Cofrades

Foro y Blog Semana Santa Sevilla


Al fin, un día se sintió morir, y una revelación del cielo confirmó sus presentimientos. Tenía cien años y el cuerpo no podía más. El gran silencioso se dispone a morir en silencio. Pero, antes, un suceso famoso va a atraer sobre él la atención de toda La Rioja. Por los días de la Cuaresma del año de su muerte le es revelada la inminente destrucción de Cantabria, y una mañana de primavera, por los días de Pascua Florida, se pone en camino hacia la ciudad del cerro junto a Logroño, y ante el senado y el pueblo reunidos, anuncia la catástrofe. A los pocos meses Cantabria caía al filo de la espada de Leovigildo.
Aquel verano y aquel otoño redobló sus oraciones y penitencias, y un día triste de noviembre, el 12 concretamente, fue el de su descanso definitivo. Murió como él quería morir, sencillamente sin ruidos y sin milagros. "Al acercarse su hora llamó al presbítero Aselo, en cuya compañía vivía, y, en su presencia, aquella alma bendita, libre de cuerpo, voló al cielo".
En La Rioja se había apagado una gran antorcha, pero sobre el sepulcro del pastorcito encendió Dios un faro deslumbrante. Los milagros se multiplican y Suso es como una Compostela riojana hacia donde llegan riadas de peregrinos con bordones en las manos y los pies descalzos. Cuando los infieles de Mahoma aprietan en las fronteras cristianas, llegan allí los reyes de Navarra y los condes soberanos de Castilla a pedir la protección del pastorcito muerto y en las horas difíciles de los clarines y de la sangre, los guerreros gritan su nombre junto al del apóstol Santiago:¡ Por Santiago y San Millán de la Cogulla...! y creen verlo volar sobre las banderas y las lanzas, blandiendo una espada sembradora de estragos y cabalgando un caballo blanco emparejado con el corcel del Santo Apóstol, Patrón de las Españas Cristianas. Así en Calahorra, en Algeciras, en Hacinas y Simancas. Y los condes y los reyes y los pueblos lo invocaron durante siglos como un verdadero Patrón de España. Y hoy todavía la cítara del pastorcito sigue sonando en la colina.

(La semblanza anterior sobre San Millán de la Cogolla es obra del Agustino Recoleto, Fr. Serafín Prado de la Virgen de Valvanera, recopilada en el libro "Santos de La Rioja", editado en el año 1.962 por el Museo Catequistico Diocesano, de Logroño).

Visitas: 248

Comentar

¡Necesitas ser un miembro de Cofrades para añadir comentarios!

Participar en Cofrades

Comentado por Moy en agosto 2, 2009 a 7:08pm
Muchas gracias por darnos a conocer la vida de este Santo en tu magnífica serie.
Un abrazo
Comentado por esperanza jimenez vazquez en agosto 2, 2009 a 5:15pm
Muchisimas felicidades, amigo Miguel Angel, muy interesante la historia de San Millan, creo que muy desconocida para muchos, pero gracias a ti ya sabemos como vivio y murio, ejemplar y sacrificada y muy longeva vida. Saludos y un abrazo. Y que cumplas muchos.
Comentado por Sepulcro en agosto 2, 2009 a 10:47am

Cenotáfio de San Millán - Monasterio de Suso - La Rioja


Miguel Angel, muchisimas gracias por mostrarnos en estos bellos capitulos la vida y andanzas de San Millán, ha sido un placer seguirlos, un fuerte abrazo.

Sobre


Publicidad

 




 

Pasión en Sevilla

Eventos

Música

Paused...
  • 1.
    adaptacion de marcha

© 2020   Creado por Pasionensevilla.   Tecnología de

Emblemas  |  Reportar un problema  |  Términos de servicio