Cofrades

Foro y Blog Semana Santa Sevilla


RUPERTO FERNÁNDEZ MARTÍNEZ: COSTALERO DEL PENITENTE

Dedicado a todos los costaleros y capataces...

 

Fuente y Foto: Blog Azahares de Recuerdos

 

 

Ruperto Fernández Martínez, costalero de Sevilla por la gracia de Dios falleció a los 77 años de edad.


Su vida no fue nada fácil. Nació en Mairena del Aljarafe, único varón entre seis hermanas. Su padre, Manuel, trabajador de jornadas imposibles, se las veía y deseaba para sacar adelante a su numerosa prole, era hombre de ideas izquierdosas, por eso le llamaban en el pueblo “El Romanones” (lógico, aquello olía a ruso y, además, a político), razón por la que fue detenido en el año 37.
Finalmente, Manuel fue liberado en Valdemoro, en el año 43, después de seis años de prisión, durante los que vivió grandes penalidades y tuvo que presenciar incluso ejecuciones de algunos de sus compañeros.

 

Cuando tenía 24 años, para completar sus ingresos (él ya conocía el dolor del pluriempleo), y también seguramente porque le gustaba, consiguió ser admitido en la cuadrilla de Salvador Dorado "El Penitente".

 

Bajo sus órdenes se mantuvo durante 28 años, cifra que cita con verdadero orgullo. Periodo en el que acumuló mil vivencias y en el que (cito textualmente) abusó de sus fuerzas, por eso los dolores que hoy en día le aquejan.

 

Cada Semana Santa de aquellos años sacó un promedio de nueve cofradías. Para ello, el encargado de la arrocería le concedía “el favor” durante esos días de asignarle un horario de 6 de la mañana a 2 de la tarde (no eran tiempos de vacaciones, ni por supuesto de quejas a sindicatos).

 

Ruperto se desplazaba a Sevilla con su bicicleta, que dejaba “aparcada” en las dependencias de la hermandad, o en las inmediaciones de la iglesia. Está claro que después de una dura jornada laboral que le obligaba a levantarse a las 5 de la mañana, de un recorrido en bicicleta de más de 10 kilómetros (la mayor parte del cual por aquella carretera estrecha, mal asfaltada y rodeada de olivos que entonces comunicaba Mairena con Sevilla), de llevar un paso durante 5 ó 6 horas (en los recorridos más cortos) y de volver a Mairena en bicicleta, es imposible poner en duda la fortaleza y voluntad de este hombre, y hay que darle toda la razón en lo del “abuso al cuerpo”.

 

Así durante 28 años, sacando estas cofradías, que Ruperto cuenta con sus dedos deformados y con el corazón en su mirada:

 

-          El Viernes de Dolores, la Sed

-          El Domingo de Ramos, el Amor

-          El Lunes Santo, San Gonzalo (12 horas en la calle)

-          El Martes Santo, la Bofetá

-          El Miércoles Santo, San Bernardo (otras 10 ó 12 horas)

-          El Jueves Santo, los Negros (conservo su propia 

            terminología.

-          La Madrugá, los Gitanos (otras10 horas)

-          El Viernes tarde, la Carretería

-          El Sábado Santo, el Santo Entierro de Dos Hermanas.

 

Está claro que los días festivos no tenía que trabajar en la arrocería (¿o si?). Aunque en esos días hay que añadir el sobrehumano esfuerzo del maratón de casi 30 horas que empezaba al sacar a los Negros y terminaba encerrando a la Carretería. Él refiere que entre Los Negros y Los Gitanos, echaba “una cabezaita”, en el suelo, usando “la ropa” como almohada (¿en la sacristía?, no creo, quizás allá en la habitación del fondo del “Uno de San Román”)

 

Ruperto era un hombre muy querido por El Penitente y por los propios compañeros de la cuadrilla, y muy fuerte en la trabajadera, pues a pesar de no ser muy alto (aún no eran tiempos de costaleros grandes y musculados) solía llevar pasos de cristo, de costero, en segunda fila, y en más de una ocasión, refiere, permitía aliviarse a su fiador, lógicamente a costa de sus riñones. Con especial orgullo recuerda “lo que pesaban aquellas patas de león de la Carretería”.

