenos del Santísimo Cristo de la Conversión del Buen Ladrón y Nuestra Madre y Señora de Montserrat. Los Crucificados de Sevilla, Tomo II, p. 371, (Sevilla, Tartessos, 2002).
10. La capilla se encontraba en el compás del convento, hoy parroquia de la Magdalena. Actualmente no existe, pues fue derruida para abrir una calle. La capilla que ocupa hoy día la corporación perteneció en tiempos a otra hermandad titulada Antigua y Siete Dolores y Compasión.
11. Esta actitud expectante, le valió entre los sevillanos el expresivo nombre de mirabalcones. También se decía que iba apuntando a las solteras en el pergamino.
12. Así en Is 50, 6: He ofrecido mi espalda a los que me golpeaban, mis mejillas a quienes me mesaban la barba, no he hurtado mi rostro a la afrenta y a los salivazos.
13. Así en Is 7, 14: Mirad la virgen encinta da a luz un hijo a quien ella pondrá el nombre de Emmanuel.
14. Este paso, el Sagrado Decreto, estuvo saliendo desde el siglo XVIII hasta prácticamente los años 30 del siglo XX. Tras un paréntesis de catorce años, volvió a procesionar de 1940 hasta 1951. Fue recuperado en 1992, y desde entonces se ha emprendido un proceso para renovar sus imágenes.

Visitas: 392

Comentar

¡Necesitas ser un miembro de Cofrades para añadir comentarios!

Participar en Cofrades

Comentado por Primitivo Nazareno en mayo 8, 2009 a 7:36pm
Muchas gracias por este magnífico trabajo. He de confesar que he estado enganchado a los capítulos como cuando se está en pleno día de Semana Santa y esperas ansioso a ver una cofradía, y luego otra, pero a la vez no quieres que se acabe el día. Una pena que se haya acabado. Algo similar me ocurre con la serie sobre Hermandades extinguidas del amigo "Coge tu Cruz".

En cuanto a lo que dice "reviraito pa la inzquierda" sobre las alegorías de Las Aguas y Montesión no lo comprendo. ¿No representan estos pasos pajases evangélicos? A mi corto entender sí, así que no tratan de dar forma visual a un concepto teológico,¿no?. Si cabe mencionar aquí que muy probablemente, según se comenta en los corrillos cofrades, el año que viene tendremos una nueva Alegoría en la nómina de la Semana Santa por parte de Cristo Varón de Dolores de la Divina Misericordia de la Hermandad del Sol.

Saludos y gracias de nuevo

Sobre


Publicidad

 




 

Pasión en Sevilla

Eventos

Música

Paused...
  • 1.
    adaptacion de marcha

© 2020   Creado por Pasionensevilla.   Tecnología de

Emblemas  |  Reportar un problema  |  Términos de servicio