Cofrades

Foro y Blog Semana Santa Sevilla


RESEÑA DE LA MUY ANTIGUA, PONTIFICIA, BENEMERITA Y GLORIOSA ARCHICOFRADIA DE LA VERA CRUZ DE CABALLEROS DEL PERU

 

En 1540 a solicitud del Emperador Carlos V la Santa Sede por disposición del Papa Paulo III, envió al Fundador de Lima, don Francisco Pizarro y González un fragmento de la Cruz en la que murió Jesucristo (reliquia conocida universalmente como Lignum Crucis ), como iris de paz y de concordia frente a la guerra civil sostenida con tanto encarnizamiento entre pizarristas y almagristas. El R.P. Juan Bautista Roca O.P. fue el transportador de esta preciosa reliquia cuya dimensión es dos y media pulgadas de largo por una de ancho y dos líneas de grueso, estimándose por su tamaño ser una de las mayores entre las que existen distribuidas por el mundo. El ostensorio con el que vino la reliquia es de oro adornado con pedrería, orlada por la siguiente inscripción: ECCE LIGNUM CRUCIS IN QUO SALUS MUNDI PEPENDIT.

En el año 1540 Francisco Pizarro fundó la Archicofradía con 24 Hermanos que dieron muestra de devoción y lealtad a la Santa Cruz con el título de “Archicofradía de la Vera Cruz de Caballeros” en la que se asentaban solo los nobles de Lima, edificándose por aquel entonces la Iglesia del mismo nombre al lado de el Templo y convento de Santo Domingo.

Los estatutos y Reglas de tan ilustre Orden de caballeros cristianos fueron aprobados el año 1540 por el Primer Arzobispo de Lima, Fray Jerónimo quien al igual que el Gobernador Pizarro fueron sus primeros Hermanos. Después de ellos lo han sido todos los Virreyes y todos los Arzobispos de Lima hasta el recordado eminentísimo Cardenal Augusto Vargas Alzamora. También fue Hermano 24 y Alto protector de la Archicofradía Su Santidades Papa Sixto V cuando fue Eminentísimo Cardenal Montalvo Félix Peretti a cuyo influjo y apostólica autoridad debe esta Antigua y noble corporación de laicos entre varios beneficios el memorable de la unión con la del Santísimo Crucifijo y Vera Cruz fundada en la Iglesia de San Marcelo de los Padres Servitas, de Roma.

En el Siglo XVII el Papa Urbano VIII para enriquecer el Templo de la Vera Cruz, propiedad de la Archicofradía, obsequió algunas venerables reliquias, entre ellas, un ramal de las pleitas con la que azotaron los judíos a Jesús, un pedazo de la columna en que fue atado, fragmentos del velo y túnica de la Virgen María con un cadejo de su preciosa cabellera, un pedazo de la túnica del Patriarca San José y un hueso de cada uno de los cuatro apóstoles Pedro, Pablo, Juan y Santiago el Mayor, reliquias todas que formando guarnición de la hermosa custodia de la verdadera Cruz `presentaron a la Archicofradía los Reverendos Padres Provincial y Prior del Convento de Santo Domingo de Lima, según consta en las actas del Cabildo de 1642.

La Archicofradía es anterior al Virreinato. Desde 1540 hasta los primero años de la República (1834) hubo 7,373 cofrades, todos nobles contándose en este número 31 Virreyes, 15 Arzobispos y 1 Obispo. Pertenecieron a ella, también connotados miembros de la Órdenes Caballerescas , Militares y Hospitalarias de Santiago, Calatrava, Alcántara, Montesa y San Fernando.

Hasta 1935, la Vera Cruz del Perú fue una Orden cerrada y la conformaban sólo 24 Hermanos.

El culto y permanente veneración a la reliquia del Sanctum Lignum, al igual que la continua formación cristiana de sus miembros así como la conservación y defensa de su patrimonio cultural e histórico es el principal objeto de esta noble y Muy Antigua Hermandad que al mismo tiempo ostenta los títulos de Benemérita y Gloriosa. Su historia se cuenta por siglos y además de las gracias especiales, indulgencias y jubileos que le han concedido los Pontífices Romanos, fue favorecida por Real Cédula, durante la Colonia, que le otorgaba a la Archicofradía el privilegio de pedir y alcanzar de la justicia ordinaria el Viernes Santo de cada año, por conducto de su Hermano Mayor “el indulto de un reo que hubiese sido condenado a muerte, como no sea por traidor”.

Muy cerca de cumplir cinco siglos de existencia, desarrollando obras espirituales y temporales, hacen de la Archicofradía la mas antigua de las instituciones del Perú cuya historia está incluida en la propia historia de Lima y de su evangelización.

Rica en dones espirituales y acontecimientos de sus ilustres miembros, pasando por todas las épocas de nuestra historia; hoy en día los Caballeros de la Vera Cruz se regocijan viendo a su confraternidad fuerte, como la formaron sus egregios antepasados, emprendiendo la nueva y eterna peregrinación en la fe al servicio del culto Divino, avanzando en el nombre del Señor Jesús en su acción social a favor de los pobres entre los pobres confiados en la protección materna de la Virgen Santísima en la advocación de Nuestra Señora de los Dolores y de la Santa Vera Cruz que, juntamente con el Pueblo de Dios, veneran cada Domingo en la Misa de 12 que celebran en su Basílica.

 

Visitas: 423

Comentar

¡Necesitas ser un miembro de Cofrades para añadir comentarios!

Participar en Cofrades

Comentado por Emi(Angel macareno) en febrero 16, 2012 a 7:52pm

Preciosa e interesante crónica la que nos envias de la cofradía de la VeraCruz peruana.

Te aconsejo que pongas muchas fotos, entre el texto, tanto de los titulares de dicha hermandad como de la iglesia etc, y así entrará mas gente a verla.

Saludos.

© 2019   Creado por Pasionensevilla.   Tecnología de

Emblemas  |  Reportar un problema  |  Términos de servicio