Cofrades

Foro y Blog Semana Santa Sevilla


Había en el ambiente de habitual tristeza del Sábado Santo un aire de irrealidad, como si la Semana Santa fuese ya una cosa lejana en el tiempo, remota en la memoria. Había quien quería olvidar pronto, mezclar en la cabeza los buenos recuerdos desde el Domingo hasta el Miércoles con otros años y no guardar nada de la tarde de charcos tremendos del Jueves Santo, de la cruel resignación del Viernes, de la incertidumbre del Martes, para que en los días de verano y en el otoño se acordase uno de la cara de la Virgen de la Merced al atardecer dulce de la candelería, el bañarse del nuevo paso del Cristo de la Misericordia con la luz de Córdoba, el camino de perfección del Huerto o la túnica del Señor de la Santa Faz. Jamás de lo que pasó después.

 

¿Se termina? ¿Habrá que darle la razón y el triunfo al firmamento inclemente y reconocer que nos amargó la fiesta, que apenas no dejó para la emoción dos tardes hermosas y otras dos con pétalos arrancados? ¿Lo último siempre serán las lágrimas? ¿Se postrará el ejército de la fe reflejada en la belleza y entregará las armas de la Semana Santa ante un enemigo más fuerte? ¿Nadie se acuerda en estos días de la memoria, engañosa y dulce, que borrará los charcos de la cabeza y hará un altar para aquello que no dejará que se borre?

¿Permitirá el olvido para la dulce atardecida de Lunes Santo con la Virgen de la Merced, para los trombones de la Estrella en el ambiente expectante de la Huerta de la Reina, para el gregoriano telúrico de Ánimas? ¿No se llevará la memoria a su territorio el trampantojo de los naranjos metiéndose en la escena de la Oración en el Huerto, la medición justa de Agustín Moreno para la cruz del Cristo de las Penas, la soledad ascética del Silencioso Despreciado, la promesa de sonrisa de la Esperanza? ¿No hará aparecerse, una y otra vez, con insistencia impenitente, la estampa de belleza desolada del Cristo de la Universidad, la proximidad del Señor de la Santa Faz, el misterio fascinante que le busca la mirada abatida a la Virgen de la Caridad?

¿Cómo será capaz de borrarse la transparencia argéntea de la Paz, la búsqueda trascendente de Dios en el Mayor Dolor de la Virgen, el altar renovado para la muerte de cruz del Cristo de la Misericordia? ¿Acaso no hay quien sepa en lo más hondo que siempre habrá unas lágrimas especiales, una mirada con la que encontrarse y no olvidar, una sonrisa al escuchar decir Merced, una sorpresa de olor de jacintos, un acorde nuevo de "Angustiarum Plena" sonando por el eco de las iglesias y acompasando la vida hasta el regreso de una primavera de sol y vida?

 

LUIS MIRANDA, Diario ABC Córdoba (fragmentos).

 

Visitas: 83

Comentar

¡Necesitas ser un miembro de Cofrades para añadir comentarios!

Participar en Cofrades

Sobre


Publicidad

 




 

Pasión en Sevilla

Música

Cargando…

© 2019   Creado por Pasionensevilla.   Tecnología de

Emblemas  |  Reportar un problema  |  Términos de servicio