Cofrades

Foro y Blog Semana Santa Sevilla


            Fotografïa: Tomasz Mroz

 

MELANCOLÍA POR UNA MADRUGÁ EN SOLEDAD

 

La melancolía me envuelve al mirar al balcón y descubrir los vacíos que anidan tras las cortinas. El murmullo del silencio acalla el griterío de las ausencias. El lejano sonido del clamor se perpetúa en los tímpanos de la memoria. Afloran los sentimientos y las vivencias que durmieron en el cercano pasado. El misterio de la noche germina en la soledad de las copas sombrías que convergen hacia una luz tenue que alumbra la estrechez de los oscuros pasillos.

 

No existen lágrimas por derramar, ni sonrisas que dibujar en los envejecidos rostros. No habrá caricias de arrugadas manos sobre las blanquecinas teces de quienes comienzan a soñar. La pena lo envuelve todo y la angustia se apodera de los entresijos de las yermas vivencias que nos impiden abandonar la ceguera de lo que cercano estuvo a suceder y que nuestros ojos no pudieron ver.

 

El calendario cumplía puntualmente sus citas. La Epifanía del Señor depositaba sobre los cimientos de la eterna Híspalis la primera piedra de la obra cumbre de la arquitectura emocional hispalense. El Niño Grande de la Ciudad comenzaba a gobernar en justicia y a mostrarnos el horizonte certero de nuestra fe. La Cuaresma avivaba la llama de la Pasión, y entre Vía-Crucis y misereres amueblaba las habitaciones de nuestra interior morada. Se acercaba el día señalado y nuestras vidas se apeaban del cotidiano devenir para asumirse en el espiritual estremecer de la inigualable Semana Grande.

 

La Plaza era un rotundo clamor. Las miradas fluctuaban hacia el portalón de la Basílica y la sutil escarcha que se precipitaba desde un Cielo color cenizas. Ecos de tambores destemplados de Centuria izaron las desazonadas existencias para buscar en los oídos el sonido rotundo del dintel que preconiza cada Madrugá el avanzar sigiloso de parejas de oscuros nazarenos y por fin el milagro admirable del Dios que todo lo envuelve. Las lágrimas inundaron la Plaza, el interior basilical y como espontáneo susurro cada rincón de esta maravilla Terrenal.

 

Señor, siento un gran vacío en mi interior. Es cierto que llenas mi vida con tu generosa entrega y que cada viernes me concedes el privilegio de besar la reliquia desgastada durante siglos. Siempre estás esperándome en la antesala del Paraíso para ayudarme a soportar el duro peso de mi propia carga arbórea. Esperaba la Madrugá como los amarillentos trigales el agua de mayo. He vuelto a vestir el mismo hábito que tus hijos y devotos, pero encuentro carencias en el impoluto ruán, en el rígido esparto y en las sandalias baldeas de cera que ocupan destacado lugar en un viejo armario.

 

La Santa Madrugá marca en San Lorenzo el comienzo y el fin de un anhelo. Esta noche faltarán 36 semanas para que mi tristeza agonice y renazca una nueva Madrugá que me llevará a caminar tras Tu estela. Me haces ver que la poderosa zancada que nos conmueve en la noche rescatada de los tiempos se alarga como deslumbrante sombra sobre nosotros cada día. Quiero morir en tus brazos, mi Gran Poder, como muere la noche de Jueves Santo a tus pies, y quiero despertar ante Tu mirada, como despiertan los dichosos vencejos que toman la mañana en el zaguán de la última eterna chicotá de mi amado Señor.

 

¿Qué derecho tengo a lamentarme mi Dios? No existe mayor privilegio que tenerte a tan mínimos pasos, sentir la brisa de tu aliento, la caricia escalofriante de tus manos, la hiriente templanza de Tu mirada e incluso la dulce voz que como nana me lleva al primer sueño cada noche. Te quiero mi Señor, mi vida sin Tu presencia carece de sentido, me los hado todo y nada me pides a cambio.

 

Visitas: 180

Comentar

¡Necesitas ser un miembro de Cofrades para añadir comentarios!

Participar en Cofrades

Comentado por MANUEL en julio 30, 2011 a 11:00pm
Hermosa semblanza,Jordi,de tan contradictorios sentimientos experimentados en la Madrugá 2011...Sin llegar nunca a lo que los hermanos debisteis vivir en la Basílica,servidor lo estuvo viviendo a través de Giralda TV. y llegó un momento en que me abrasaba tanta angustia y desolación...¡El año que viene será,s.D.q!.Un abrazo.
Comentado por Emi(Angel macareno) en julio 29, 2011 a 8:34pm
<jolines Jordi, es que no se que decirte, me dejas tan pensativa, plasmas tus sentimientos de una manera....Cómo escribes!!!!!
Comentado por Ana Rodríguez en julio 29, 2011 a 2:18pm

Te felicito por este magnífico texto al Dios de San Lorenzo.

Un saludo y ya nos queda menos para otra madrugá junto a Él.

Sobre


Publicidad

 




 

Pasión en Sevilla

Eventos

Música

Paused...
  • 1.
    adaptacion de marcha

© 2021   Creado por Pasionensevilla.   Tecnología de

Emblemas  |  Reportar un problema  |  Términos de servicio