Cofrades

Foro y Blog Semana Santa Sevilla


"Se hace pura y sevillana

con sus rayos de oro añil."

 

Once letras, primavera, caduca el tiempo, como la vida. La Ciudad ya está embarazada de nuevo, han vuelto las fragancias de incienso y  azahar. La túnica persa del Señor ya está izada en el corazón de los sevillanos y el faro de luz que desprende la Ciudad está empezando a brotar levemente en el ser de todos los cofrades. Sevilla vuelve a Sevilla, la Ciudad se reencuentra con su verdadera esencia, la que nunca la abandona, la que le talla el alma.

 

Once letras, primavera. Se repite la liturgia, Sevilla está volviendo a escribir, con la misma finura de siempre, el Quinto Evangelio del Cristianismo. El prólogo ya está terminado, el otoño rubricó en la cara de la Amargura la historia que un manuscrito de sentimientos se iba a encargar de vivir. ¿Qué tiene esa Bendita Locura para volvernos así de locos?

 

Once letras, primavera. Está brotando la saeta, otra vez. Las túnicas y los espartos ya esperan ansiosos su momento. Los barrios se agitan solo de pensarlo, el centro empieza a dibujarse entre sus vecinos. La cuenta atrás empieza a tocar el fin, el centenario de la espera.

 

Once letras, primavera. Deseo que es ilusión, ilusión que es Esperanza, Esperanza que es Sevilla... Sevilla, que lo es todo, Sevilla que es víspera constante, porque la Esperanza es el sentimiento de la víspera, su fin más puro. Esperanza en calle Parras, o en Triana por Pureza. Esperanza trinitaria o del joven Plantinar, Esperanza más que nunca en San Roque y en Castilla a trianear. Esperanza eterna en Sevilla, convirtiéndose en realidad, retando al tiempo a un duelo imperdible...

 

Once letras, primavera. Y otra vez nacen recuerdos, otra vez hasta la infancia. Los instintos de Cernuda, la experiencia de Peyré, la dulzura de Juan Sierra, la perfección de Rodríguez Buzón, la sevillanía de Herrera, la eclesialidad de Sánchez-Dalp, la juventud de Francis, la soberanía de Garrido Bustamante, la Macarena de Joaquín Caro Romero, el Gran Poder de Enrique Esquivias... Tantísimas letras usaron para hablar de otras once, de las once... Todas vuelven a cobrar vida, todas resucitan y se elevan.

 

Once letras, primavera. Once letras, Sevilla. Tus letras, las letras de tu apellido, la savia de tu esplendorosa flor. Once millones de sentimientos, once millones de latidos, once millones de lágrimas abanderando la emoción. Sí, Sevilla, sí, ya viene. Maquíllate aunque no te haga falta, decora cada resquicio de tu piel que, aunque el invierno te acune, el fondo se empieza a ver. Y todo, Sevilla de mi vida, toda tu alma, todo tu ser y toda su esencia resumidas en once letras, Semana Santa, y un latido, primavera.

 

Sevilla sola se encanta

oliendo el fin de la espera.

Sevilla en Semana Santa,

once letras, primavera.

 

 

 

José Antonio Montero Fernández.

 

A Sevilla, a su Semana Santa.

A todos vosotros.

A Rasero.

A mi tío.

Visitas: 1379

Comentar

¡Necesitas ser un miembro de Cofrades para añadir comentarios!

Participar en Cofrades

Sobre


Publicidad

 




 

Pasión en Sevilla

Música

Cargando…

© 2019   Creado por Pasionensevilla.   Tecnología de

Emblemas  |  Reportar un problema  |  Términos de servicio