Cofrades

Foro y Blog Semana Santa Sevilla


 

El lunes sale la Virgen del Rocío. Consejos para entender esta romería única en el mundo.

En el Rocío hay costumbres y peculiaridades que no se suelen ver en ningún otro sitio. El que critique esta romería probablemente no haya tenido la suerte de disfrutarla en persona. Cada año miles de peregrinos recorren decenas o incluso centenares de kilómetros desde su ciudad de partida. Se crea un sistema perfectamente organizado y pacífico que aglomera a más de cien hermandades y miles de orgánicas. Aquí van algunas claves de la indumentaria para los neófitos que aún no se hayan bautizado en el río Quema.

 

1. Falda y camisa rociera. Los vestidos de gitana tradicionales no son los que se suelen llevar durante el camino, ya que se trata de prendas ajustadas, pesadas, con muchos apliques y volantes. Lo más típico es combinar faldas rocieras holgadas con camisas, a menudo blancas, de corte «Casa de la Pradera», románticas y algo retro.

 

2. Los «botos». El calzado por norma es la bota campera, holgada, hecha en cuero, con tacón bajo y grueso, que utilizan ellos y ellas durante toda la romería. Se elaboran en un cuero natural vacuno suficientemente grueso como para aguantar charcos, kilómetros y bailes.

 

3. Vestidos rocieros. Ya en la aldea y cuando una hermandad se presenta ante la Virgen del Rocío la mañana siguiente a su llegada, ellas suelen utilizar sus mejores «galas». Los vestidos rocieros siguen siendo más cómodos que un vestido de gitana normal, pero más sofisticados que las faldas.

 

4. Los bolsillos «secretos». Son esenciales en cualquier falda, ya que se pueden pasar horas sin poder acceder a un bolso o a las pertenencias personales. En el camino, no obstante, no hace falta dinero. Lo que no encuentres en tu propia organización, te lo regalarán en otra.

 

5. Carretas-armario. Ellas suelen cambiar de atuendo a diario. Ciertas carretas estarán destinados al transporte de ropa y enseres durante el camino. Cada noche, al parar para dormir, se ponen a disposición de sus «dueñas» los guardarropas respectivos. Es curioso ver colgados en las carretas decenas de vestidos vueltos del revés que es como menos se arrugan.

 

6. El recorrido. Se hace a pie o a caballo, pero también en carreta o coche de caballos. Se puede ir un rato en charret, otro andando, en la carriola de otra orgánica, e incluso montar el caballo de algún romero que quiera bajar del suyo un rato.

7. Río Quema. Al cruzar el río Quema, que realmente es un brazo del río Guadiamar, se entra en territorio rociero. Los que lo crucen por primera vez corren el riesgo de ser bautizados con agua por sus acompañantes. Es fácil entender por qué el calzado y la ropa deben ser más livianos.

 

8. Durante el camino. Es habitual llevar un catavinos colgado al cuello, porque a menudo seremos invitados a refrescarnos con alguna bebida y no encontraremos un vaso. Los peinados serán más sencillos y menos tirantes, ya que, aunque se llevan baldes de agua e incluso duchas portátiles, no es cuestión de andarse con remilgos. La medalla de la hermandad, con su cordón grueso, es otro elemento típico del atuendo. En cada parada del camino existe un lugar preciso acotado para la instalación de las tiendas para dormir.

 

9. Ellos van de corto. En algunos casos, con traje gris de chaquetilla a la cintura y botas camperas. En otros, los más relajados, van en chinos o vaqueros, combinados con colores discretos. Los ponchos de lana de Grazalema en tonos suaves se utilizan al ir a caballo cuando oscurece, o para asistir a la misa rociera del amanecer en las paradas del camino. Es todo un ritual ver cómo ellos se afeitan de madrugada, a la luz de la luna, frente a los espejos exteriores de los Land Rover de hace cuarenta años.

 

10. El sombrero cordobés. Suele ser gris o camel y a veces lleva una tira identificativa de la hermandad a la que se pertenece. Las alternativas son el jipijapa estilo borsalino en rafia plegable o el nada aconsejable engendro de sombrero de ala ancha en paja que recuerda inevitablemente… a los gondoleros de Venecia.

Artículo enviado por: Jesús Manuel Cedeira Costales

Fuente: www.abc.es

 

Visitas: 5

Comentar

¡Necesitas ser un miembro de Cofrades para añadir comentarios!

Participar en Cofrades

© 2019   Creado por Pasionensevilla.   Tecnología de

Emblemas  |  Reportar un problema  |  Términos de servicio