Cofrades

Foro y Blog Semana Santa Sevilla


RITUS SERVANDUS IN CORONATIONES IMAGINIS BEATAE MARIAE VIRGINIS

   Este artículo fue publicado en la revista de fiestas de Septiembre del año 2.008, con motivo del primer aniversario de la coronación canónica de la patrona de Monóvar, la Santísima Virgen del Remedio.

 

   La religión es definida como la fe comunitaria en el modelo que el pensamiento descubre o ha sido revelado, como voluntad o mandamiento de la inteligencia que se encuentra más allá del universo. Las comunidades religiosas y el pueblo creyente, se vinculan a la religión como una forma de vivir. Esta forma de vivir se conforma de tres elementos: el credo, el código y el culto. Como credo podemos definir la fe que el pueblo tiene en lo revelado y en la inteligencia divina que lo constituyó.

    El código es el sistema de leyes en el que se establecen las normas de comportamiento. En nuestro caso; el Código de Derecho Canónico, está destinado al gobierno universal de la iglesia latina, en todos sus temas.

     Finalmente, el culto es el ritual de ceremonias por el cual ponemos nuestra conciencia en armonía con la mente de Dios, ya sea mediante ceremoniales o con la escenificación de las acciones de Dios, o con el sacrificio de alimentos. La misa o la comunión son ejemplo de este último.

     Hoy, nos vamos a centrar en un ceremonial que de forma excepcional se celebró en      Monóvar y que pronto cumplirá su primer aniversario. Me refiero a la Coronación canónica de nuestra Patrona, la Stma. Virgen del Remedio.

 

El Credo

     Ya en la iconografía del paleocristianismo se ve plasmada la realeza de María. En los  tiempos del Concilio de Éfeso (año 431) los artistas cristianos pintaron a la Virgen María   sentada en solio real, adornada con insignias reales y rodeada de una corte de santos y ángeles del  cielo. Son numerosas las obras en que se representa al Señor coronando a su Madre.

     Igualmente, la liturgia canta a María reina en múltiples  antífonas; Salve Regina, Regina coeli, Ave Regina coelorum, en las letanías lauretanas; repitiéndose continuamente el título de Reina. El amor de los cristianos a su Madre, glorificada por la Asunción en cuerpo y alma a los cielos, Reina por ser Madre de Dios y Rey mesiánico, corredentora, perfecta discípula de Cristo, e imagen de la Iglesia, impulsó desde el inicio a los cristianos a coronar a la Virgen María.

 

     En los inicios, fueron el padre Jerónimo Paolucci  (1552-1620) y el conde Alejandro Sforza Pallavicino, los  principales impulsores de la evolución del ritual de la Coronación canónica de una imagen.

     Paolucci fue un monje capuchino quien dedicó su vida a la predicación, terminándolas con la imposición de una corona a las imágenes de la Virgen más veneradas en la región.

     El conde Sforza, estuvo muy vinculado al Vaticano, disponiendo en su testamento la donación de sus bienes a la Reverenda Fábrica de San Pedro, para que con sus rentas se promoviera la coronación de las imágenes más veneradas.

 

      Santa María la Mayor de Roma y la Virgen de Oropa, en 1620, fueron las primeras imágenes Coronadas canónicamente en nombre del Cabildo Vaticano. La Virgen Salus Populi Romani o Santa María la Blanca, ha gozado de esta distinción en tres ocasiones: Clemente VIII, Gregorio XVI en 1838 y Pío XII en 1954. En España, Sta. María de Veruela y Ntra. Sra. de Montserrat fueron las primeras coronaciones en 1881.

 

El Código

    Así, el rito de la Coronación fue conformado en el siglo XVII. En el siglo XIX se izo extensiva a toda la Iglesia, incorporándose al Pontifical Romano para imágenes de gran devoción, bajo el título de Ritus Servandus in Coronationes Imaginis Beatae Mariae Virginis. En 1954 su Santidad Pío XII instituye la memoria litúrgica del Reinado de Maria, promulgándose la Encíclica Ad coeli Reginam, documento principal del magisterio referente a la dignidad y realeza de la Virgen María.

      ¿Pero, cuales son los criterios para la Coronación canónica de una imagen de la Virgen María?

     El Código de Derecho Canónico no regula esta materia. Con anterioridad al año 1981, se atribuyen las competencias para su otorgamiento al Romano Pontífice y al Capítulo de San Pedro. El Ritual de la Coronación Canónica de una imagen de Santa María Virgen, fue promulgado por S.S. el Papa Juan Pablo II en 1981, haciendo competente también al Obispo Diocesano, juntamente con la comunidad local. La versión española del ritual fue aprobada por la Congregación para el Culto Divino, el 14 de febrero de 1983, expuesto por la Conferencia Episcopal Española.

     La documentación consultada coincide en señalar que solamente es oportuno coronar aquellas imágenes que, por la gran devoción de los fieles, gocen de cierta popularidad, de   forma que el lugar donde se venera “sea la sede y centro genuino de alto litúrgico y de activo apostolado”.

     La Coronación canónica es una distinción que se concede a una imagen de la Virgen   María, no a una advocación. Es decir, al canonizar a la Virgen del Remedio en Monóvar, no todas las imágenes bajo la misma advocación son automáticamente coronadas canónicamente. Como ejemplo, veremos que la imagen de la Virgen del Remedio en Alicante o en Petrel fueron Coronadas en su día, sin que ello se hiciese extensivo entonces a nuestra Patrona.

