Cofrades

Foro y Blog Semana Santa Sevilla


LUCES Y SOMBRAS EN NUESTRAS HERMANDADES Y COFRADÍAS


LUCES Y SOMBRAS EN NUESTRAS HERMANDADES Y COFRADÍAS

Nuestras hermandades y cofradías representan el más claro exponente de la espiritualidad y religiosidad de nuestra Ciudad. Sevilla tiene su particular manera de entender la fe. Su escenificación de los pasajes que representan la Pasión, Muerte y Resurrección de Jesús es digna de elogio. Cada Primavera despertamos del letargo de un largo sueño para retomar el pulso a una nueva Semana Santa que llama a nuestras puertas. Todo comienza en un miércoles que nos recuerda que cenizas nacimos y cenizas moriremos. Blanquecinas florecillas de azahar brotarán de los naranjos para ahondar en nuestras memorias y rescatar de nuestros corazones las más hermosas vivencias. Los sevillanos necesitamos rezar a Dios mirándolo a los ojos y a su Madre bebiendo de la pureza de sus labios.

Nuestras hermandades nacieron como templos de convivencia y amor. Cada una representa un pequeño sueño dentro de un gran sueño que explota jubiloso cada Domingo de Ramos y que durante siete días nos lleva a alcanzar con nuestras manos la misma Gloria de los Cielos.

Lamentablemente, no siempre, todo es paz y armonía. Persistentemente mal entendemos nuestro papel dentro de la Hermandad y buscamos un protagonismo absurdo. No somos lo suficientemente generosos con nuestros hermanos. Muchos sueños e ilusiones se han roto en mil pedazos en el seno de nuestras hermandades.

Es nuestro deber como católicos defender la doctrina de Cristo y abanderar el dogma inmaculado de María. Somos llamados a continuar el apostolado de Nuestro Señor y a hacer que perdure la hermosa tradición concepcionista en nuestra Ciudad.

No podemos seguir mirando hacia otro lado cuando nos tachan de “sectarios” al proclamar la defensa de la vida. Para nosotros no existe más derecha e izquierda que el lugar que ocupamos en el tramo de nuestras cofradías.

En cambio debemos ser más generosos con quienes se acercan a nuestras hermandades y cofradías. Cualquier pretexto debe ser suficiente para llegar a nuestra Semana Santa: la belleza barroca, la hermosura de nuestros palios, la exquisitez de los exornos florales, la música o la manera de andar los pasos.

Nadie podrá desposeer a nuestras hermandades de su sentido religioso como tampoco nosotros somos nadie para poner “etiquetas” a quienes miran únicamente su estética y no ahondan en sus entrañas.

La estética y la belleza pueden ser los mejores instrumentos para llegar a Dios. Nuestra intolerancia, no sólo cierran las puertas de la Iglesia a quienes beben exclusivamente de la estética, también nos la cierra a nosotros. Pertenecemos a una Iglesia que abre sus puertas de par en par a cada uno de nuestros semejantes.

Esta situación parece irreversible a día de hoy. Estamos enquistados en nuestro pasado y no encontramos la manera de mirar de frente a un futuro limpio y esperanzador. Tal vez sea una cuestión de formación o bien de renunciar a nuestro ego personal.
Las disputas entre costaleros, capataces y juntas de Gobierno producen verdadera tristeza. Los procesos electorales cada vez alcanzan más tintes de insana rivalidad, los foros y su anonimato poco están ayudando a superar esta situación. No puedo entender como hermanos que lo compartieron todo se encuentran en la calle y se vuelven la mirada o incluso desplantan a sus semejantes delante de las Imágenes Titulares de su Hermandad.

Soy de las personas que busca un matiz religioso a cada momento de mi vida. Entiendo tan importantes los actos celebrados en la intimidad de nuestros templos como los cultos externos que profesamos a nuestras imágenes en el exterior y no por ello puedo considerarme mejor o peor cofrade. Simplemente es mi manera de manifestar devoción y sentimientos bajo un mismo prisma.

