Cofrades

Foro y Blog Semana Santa Sevilla


Qué deshonra conseguir un título por aprobado general

El día de hoy, que será recordado en el futuro.  No, mejor no será recordado, porque será tan intrascendente que para generaciones venideras servirá de risa.  Y decía que será recordado porque por fin ninguna mujer será discriminada ya en las hermandades sevillanas, y por esto retomo este post mío del año 2.010, dedicándoselo a esa hermana de Veracruz y a todas sus compañeras, y a cada una de las mujeres que no están ya con nosotros y se fueron sin poder cumplir la ilusión de vestir su túnica nazarena. Y a las que año tras año han conseguido que una tras otras vayan abandonando la sinrazón.   A ti también, mujer que por fin vas a poder cumplir tu sueño de vestir la túnica para acompañarlo.  Va por todas, las pasadas, las presentes y las futuras.

 

MADRE Y MAESTRA: APRENDE.

Mi corazón está muy partido en Semana Santa. El haber llegado a ella por descubrimiento y no por aprendizaje familiar, ha hecho que no tenga lazo perentosentimental con ninguna hermandad. Gran devoción tengo por la Virgen de los Dolores de El Cerro. No puedo ver ni siquiera una foto de Ella sin pararme a rezar un Avemaría, y eso que no conozco a nadie de la hermandad, nunca viví cerca ni tan siquiera pisé su parroquia, pero ahí está. Son indiscutibles en mí la Esperanza y el Gran Poder, y la Virgen de la Concepción. Ésta última, sí sé el motivo, está a un tiro de piedra de casa y el acercarme a Ella a diario durante una temporada bastante amplia en la que necesitaba su apoyo, hizo mella. Ya se sabe aquello de que el roce hace el cariño.

En cofradías me ocurre lo mismo. Me encanta ver El Cautivo por el parque con los bocadillos, las novias, los amiguetes y tanta gente detrás del Cristo, asemejando más a una romería que a una cofradía. Pero también me descoloca ver San Isidoro o La Mortaja por calles que me vais a permitir que no diga. Me gustan las esencias, y sobretodo, me gusta la verdad. Ver cómo se agarran al paso de la Virgen de los Dolores todas esas madres que a saber por qué van haciendo promesa, no tiene precio. Ver cómo se acercan tantos Cristos de Sevilla en absoluto silencio, que parece que en la calle estemos sólos Él y yo, es tan íntimo que nada puede mejorarlo. Hay una cofradía que por su antigüedad, por su saber estar, por su seriedad y rectitud en la calle ha sido llamada siempre la Madre y Maestra. Me quito el sombrero ante ella. Verla en una calle vacía, a oscuras, con ese silencio, y aunque se oigan de fondo otros bullicios, estoy sólo con Ella, que haya poca gente en mi entorno me ayuda a poder acompañarla un rato, unos metros. Este año, cuando acuda a mi puntual cita, me uniré y le daré un tironcito de orejas. Un tironcito muy merecido, porque no sé si la maestra está esperando a que todas sus alumnas le enseñen el camino, porque una de sus alumnas aventajadas no hace mucho, recondujo el sentido de sus pasos. Ya sólo quedan 3: Quinta Angustia, Santo Entierro y El Silencio. ¿Cuál va a tener el deshonor de ser la última en aceptar a las mujeres de nazarenas?. En este momento tengo que decirte una cosa, de tus discípulas, maestra: aprende.

El mundo de las cofradías le tiene reservado a la mujer un papel especial. Un papel en el que ellas sean las protagonistas, por un lado tenemos a la Madre, protagonista donde las haya en nuestras hermandades. Es especialmente en Andalucía en general y en Sevilla en particular donde más culto se le da a María.
La mujer tiene un papel de administradora de la fe, de conservacionista de la tradición y deja al marido que sea el protagonista, porque ella no quiere serlo. Se siente satisfecha con hacer unas buenas torrijas, con preparar la túnica para que su marido vaya reluciente, con vestir la clásica mantilla el Jueves Santo, eso sí, acompañando a su marido como fiel esposa. La mujer cofrade es una mujer paciente, mientras su marido mantiene largas y continuas reuniones en la hermandad, ella se encarga de los niños, de la casa, y de que cuando llegue su marido tenga, a la hora que sea, un buen caldito para su estómago. La mujer tradicional cofrade está muy orgullosa de su papel de consorte, de lo bien planchao que va su marido el día de El Corpus en la procesión, le pesa bastante el tiempo que pasa fuera de casa, pero lo entiende porque él es el que tiene que luchar por que la cofradía salga adelante. A ella le gusta también ir a la hermandad, cuando se preparan las comidas para que su marido esté orgulloso de lo bien que cocina ella, cuando se limpia la plata, cuando hay que limpiar la capilla y se ponen todas de acuerdo para dejarla reluciente, cuando hay que poner flores, porque no las pueden poner ellos que son unos desastres en eso, cuando hay que rezar el rosario. También, de vez en cuando, se ponen de acuerdo para bordar, que le hacen a la hermandad una labor impagable con sus expertas manos... como podéis ver la mujer en las cofradías tiene un papel muy amplio, valioso e impagable.