     La imagen a coronar debe gozar de probada devoción, cierta antigüedad y valor artístico, autenticidad y propagación de su culto litúrgico. La solicitud debe ser acompañada de un   informe que explique los motivos para la Coronación, evolución histórica de la devoción,  actos a celebrar y presupuesto, todo ello con el informe del párroco respectivo. Se estimará la oportunidad de que la parroquia o asociación promotora de la celebración, establezca un plan de evangelización dirigido a los fieles devotos, catequesis de adultos, conferencias, etc. Como gesto de expresión de caridad, se destinará una aportación económica a obras sociales de la Iglesia. En el caso que nos ocupa se denominó “Corona Social”, siendo beneficiarios las asociaciones Com tú, Nit i Día y Caritas.

     La Coronación canónica de una imagen de la Virgen María, lleva consigo unos privilegios que acarrean el fomento del culto y protección especial por parte del Código de Derecho Canónico (cánones 992,1188 y 1190). En cuanto a la corona debe aunar la dignidad y nobleza, con la sobriedad.

 

El Culto

     En lo que concierne al ritual de Coronación, ésta es conveniente que sea oficiada por el Obispo Diocesano; si él no pudiera, la encomendará a otro obispo, o a un presbítero, con  preferencia a alguno que haya sido colaborador suyo en la iglesia en que se venera la imagen a coronar.

     Es necesario que la ceremonia de Coronación se realice en alguna solemnidad de Santa María Virgen, pero no conviene hacerla en grandes solemnidades al Señor, ni en días de    carácter penitencial. En el caso de nuestra Patrona, la Mayordomía eligió el día 6 de octubre, víspera de la festividad de Ntra. Sra. del Rosario y Ntra. Sra. del Remedio.

La ceremonia en sí se reduce a la invocación al Señor en la lectura del ritual, rociar la corona con agua bendita y la imposición de la corona. Invocación-aspersión-imposición. 

     El ritual de 1981, establece que la Coronación se puede   realizar dentro de tres celebraciones litúrgicas: en el transcurso de la Santa Misa o unida a la celebración de las Vísperas o de la Palabra de Dios. Lo más habitual es celebrarla durante el oficio de una misa oficiada por un obispo o por otros que   tengan facultad, siempre con la solemnidad establecida litúrgicamente.

     Por otro lado, es preceptivo acompañar la ceremonia de coro y música. La Eucaristía transcurrirá como de costumbre, hasta el Evangelio y seguirá lo establecido en el Ceremonial de los Obispos, hasta la finalización de la homilía, en la que ha de expresarse la función maternal y regia de la Virgen  Santísima en el misterio de la Iglesia. Tras ello tendrá lugar el rito de la Coronación. Posteriormente, se canta una antífona o canto mariano que ensalce la realeza de María, tras el canto se reza la oración de los fieles y continúa la Misa del modo acostumbrado. Finalizado este se canta una antífona como la Salve Regina, Ave Regina coelorum o Regina coeli, ello debido a que la dignidad real de María desciende directamente de Cristo.

 

La Corona

     La corona de una Virgen puede limitarse a una diadema o ráfaga en el caso de que la   imagen no sea “dolorosa”, forme parte de un calvario o esté al pie de la Cruz. Esta diadema puede ir adornada con doce estrellas y haces de rayos, tal y  como aparece en la visión apocalíptica de San Juan.

 

“Una gran señal apareció en el cielo: una Mujer, vestida del sol, con la luna bajo sus pies y una corona de doce estrellas sobre su cabeza”

 

     Si la Virgen es “dolorosa” y hace su estación en un paso, no luce ráfaga, sino corona. En ésta se diferencian las siguientes partes: aro, canasto, imperiales y ráfaga. A su vez, las  coronas pueden ser abiertas o cerradas.

 

El aro es la franja inferior, rematado por una o varias molduras.

 

El canasto es la parte cilíndrica o cónica que se encuentra sobre el aro.

 

Los imperiales son las diademas que se cruzan sobre el canasto y se les llama así por ser el símbolo de los emperadores. Pueden estar rematados por una esfera o bola del mundo y una cruz. Si la corona carece de imperiales es una corona abierta.

 

Todas las coronas quedan cobijadas bajo una ráfaga que da a la corona un carácter sacro.      Es una gran diadema de rayos con estrellas que unen un extremo al otro del aro pasando por encima del canasto y los imperiales.

 

 

 

                                                                                                            Pablo Jaén Mira

 

 

 

 

Bibliografía.   www.elsanedrin.com/coronaciones.htm

                        www.laornacina.com/artículos/coronaciones.htm

                        www.sevillainformación.com

                        Código de Derecho Canónico. EDICEP C.B. 2006

 

 

 

Visitas: 1024

Comentar

¡Necesitas ser un miembro de Cofrades para añadir comentarios!

Participar en Cofrades

Sobre


Publicidad

 




 

Pasión en Sevilla

Eventos

enero 2020
DLMXJVS
1234
567891011
12131415161718
19202122232425
262728293031
       

Música

Cargando…

© 2020   Creado por Pasionensevilla.   Tecnología de

Emblemas  |  Reportar un problema  |  Términos de servicio