Cofrades

Foro y Blog Semana Santa Sevilla


Afluyen a mi memoria recuerdos de antaño, cuando yo era un niño y vivía con intensidad la navidad, bajo esa inocencia que los pocos años te hacen vivir de otra manera muy diferente a la de ahora, esa edad en la que todo te parece más mas bonito.
Recuerdos imborrables de los años finales de los 50 de los 60 del siglo pasado, pues entonces tenias a tu lado a tus seres más queridos, como eran tus padres y tus hermanos, unos que ya no están, porque Dios los quiso tener con El y otros, porque el destino hizo que encontraran su nido en otra ciudad como Barcelona.


Aquellos recuerdos comienzan hacia mitad de los años 50, y siempre como referente el día de la Inmaculada Concepción, pues mi padre ejercía como portero del Colegio de la Inmaculada, que dependía de la Excma. Diputación Provincial de Cáceres, y estaba regentado por monjas de la Orden de las Hijas de la Caridad de San Vicente de Paul. Era aquel Colegio un internado de niñas huérfanas y que estas monjitas cuidaban de ellas con verdadero esmero, entregándoles todo su cariño y cuidados. Buen pues ese día lo celebraban por todo lo alto, ya que hacían una especie de representación teatral o comedias, en un pequeño escenario que tenían para el efecto, y al que asistían todas las Autoridades encabezadas por el Sr. Obispo de la Diócesis, el cual asistía revestido y tocado con sombrero.

Sobre aquel escenario, luego se montaba el belén que las mismas chicas preparaban con mucha ilusión, apoyadas por carpinteros y obreros de la Diputación el cual una vez terminado su montaje lo exponían al público, siendo este muy visitado, y nuestra familia como no podía ser de otra manera, pues hacíamos lo propio, pero el día de Noche buena, íbamos toda la familia, mi madre tocaba la zambomba, mi tío el almirez, mis primos la armónica, la guitarra. Laudes y bandurrias, mis hermanas la botella y el resto coros, y cantábamos villancicos hasta la hora de la cena.

Esa misma noche, a las 12, asistíamos a la misa del Gallo y una vez terminada la misa, volvíamos a por los instrumentos, y bien en casa o en casa de los vecinos que visitábamos nos poníamos a interpretar lo villancicos hasta altas horas de la madrugada. Incluso alguna vez llamábamos a la Radio entonces “La Voz de Extremadura”, para cantarle al querido e inolvidable Cayetano Polo “Polito” , Gabriel Romero o Tomas Pérez, nuestros cantos de amor al Redentor, casi siempre nos sacaban a antena, pues nos decían que debamos buen juego para alegrar al oyente.
Luego venían los días de ilusión, aunque no existía la figura de Papa Noel, pues lo nuestro eran los Reyes Magos, Melchor, Gaspar y Baltasar, muchas noches salíamos, a ver los escaparates, para encargar a sus majestades la carga de juguetes- yo inocente sin saber que los reyes estaban permanentemente a mi lado- les señalaba con toda ilusión, este o aquel juego, y mi hermana esta o aquella muñeca (que entonces eran de cartón) , y cuando llegamos a casa mi madre nos decía: “ bueno ahora nos iremos a dormir y mañana le escribimos la carta a los reyes, para que os traigan todo”, y así hacíamos nos íbamos a la cama tan contentaos y al día siguiente escribíamos la carta, que efectivamente depositábamos en el buzón de Correos y a los pocos días comenzaba un programa en la radio, en la que los Reyes Magos se hacían presente, leyendo las cartas de los niños, y también leían la nuestra y nos hacía mucha ilusión. Siempre la empezábamos con aquella frase: “Queridos Reyes magos Melchor, Gaspar y Baltasar me llamo….W” y recuerdo que cuando hacíamos alguna travesura mi madre nos decía: “los reyes ven todo lo que hacéis y si no os portáis bien os van a traer un carbón”

Eran una navidades preciosas, Luces en la Ciudad, que se ponía mas linda que en otras fiestas, escuchabas el canturreo de los niños del Colegio de San Ildefonso, con la megafonía que se ponían en las calles mas céntricas y cuando se cantaba el Gordo todo el mundo miraba el boleto de lotería para comprobar a ver si le había tocado algo.
Llegaba el día de noche vieja, y cada uno hacia su baile particular en casa con su tocadiscos y discos o se hacían guateques, pero todo esto después de haber cenado en familia y haber tomado las 12 uvas, pues aun había pocas discotecas y los precios para los cotillones en los que había orquestas, entonces había muchas personas que no se lo podían permitir.
En esos días, se visitaban los Belenes, de colegios y parroquias de toda la ciudad, o se iba al Gran Teatro, a ver los conciertos de villancicos que los coros de chicos de los colegios PUBLICOS y Privados ofrecían. yrecuerdo que uno de los mas visitados era del del Hospital Provincial de Nuestra Señora de la Montaña, con sus enormes figuras y su magnifico misterio, que era el gozo de grandes y pequeños, hoy esas figuras han pasado al belen montado, por la Diputacion Provincial, instalado en el Palacio de Carvajal, algunas de ellas han desaparecido.