Nuestra Semana Santa es razón inexcusable de felicidad. El edificio de cada hermandad se apoya en cuatro pilares fundamentales: caridad, formación, juventud y cultos. Cada uno es igualmente relevante a la hora de alcanzar el fin último que la justifica. Todos los hermanos tenemos deberes y derechos como integrantes de las mismas. No debemos olvidar los primeros ni renunciar a los segundos.

Estamos alejando a nuestros jóvenes del día a día de nuestras hermandades y otros de mayor edad se marcharon verdaderamente cansados de ver que los problemas, lejos de desaparecer, se acrecientan.

Las hermandades consolidadas en el tiempo suelen olvidar sus humildes orígenes y actúan con poca generosidad respecto a otras que buscan un lugar en nuestra Semana Santa, en cambio luchan con todas sus fuerzas por obtener un mayor tiempo de paso en Carrera Oficial. La ubicación de nuevas cofradías es tarea ardua y complicada, pero la generosidad de los cofrades debe traspasar el umbral de lo posible y cuando haga falta hasta de lo imposible. Muchos barrios alejados del Casco Histórico veían como una utopía alcanzar el más hermoso sueño, desde hace años algunas de sus hermandades realizan estación penitencial a la Santa Iglesia Catedral arropadas por todos los vecinos y dando muestras de verdadero fervor.

Siento decir que me duele la Semana Santa. Disfruto de sus virtudes y las defiendo con todas mis fuerzas. Desgraciadamente existen otros motivos que me impiden ofrecer una justa defensa.

No debemos olvidar que la túnica, el costal o el cargo no hacen al cofrade, el buen cofrade va revestido por dentro. Todo lo demás y bien entendido supone un hermoso y sentido complemento a lo verdadero e íntimo.

Mi Semana Santa puso su Cruz de Guía en la Plaza Nueva con la defensa de la vida y en el día de ayer con el acto de generosidad de mis hermanos de EL CACHORRO. Que cada uno obre en consecuencia con sus principios y su moral y sobre todo que manifieste sus sentimientos con el máximo respeto hacia los demás.




A mi amigo Manolo Barrón que me enseñó que nuestro silencio nos hace cómplices ante la injusticia.

Visitas: 273

Comentar

¡Necesitas ser un miembro de Cofrades para añadir comentarios!

Participar en Cofrades

Comentado por JOSE ANTONIO en marzo 21, 2010 a 9:10pm
Para mi lo que has comentado es el problema principal que afrontamos todos los cofrades. Ese disfraz que algunos cofrades utilizan para adentrarse en nuestras hermandades para sacar solo provecho propio es un mal que debemos eliminar. Aunque veo muy dificil solucion espero que al final nos quedemos los que llevamos el "habito por dentro" todo el año. Saludos
Comentado por CHE (Maria Jose Cejudo) en marzo 21, 2010 a 11:19am
No te voy a decir nada que no te hayan dicho ya los demas, asi que solo voy a decirte que chapo, que has dado en el clavo, y que tienes mucha razon. A ver si lo leemos todos y reflexionamos un poquito.
Comentado por ENCARNACIÓN CASTRO DÍAZ en marzo 16, 2010 a 6:46pm
LLevas toda la razon, pero como somos humanos y llenos de defectos, actuamos como lo que somos. Cuantos costaleros van con el costal puesto fuera del paso y solo para que todo el mundo lo vea. Antes, cuando yo era niña, como los costaleros eran profesionales y ademas de profesiones, segun algunos, de poca categoria, nadie decia que tenia un familiar costalero, incluso salian personas que no eran profesionales para cumplir una promesa, pero ahora la mitad de los que salen, creo y es mi opinion, parece que van solo para que los miren. Tambien habra muchos que lo sienten verdaderamente, pero la mayoria dan esa impresion. Y no hablemos de algunas Juntas de Gobierno, que se creen que la hermandad es suya.
Comentado por Jose M en marzo 16, 2010 a 2:49pm
Completamente de acuerdo contigo, somos catolicos y debemos predicar con el ejemplo, nada de rencillas, ni enfrentamientos entre hermanos y cofradias, y hay que ser generosos dentro de lo posible con las hermandades que pretendar hacer estacion de Penitencia a la Santa Iglesia Catedral. Felicidades por esta magnificas reflexion en puertas ya de la Semana Mayor. Un abrazo dese Torredonjimeno
Comentado por RAFAEL en marzo 15, 2010 a 9:24pm
toda la razon jordi
Comentado por Marybel en marzo 15, 2010 a 1:28pm
Felicidades por este blog,q si q me ha hecho reflexionar en muchos aspectos,todos somos importante en una hermandad....besos desde triana.
Comentado por Jose Manuel Jódar Marín en marzo 15, 2010 a 12:48pm
Interesantísima tu aportacion. ¡¡FELICIDADES!! Muchas veces la verdad duele pero no por ello, deja de ser VERDAD. Mi enhorabuena Jordi
Comentado por Gordito de Triana en marzo 15, 2010 a 11:45am
Mientras que haya pregoneros cuya religión sea el Sevilla FC, haya costaleros que digan que lo único importante para meterse debajo de un paso es "ser del costal" (escuchado en la Parroquia de la O antes del ensayo, justo después de pasar El Cachorro en viacrucis), y la mayoría que van al centro en Semana Santa no vean otra cosa que muñequitos paseándose por las calles, olvidándose que las imágenes si no son una MEDIACIÓN y sólo un fin son como el becerro de oro, esto seguirá siendo así, amigo Jordi, compadre trianero y camarada del aquarius de limón.