 

En una ocasión a Ruperto le robaron la bicicleta durante una estación, y tuvo que volver a su casa andando. Cuando se lo contó a Salvador, éste le prometió ayudarlo, y a los pocos días le llevó otra bicicleta “que, por cierto, no era nueva”, comenta con cierta socarronería. En otra ocasión, tuvo que volver a su casa andando desde Dos Hermanas, llegó a las cuatro de la mañana. Sin embargo no se queja de estas cosas, “eran cosas de aquellos tiempos”.

 

Salvador también le hizo favores que él no puede olvidar, como en aquella ocasión que la Guardia Civil cogió a uno de los hijos de Ruperto cazando pájaros con trampa. Cuando recibió el oficio en el que la autoridad amenazaba con un posible arresto del muchacho, Ruperto, a falta de otro conocido más importante, recurrió al Penitente, quién le recibió interesado, y le dijo que le dejara el papel y que “él se encargaría”, “vete tranquilo y no te preocupes más de este asunto...." y, “hasta hoy”.

 

Por eso, y por su fidelidad innata a Salvador y su cuadrilla, Ruperto no aceptó la propuesta de “fichaje” que un día recibiera de Alfonso Borrero, una tarde cuando estibaba en el Muelle.

 

También recuerda Ruperto cuando los costaleros empezaron a ser hermanos no profesionales. La vieja cuadrilla estuvo varios años yendo como relevo de los hermanos costaleros, “por si pasaba algo, ellos estarían allí”. Principalmente, refiere, con Los Negros estuvieron así durante tres o cuatro años.

 

Tal era el cariño que había entre el capataz y Ruperto, que incluso después de dejar el costal, ha recibido muestras de afecto y homenajes, y cuando Salvador cayó enfermo, Ruperto le visitaba.

 

Los últimos años de Salvador estuvo sacando a la Virgen del Rosario de Mairena del Aljarafe, y llevaba a Ruperto de contraguía, hasta que un día le dejó la responsabilidad de que fuera él el capataz. En la primera salida, ya mandando Ruperto, estaba siempre cerca Salvador, quien se permitió aconsejarle, a lo que Ruperto le contestó que ahora mandaba él, y que no se metiera. Eso lo aceptó Salvador de buen grado.

 

Visitas: 568

Comentar

¡Necesitas ser un miembro de Cofrades para añadir comentarios!

Participar en Cofrades

Comentado por Azahar y jazmín en septiembre 7, 2012 a 9:29am

Tierna, emótiva y dura historia la de este hombre, evidentemente, los costaleros de antes, no tienen nada que ver con los de ahora, pero cuantas grandes historias habrá así "guardadas", el cariño, unión y fidelidad, entre capataz y costalero, eso no se los puede quitar nadie, besos.

Comentado por Mª Inmaculada en septiembre 7, 2012 a 8:02am

Precioso  relato de una realidad llena de esfuerzos  felicidades  un saludo  muy  cordial 

Comentado por Curro Cayuso Bueno en septiembre 5, 2012 a 7:47pm

Que sacrificio mas enorme, como ha cambiado todo hoy dia, si no es por estos hombres estariamos hablando de otra cosa.

Gran homenaje a los costaleros.

Gracias y un saludo Marta.

Comentado por rosa maria morilla rodriguez en septiembre 5, 2012 a 4:47pm

GRACIAS MARTA  POR TAN BUENAS ENTRADAS PARA LAS PERSONAS QUE NO NOS CANSAMOS DE APRENDER UN ABRAZO 

Comentado por Túrbula en septiembre 5, 2012 a 3:34pm

Ya no quedan personas de este tipo, tan trabajadoras y fieles.

Gracias Marta, me ha encantado..

Sobre


Publicidad

 




 

Pasión en Sevilla

Música

Cargando…

© 2019   Creado por Pasionensevilla.   Tecnología de

Emblemas  |  Reportar un problema  |  Términos de servicio