Luego, por fin, vendría ese gran día, el de la noche de la Ilusión, recuerdo que en alguna ocasión, se organizo un Belén viviente, y que la cabalgata de Reyes al llegar a la Plaza Mayor. Con su sequito, montados en sus caballos, pasaron bajo el Arco de la Estrella, en la que aparecía la estrella que les guiaba hasta el portal, un escenario precioso al natural llenos de pastores, con sus ovejas, continuaron por el adarve del Padre Rosalio y de la Puerta de Mérida, subieron por la calle ancha y llegaron hasta la plaza de San Mateo. Esa plaza estaba a rebosar de Publico, los tres Reyes Magos se apearon de sus caballos, y se dirigieron al portal, es alilo donde los recibió San José y Su esposa María Santísima, ofreciéndole los Reyes. Incienso, símbolo de Dios, que fue entregado por el más joven y rubio llamado Gaspar. El oro, que es símbolo de Rey, fue entregado por Baltasar de origen africano. La Mirra, símbolo del Hombre, fue entregada por Melchor, al más mayor de los reyes Magos de Oriente.
El Pesebre estaba instalado justo, frente a la Iglesia de San Mateo, en un hueco que hace la calle Ancha en su inicio.
Habría que marcar una anécdota, pues el Niño el niño que hizo el papel de Jesús no era tal niño, si no una niña preciosa, hermana de una amigo y que había nacido hacia poco tiempo.
Seguidamente los Reyes, se trasladaron al Palacio Municipal, desde cuyo balcón saludaron a los cientos de niños, que se encontraban en la plaza Mayor, y les invitaron a que durmieran tranquilos, pues les ivan a visitar en sus domicilios y les dejarían sus juguetes. Aquella noche algunos niños iban a tener la sorpresa de que iban a estar con ellos. Y mira por donde uno de esos niños fui yo, que entre llanto y emoción y en los brazo del Rey Negrito, me sentía como dueño del mundo, y cuando me pregunta ¿Cómo te has portado este año? Yo miro a mi madre y a mi padre con cara de Sorpresa y me dicen: “contéstale que ellos lo saben todo”, yo les conteste con un tono así medio de no convencido: “bien”, y entonces es cuando me doy cuenta que estoy rodeado de los tres Reyes, yo no saliendo de mi asombro, por aquella visita, vi que me rodeaban casi todos los juguetes que había pedido.

Con el paso del tiempo me di cuenta de quienes eera los Reyes Magos, del esfuerzo tan tremendo que tenían que hacer Antonio (mi padre, gran hombre) y Teresa (mi madre, gran mujer), para llagar a estos presentes y que no perdiera la ilusión de los Reyes Magos. Hoy cuando ya no los tengo y tampoco tengo a mi hermana Soledad y Francisca, hecho la vista hacia atrás y siento en mi corazón el gozo de cuando lo s tenia a ellos.
Quise emular aquellos que me visitaban con los atuendos de Reyes incluido la cara pintada con corcho quemado, que no eran otros que mis tíos, y ser yo también Rey Mago y visitar a los niños de mis amigos, y que gozaron de la Ilusión que yo gocé.
En fin amigos que la Navidad, hay que vivirla con alegría. Y si es posible vivirla los 365 días del año mejor.
Queridos amigos de todo el Mundo os deseo Paz y Bien en estas Navidades. Que gocéis con vuestros familiares, para que la viváis intensamente con todos los demás.

Visitas: 411

Comentar

¡Necesitas ser un miembro de Cofrades para añadir comentarios!

Participar en Cofrades

Comentado por Miguel Ángel Martínez Álvarez en diciembre 18, 2009 a 12:47pm
Preciosos e imborrables recuerdos de unas Navidades que lamentablemente ya no volverán. Pero si como dicen, "recordar es volver a vivir", me has hecho volver a mis
años jóvenes. Felicidades y un fuerte abrazo.

© 2019   Creado por Pasionensevilla.   Tecnología de

Emblemas  |  Reportar un problema  |  Términos de servicio