Señor, te doy gracias por tener la mujer que tengo, que gracias a ti no encaja en nada con la mujer antes descrita. Te pido, señor, para que mis hijas no tengan que pasar por todo esto, que no les toque un marido machista que las anule en lo personal, que puedan crecer y desarrollarse en el más amplio sentido de la vida y que por el mero hecho de ser mujer no se encuentren nunca con ningún obstáculo, que la sociedad se olvide de una vez por todas de las diferencias de sexo y que tengan en todo las mismas oportunidades. Si quieren planchar, bordar, hacer la comida para sus maridos, acompañarlo el día de El Corpus, limpiar la capilla, la plata o lo que les apetezca, sea por decisión propia y no porque una sociedad machista les haya apartado de otros menesteres para dejarles hacer eso. No quiero que seamos ni más, ni menos, simplemente que en nuestra hermandad todos seamos... hermanos.

Visitas: 274

Comentar

¡Necesitas ser un miembro de Cofrades para añadir comentarios!

Participar en Cofrades

Comentado por Siervo_de_Maria en febrero 4, 2011 a 1:09am

Tambien hay que tener en cuenta, que el hermano mayor del Silencio (elegido el año pasado) fue el unico dispuesto a hacer en su hermandad un cabildo para la reforma de las reglas. No todas fueron inmovilistas.

Lo que pasa que si hubiera sido asi, no habria dado tiempo a que salieran este año. De todas maneras tambien creo que se tomó esa postura porque le estaban viendo las orejas al lobo.

Comentado por fopascual en febrero 4, 2011 a 12:39am

A ver si nos damos cuenta que todo esto viene de los años 20 del pasado siglo...

Comentado por La Hachita de Zaqueo en febrero 4, 2011 a 12:31am

El otro dia releí el Correo de Andalucía de 1987, el especial de Cuaresma, cuando se trató la incorporación de las primeras mujeres nazarenas. Ahora resultan curiosos y algo proféticos aquellos artículos. ¡Y no se ven ya antiguos los anuncios del periódico, Juan!

Ivarte (sí, Ivarte, porque en aquella época no había Media Markt) anunciaba sus excelentes ofertas en vídeos Beta y VHS que eran como ladrillos de gordos, y ¡¡Notición!!: llegaba a Sevilla la revolución del sonido: el Compact Disc.

Vamos, que lo de las mujeres nazarenas no debe ser considerado un tema de actualidad, al menos vigente. Además desde la hermandad pionera se decía que con la aprobación de las mujeres en el cortejo se recuperaba una tradición perdida... o sea, que era de más antiguo todavía. Más antiguo aún que Ivarte o Simago.

Comentado por Juan Vajo en febrero 3, 2011 a 11:40pm
Como siempre gracias por los comentarios. Por todos los comenatarios.
Comentado por Salva en febrero 3, 2011 a 1:38am
Hola Juan, desde el respeto de un desconocido, deseo agradecerte tu enfoque en este tema. Pues ya es hora, que a esos seres tan maravillosos, que nos han parido, nos han educado, darían la vida por nosotros, nos aman y los amamos. Los tengamos en el lugar que siempre debieron tener. Y no es que se lo hayan ganado, es que se lo habíamos quitado. Me encanta tu punto de vista antimachista. Gracias y felicidades.
Comentado por Siervo_de_Maria en febrero 3, 2011 a 1:20am

Estoy con Sandra, muchas veces la culpa de que en muchos lugares la mujer no se vea en igualdad derechos la tienen las propias mujeres. Las nuevas generaciones en algunas hermadades son peores que las antiguas, mas recalcitrantes, mas separatistas y mas discriminadoras.

Solo hay que ver el cabildo que hubo no recuerdo en que hermandad en que la mayor parte del grupo joven voto en contra a la incorporacion de hermanas. Con eso creo que todo esta dicho.

Comentado por Moy en febrero 2, 2011 a 11:59pm
Me he enterao que el Santo Entierro de Dos Hermanas se plantea recurrir en Roma la cuestión de las nazarenas.
Comentado por Moy en febrero 2, 2011 a 11:50pm

En su día leí esta entrada.

Este año, en una cena entre amigos en Salteras, una amiga mía que sale en la Vera Cruz de Sevilla desde el primer año de inclusión de mujeres, me anunció que este año saldría también en la Quinta Angustia. Enhorabuena para ella y para las demás.

Comentado por Conchita D. -Triana- en febrero 2, 2011 a 10:19pm

Juan ya cuando en su día lo publicaste dije estar de acuerdo en todo. Que cada cual en su hermandad tenga la libertad de salir o no, según le guste o dedicarse a otro menester dentro de ella, pero siempre por libre decisión. 

Un abrazo desde Triana.

Comentado por MAITE en febrero 2, 2011 a 8:54pm
Bueno Juan en su día que leí este blog, me quedé pensando y viendo a mi madre hacer todo esto que tu has escrito, hoy en día mi hija sale de nazarena por su propia voluntad y sin que nadie se lo impida. Al igual que tú espero que cualquier mujer haga lo que quiera  por voluntad propia y sin que nada ni nadie le diga como, cuando y donde debe estar. Besos.

© 2019   Creado por Pasionensevilla.   Tecnología de

Emblemas  |  Reportar un problema  |  Términos de servicio