Cofrades

Foro y Blog Semana Santa Sevilla


Los hermanos de la Archicofradía de Paz y Caridad decidieron a finales del siglo XIX encargar a un imaginero catalán la titular Dolorosa que acompañaría al Stmo. Cristo Amarrado a la Columna. Los hermanos pensaron en D. Jacinto Calsina, aunque en muchos artículos relacionados con la hermandad aparece con el apellido Garcina debido a la dificultad en la trascripción de este apellido catalán. Entonces, ¿estaríamos hablando de Jacinto Calsina como proponemos o Jacinto Garcina como aparece en los artículos?

El hecho es que el apellido Garcina no existe como tal apellido, lo que impediría que nuestro autor se apellidara de esta forma. El término más cercano a esta palabra sería un género de árboles denominado garcinia. Por lo tanto, descartamos este apellido para nuestro autor y nos centramos en el apellido Calsina.

Calsina es un apellido de origen catalán que aparece documentalmente por primera vez hacia 1150 entre las tropas de nobles que acompañaron a Ramón Berenguer IV en la conquista de Lérida, Fraga y Tortosa, y que obtuvieron los mismos privilegios de los Cruzados según la bula de Eugenio III. Las referencias a esta familia aparecen con más frecuencia desde el siglo XV al XIX. Otras investigaciones aseguran que Calsina es un apellido que nace de los antiguos romanos que conquistaron Hispania, sobre todo en Barcelona. En un principio eran soldados que cuidaban fortalezas y que tras dejar el regimiento se dedicaron a obrar en la extracción de cal, conociéndoles como Los Calchere, que luego se varió a los Calcinas, para modificarse en el s. XVII al apellido Calsina. El apellido se expandió hacia Argentina, emigrando a Bolivia y luego a Perú. Actualmente en la comunidad de Cataluña, se encuentran numerosos Calsina repartidos principalmente entre Barcelona y Gerona.

Tras confirmar la existencia del apellido Calsina y su relación con la comunidad catalana, nos centramos en averiguar quién fue Jacinto Calsina. En primer lugar, sabemos que fue un artista de Barcelona que tuvo un taller en la capital y que realizó obras de carácter religioso entre finales del siglo XIX y principios del siglo XX. A pesar de la dificultad de encontrar obras que estén documentadas como obras de Jacinto Calsina, existía un taller que llevaba el nombre de “Hijo de Jacinto Calsina”, en concreto, se trata del Instituto Cristiano de Artes Decorativas, encontrándose en el Paseo de Gracia nº 62 de Barcelona. De este modo, Jacinto Calsina debió ser un conocido artista barcelonés que mantuvo un taller en Barcelona y cuyas obras fueron continuadas por su hijo, que decidió mantener el nombre de prestigio de su padre en lugar del suyo propio. Otra posibilidad es que se tratara de un negocio familiar donde el hijo heredara el taller y continuara con las obras. La mayoría de los talleres de esta época como ocurre con los talleres contemporáneos de Valencia, Murcia o de Olot realizaban un catálogo seriado de sus obras para mostrar a sus clientes y buscaban publicitar sus negocios a través de los anuncios de los periódicos. Desconocemos cuál fue la relación de la Hdad de Paz y Caridad y el imaginero barcelonés Jacinto Calsina, pero no podemos descartar que se pusieran en contacto a través de uno de estos medios. También hay que mencionar que en aquella época se había construido en la Iglesia de los Remedios tres nuevas capillas (Sagrada Familia, San Rafael y Sacramental) y que había recurrido a este tipo de imágenes de serie para ocupar las capillas. No podemos olvidar tampoco que en 1888 se celebró la Exposición Universal de Barcelona que aunque centrada en los avances tecnológicos pudo servir de impulso y dar a conocer a las artes y talleres de la ciudad.

 

Del taller de “Hijo de Jacinto Calsina” se encuentran documentadas más obras, algunas de ellas realizadas por M. Domingo Peris, que después se encontraría trabajando en los talleres de Olot. Las obras del taller eran marcadas por el escudo del taller y llevaba el nombre del escultor que las realizaba. Para la localidad de Priego de Córdoba fue realizado en 1908 el altar y las imágenes de la Virgen de Lourdes y de Bernadette, hoy desaparecido, de la Iglesia de San Pedro. Las imágenes y los gastos de embalaje y portes costaron 353 pesetas.

La Dolorosa que la Hdad de Paz y Caridad encargó al escultor catalán Jacinto Calsina llegó a Estepa en 1896 y fue nombrada como Mª Stma de la Esperanza. Pero el traslado desde Barcelona en un carro tirado por mulos debió de ser dificultoso y perjudicó al estado de la Dolorosa, pues la hermandad decide un año más tarde ponerse en contacto con el imaginero sevillano Emilio Pizarro para subsanar los desperfectos que el traslado había ocasionado a la Virgen, sin llegar a saber hasta dónde llegó la restauración de Pizarro. El imaginero Emilio Pizarro fue un prestigioso artista de la sociedad sevillana de la época y se encargó de la restauración de numerosas imágenes de las hermandades sevillanas, realizando, entre otras, la Virgen de la Antigua de la Hdad. de Santa Cruz o la antigua Dolorosa de la Hdad. del Baratillo.

Virgen de la Antigua. Santa Cruz

La finalidad de este artículo ha sido arrojar un poco de luz sobre la figura del imaginero catalán Jacinto Calsina, quien nos dejó en Estepa una de las imágenes de la Virgen María más querida por los estepeños y cuyo amor quedó manifestado en la Coronación Canónica de la imagen el 7 de septiembre de 2002.

Visitas: 523

Los comentarios están cerrados para este post

© 2019   Creado por Pasionensevilla.   Tecnología de

Emblemas  |  Reportar un problema  |  Términos de servicio