Cofrades

Foro y Blog Semana Santa Sevilla


Fue una auténtica realidad. Pero para volverla a vivir me tengo que remontar a la Semana Santa del año 1.995. Mi esposa y yo nos encontrábamos en compañía de otro matrimonio, sevillanos ellos y casi familia más que amigos, disfrutando a tope de la Semana Santa hispalense. Llevábamos excelentes cicerones que, a la vez que nos enseñaban verdaderas maravillas, nos daban toda clase de explicaciones al respecto. La realidad era que tras varias días ya de ajetreo desde el punto de la mañana, estábamos reventados de cansancio pero no obstante deseosos de ver más y de conocer todo, si era posible. Con esa intención encaminamos nuestros pasos hacia la plaza del Museo con objeto de contemplar allí el paso del Gran Poder. Aquello era un auténtico hervidero de gente y cuando llegamos nos tocó quedarnos bastante alejados de los buenos sitios cerca del paso de los "nazarenos". Si cansado es andar de un sitio para otro, el estar de pie en espera de ver aparecer los ciriales, era una auténtica penitencia. Y en esas estábamos cuando una señora, joven aún, amablemente nos solicitaba paso para ir hacia adelante con el fin de cantar una saeta. Por supuesto se lo cedimos y abrimos camino para que pudiera lograr su fin y, es entonces, cuando el amigo sevillano con el que estábamos nos hace una expresiva seña para seguirla los cuatro detrás. Dicho y hecho sin ningún tipo de problemas, y, de pronto, sin darnos cuenta, nos encontramos junto a la señora de la saeta en la primera fila del recorrido. Confieso que particularmente no me lo podía creer y además en mi fuero interno estaba incómodo por haberles quitado con nuestra triquiñuela el privilegiado sitio a otras personas. Pero ya estaba hecho y allí nos quedamos, no sin cierta vergüenza, esperando a la imagen del Gran Poder. Yo, como un auténtico "guiri", con mi cámara de fotos en ristre y en primera fila. Un sueño. Pero de ese sueño me desperté tan pronto como ví pasar por delante de mí al Señor de Sevilla después de que brevemente parara justo delante al oir el canto de la saeta. Y en mi despertar me dí cuenta que allí, con el Gran Poder parado delante de mí y yo con la cámara de fotos en la mano, no había sido capaz de hacer una sola fotografía. Cuando los cuatro, pasada la procesión abandonamos la plaza del Museo en busca de otra más, y me atreví a contarles lo que me he había ocurrido, como si nos hubiéramos puesto de acuerdo, nos abrazamos llorando. Ese fue mi despertar de un sueño que fue real.

Visitas: 118

Comentar

¡Necesitas ser un miembro de Cofrades para añadir comentarios!

Participar en Cofrades

Comentado por Miguel Ángel Martínez Álvarez en julio 11, 2009 a 5:31pm
Hoy cuando lo recordamos, nos reímos, pero tengo que confesar que aquella noche, allí en la plaza del Museo, lo pasé fatal. Otra de mis visitas es por supuesto a San Lorenzo. Esa cara renegrida y de sufrimiento se me mete en lo más hondo del cuerpo cada vez que lo veo. Saludos, amiga.
Comentado por Mary en julio 11, 2009 a 3:45pm
Esos sentimientos salen del corazon y la verdad nos suelen pasar a los que tenemos esa fe en DIOS y a MARIA SANTISIMA ,el GRAN PODER es algo que cuando le miras ,se siente en lo mas hondo del corazon,saludos
Comentado por MAITE en junio 4, 2009 a 12:23pm
sabes que eso mismo nos pasa a los propios sevillanos ver esa imagen delante tuya con esa mirada dices DIOS MIO CREO EN TI. por que estas aqui delante mio .saludos
Comentado por Moy en junio 4, 2009 a 12:01pm
Precioso amigo.
El Gran Poder paraliza.
Como castigo a tú triquiñuela no permitió sacarle una foto.jajaja

Sobre


Publicidad

 




 

Pasión en Sevilla

Eventos

Música

Paused...
  • 1.
    adaptacion de marcha

© 2020   Creado por Pasionensevilla.   Tecnología de

Emblemas  |  Reportar un problema  |  Términos de servicio