Cofrades

Foro y Blog Semana Santa Sevilla


El hecho es que tuvo que dejar la parroquia de Santa Eulalia, aunque quedó adscrito a la misma, como preceptuaban los cánones. Por eso no pudo volver a la sierra; tuvo que quedarse cerca, en el vallecito de Suso, donde hiciera su primer ensayo de ermitaño cuando tenía sus veinte años floridos. Ahora era ya un anciano. A lomos de un caballo bajaba a Berceo y regresaba a Suso. No parece que la bestia mereciera la pena, pero, aun así, tentó la codicia de dos famosos ladrones, Sempronio y Toribio, y se la robaron. En mala hora para ellos, pues los dos quedaron ciegos de repente y restituyeron el animal. Aquello fue un sobresalto para la delicada conciencia del santo: un pobre de Cristo no podía poseer un caballo en la tierra cuando había en la tierra tantos menesterosos. Vendió el animalejo y distribuyó su precio entre los necesitados. Desde entonces, el pobre viejo bajaba y subía a pie, fatigosamente, el camino empinado.

Y la celda de Suso es en adelante una escuela de espiritualidad, un hogar de santidad y una oficina de milagros. El antiguo pastorcito de ovejas es ahora pastor de almas; en torno a su celda se levantan otras celdas, las cuevas se pueblan y las laderas resuenan de oraciones y de salmos. Todos los necesitados vienen hacia la fuente limpia de su corazón. Llegan los mendigos a pedir una limosna al pobre de Cristo y les reparte hasta su manto remendado y las mangas de su túnica; y cuando nada tiene que darles, el milagro florece, y de la vasija vacía sigue manando el vino, y se multiplica el pan por él bendecido; y hasta una viga que ha quedado corta en la construcción de un granero, crece prodigiosamente cuando él se pone en oración. Llegan los posesos a su presencia, y los demonios huyen aterrorizados ante el poder de sus exorcismos. Hasta el Valle de Ocón marchó un día, con todo el peso de sus noventa años, para exorcizar la casa del senador Honorio en Parpelines. Llegan los enfermos, y basta que él los toque para que sean sanos: el monje Armentario es curado así de su hidropesía; así recobra la vista una criada del senador Sicorio; así una pobre paralítica de tierra de Amaya; así otra impedida que recobra su movimiento besando el báculo que le alarga él desde la cueva en que pasa la Cuaresma.

.../...

Visitas: 189

Comentar

¡Necesitas ser un miembro de Cofrades para añadir comentarios!

Participar en Cofrades

Comentado por esperanza jimenez vazquez en agosto 1, 2009 a 1:17pm
Que vida mas sacrificada y mas ejemplar la de este santo desde su juventud, deberiamos de tomar ejemplo,que espiritu de sacrificio.Interesantisima la serie que nos estas narrando de San Millan. Un fuerte abrazo desde triana.

Sobre


Publicidad

 




 

Pasión en Sevilla

Eventos

Música

Paused...
  • 1.
    adaptacion de marcha

© 2020   Creado por Pasionensevilla.   Tecnología de

Emblemas  |  Reportar un problema  |  Términos de servicio