Hasta que se demuestre lo contrario, las imágenes no son más que trozos de madera estucadas que focalizan nuestra fe, estando por tanto a su servicio. No se puede tolerar que si el Vicario de Dios en la Tierra, que es el Papa, pide a las Hermandades de Sevilla que fomenten la Fe desplazando una talla para un acto para los jóvenes, cada vez más descreídos, todas miren para otro lado, y que haya hermanos de El Cachorro que digan que si el Papa quiere ver a El Cachorro que vaya a Chapina a verlo.... No entiendo que el Cristo de la Buena Muerte pueda ir sin problema a Madrid a que le quiten las manchas de humo, y no se ofrezca para que la Juventud Española se sienta Católica y cristiana.

Al final, el único que se entera de las cosas va a ser el altanero y engreído, que es el único que reconoce a pies juntillas que por encima de su cargo está el del Papa....
Comentado por Conchita D. -Triana- en marzo 15, 2010 a 9:49am
Jordi verdades como puños las que acabo de leer y las que se quedan por decir. Hay de todo en la viña del Señor, y creo que gracias a esa variedad nuestra Semana Santa tiene esa idiosincracia particular que la hace tan distinta a las demás. Con ésto no digo que esté de acuerdo con los cofrades que anteponen sus intereses de protagonismo, y que aburren o desaniman a los cofrades que van desde su interior al exterior y que, vestir la túnica, es solo el símbolo exterior de su espiritualidad. También creo, que habrá muchos que gracias a la estética y al arte llegan a Dios, pues necesitan ver como Santo Tomás. Bien llamas a este post Luces y Sombras pues como todo en la vida, también las hay y siempre las habrá habido en nuestras hermandades. Es propio del género humano. Pero, ahí seguimos, somos parte de la Iglesia y seguimos sus pasos.
Un fuerte abrazo desde Triana.
Comentado por esperanza jimenez vazquez en marzo 15, 2010 a 1:34am
Totalmente de acuerdo con todo lo expuesto. Los cofrades como católicos que somos, tenemos que dar testimonio de nuestra fe. Qué razón tenía nuestro amigo Manolo, al que todos hemos recordado en estos días. Besos desde Triana.

Sobre


Publicidad

 




 

Pasión en Sevilla

Eventos

Música

Paused...
  • 1.
    adaptacion de marcha

© 2020   Creado por Pasionensevilla.   Tecnología de

Emblemas  |  Reportar un problema  |  Términos de servicio