Cofrades

Foro y Blog Semana Santa Sevilla


Nuestra Señora de la Soledad de la Portería Coronada: Historia y devoción 1/2

 

Origen y devoción de Nuestra Señora de la Soledad de la Portería

Poco después de la incorporación de Gran Canaria a la Corona de Castilla bajo el reinado del Rey don Fernando y doña Isabel de Castilla, la Católica, se fundaron en la isla de Gran Canaria los conventos de San Francisco de Asís de la Orden Franciscana y de San Pedro Mártir de la Orden Predicadora.

La Semana Santa de la Ciudad de Las Palmas de Gran Canaria tiene su origen en dichos conventos. El Santo Entierro instituido por los frailes franciscanos a base de la Imagen de la Nuestra Señora de la Soledad que se hallaba en  la portería del convento de San Francisco de Asís, con autorización de los Reyes Católicos y facultada por el Papa Inocencio VIII. fundador de los conventos en Granada e Islas Canarias, es presumible que la Reina Isabel enviara la Sagrada Imagen de la Virgen a los frailes de dicha región, habitantes guardianes del primer convento erigido en territorio canario con plena jurisdicción real.

Historiadores de aquel lugar nos señalan el acentuado parecido de las facciones de la imagen con las de la Reina Isabel la Católica, según se revela su comparación en la abundante iconografía de la Reina Isabel, cabe destacar que la indumentaria de la Virgen es la de una viuda de la Corte de los Austrias del Siglo XV. Este dato sobre la donación de la Imagen por la Reina Isabel de Castilla, lo ratificó el Beato Papa Juan XXIII en la Bula de la Coronación de la Santísima Virgen de la Soledad.

Desde su llegada recibió culto en la capilla de la portería del convento franciscano por no estar terminada la Iglesia del convento, como curiosidad cabe señalar el misterio de las lámparas de aceite que se encontraban ante la imagen de la Señora y es que se cuenta que por las noches se dejaba encendida esas lámparas y cuando se iba acabando el aceite sonaba una campanita en la capilla de la Virgen para que fueran a reponer el aceite de lámpara, nadie sabia quien llamaba a la campana, los frailes tuvieron que jurar en la Santa Inquisición que ninguno de los que se encontraba en el convento era el responsable del sonido de la campana.

Dicho esto como anécdota histórica ya que no está considerada una leyenda, seguimos con la historia de la Virgen, desconocemos quien o quienes eran los responsables de la imagen en la etapa de la historia de la cofradía que denominamos antigua, esto es, entre 1587 y 1770. Sabemos que a partir del año de 1771, ya en la estapa moderna, un fraile de la comunidad cuidaba de la capilla de la portería, aunque desconocemos si entre sus menesteres estaría el cuidado de la imagen de la Señora. Deberemos esperar al inicio de la segunda mitad del Siglo XIX, en 1853, para que en la organización interna de la cofradía aparezca por vez primera el oficio de Camarera de la Soledad, en su artículo séptimo.

Desde su llegada al convento comenzó a ser conocida como "Virgen de la Portería" o "Virgen de la Soledad", ya más tarde cuando Fray Melchor de Alarcón en 1575 funda su cofradía, pasa a denominarse Nuestra Señora de la Soledad de la Portería, ya en 1842, la imagen pasa de la portería del convento a la Iglesia de San Francisco, donde hasta mediados del siglo pasado estuvo presidiendo el Altar Mayor en un retablo diseñado por José Luján Pérez.

La devoción a la Señora de la Soledad, desde su llegada hasta nuestros días a ido creciendo y transmitiendose de padres a hijos, es la devoción mariana por excelencia de la Ciudad, ya que su culto no a decaído y se mantiene vivo hasta nuestros días.

 

 

Coronada por mandato del Beato Papa Juan XXIII

Siendo Obispo de la Diócesis de Canarias, don Antonio Pildain y Zapiain, se cursa a Roma la petición  de coronar a la Santísima Virgen de la Soledad que fue apoyada e impulsada por el Nuncio de Su Santidad en Madrid, y el 19 de diciembre de 1962 se firmó por el cardenal Cicognani, como secretario de Estado, una bula del Papa Juan XXIII concediendo tal privilegio con el Sello del Pescador en dicha bula destaca la devoción de la ciudad por su Señora: "... y en atención a la mucha devoción que le profesa la Ciudad".

Pero no seria hasta 1964, cuando se llevaría a cabo la Coronación de la Sagrada Imagen, el Obispo quería cerrar su pontificado con un acto que trascendiera en la historia de la Iglesia Diocesana y que se le recordara por ello, es por ello que se fija la fecha del 19 de marzo de 1964, teniendo un triduo preparatorio del 16 al 18 de marzo por el Obispo de la Diócesis de San Cristobal de La Laguna y unas charlas disertadas por el Obispo de la Diócesis de Canarias.

De San Francisco a la Catedral son cinco, casi diez minutos caminando, el cortejo salió de la Iglesia a las 4 de la tarde y la Virgen entró en la Catedral a las 7 de la tarde, debido a la gran aglomeración de devotos, curiosos y fieles que no dejaban avanzar, llegando con algo de retraso ya que la Pontifical estaba programada para las 7.

Ese día, la Ciudad se vistió con sus mejores galas y la Virgen fue trasladada a la Catedral en medio de un inusitado cortejo de representaciones civiles, militares y eclesiásticas. Contó con la presencia del Nuncio de Su Santidad en España y una representación del Jefe de Estado. Tras la Pontifical el Nuncio de Su Santidad hizo lectura de la Bula Pontificia donde el Papa Juan XXIII mandaba ceñir en las cienes de la Santísima Virgen "una corona de oro", tras la lectura de la bula, se procedió a coronar a la Santísima Virgen, tras la coronación los fieles y devotos llegados de diversos puntos de la diócesis, rompieron en aplausos y Vivas a la Santísima Virgen de la Soledad, tras la coronación, se le rindieron honores de Capitana General y seguidamente fue trasladada a su Iglesia que también desde 1866 es Santuario Mariano de Nuestra Señora de la Soledad de la Portería Coronada, donde al llegar tuvo lugar un Solemne Besamano a la Santísima Virgen.

 

 

Bibliografia:

Alzola, Miguel. La Virgen de la Soledad de la Portería. Historia y leyendas. 1996.

Alzola, Miguel. Florilegio de Milagros apócrifos. 1995

Alzola, Miguel. Semana Santa de Las Palmas. 1992.

 

Visitas: 985

Comentar

¡Necesitas ser un miembro de Cofrades para añadir comentarios!

Participar en Cofrades

© 2018   Creado por Pasionensevilla.   Tecnología de

Emblemas  |  Reportar un problema  |  Términos de servicio