Cofrades

Foro y Blog Semana Santa Sevilla


Todo surgió a raíz del artículo del maestro Burgos sobre la publicación de un nuevo libro de historia de la Semana Santa sevillana (y van…). D. Antonio Burgos elogia la claridad con la que los autores se refieren a la quema de Iglesias durante la II República. Las ideas se imponen especialmente a través del lenguaje y, en este asunto de los sacrilegios realizados durante la II República, se ha llegado a un punto donde parece que las Iglesias ardieron por combustión espontánea.

Leído el artículo, en seguida me puse a cavilar sobre el asunto. Llamar al pan, pan y al vino, vino, es en esta época de lo políticamente correcto, elogioso. Sin embargo, me gustaría saber el silencio que cubre una cuestión fundamental que atañe a las Hermandades y a la piedad popular y es la apostasía de los fieles, la pérdida del sentido de lo sagrado, en definitiva, la secularización que azota a las Cofradías. Y no sólo pienso en Sevilla.

De ahí que me surgiera el siguiente dilema: ¿qué es peor, la quema de imágenes o la pérdida de fe? Las imágenes se rehacen, pero ¿la fe? Estamos hablando de la salvación de las almas.

Realmente la cuestión planteada es un falso dilema. Nadie desea que se vuelva a una situación anterior, como la de la II República, para salvar la fe, ni son dos asuntos que se puedan enfrentar, como si fuesen dos bienes equiparables o fuesen las únicas alternativas; sin embargo esto no es óbice para reconocer que sobre la apostasía dominante en el mundo cofrade se corre un tupido velo.

Lo único cierto es que, a pesar de los intentos del Concilio Vaticano II por renovar la piedad popular, lo que se ha conseguido es, precisamente, lo contrario. Primero, la denostación de la piedad popular por los sacerdotes, con casos tan escandalosos como los ocurridos con los dominicos de San Jacinto que pasaron de albergar tres hermandades a no tener en la actualidad ninguna. Ni querer saber nada de ellas. Segundo, la pérdida de la vida espiritual en las Hermandades. En este sentido, los años de Bueno Monreal y Amigo fueron desastrosos.

Por desgracia, las Hermandades y Cofradías corren el peligro de convertirse en una hermosa cáscara, con poca o ninguna sustancia en su interior, si no se ataja el problema de una vez. El primer paso sería describir la etiología de la enfermedad. La Guerra Civil pasó y está muy bien recordar los hechos acaecidos en esos tiempos, especialmente para no repetirlos. Pero hoy hay otras urgencias. La más perentoria, la salvación de las almas.

Visitas: 172

Comentar

¡Necesitas ser un miembro de Cofrades para añadir comentarios!

Participar en Cofrades

© 2019   Creado por Pasionensevilla.   Tecnología de

Emblemas  |  Reportar un problema  |  Términos de servicio