Cofrades

Foro y Blog Semana Santa Sevilla


SEGUNDA CAÍDA. ADORACIÓN DE LA CRUZ. Francisco Javier Segura Márquez

De la ceniza a la Pascua

hay un camino que tienes

que recorrer con el alma

dispuesta a escucharle. Debes

echarte a andar por la senda,

cinco domingos convierten

ceniza en ramos de olivo

para recibirle. ¿Quieres

salir a su encuentro, o esperas

escondido, porque temes

que otros digan que eres raro,

que no entienden lo que sientes?

Hay que hacer este camino,

que, aunque a veces se oscurece

y la tentación te atrapa

y tantas cosas se temen,

hay que pensar que nos lleva

a la luz que no atardece,

al resplandor de Jesús

todo vida refulgente.

Pero antes nos aguardan

la Cuaresma y sus dobleces,

sus Funciones Principales,

los silencios donde puedes

preguntar a Dios qué estás

obteniendo con tus bienes.

Tenemos tiempo, nos quedan

para encontrarle las siete

jornadas del Septenario

que a la Virgen se le ofrece.

Busquemos por medio de Ella

el rostro de los sufrientes,

y en los sufrientes busquemos

a Cristo, al Cristo que quiere

que a la izquierda del altar

mayor vengan a verle.

Porque la Cuaresma tiene

muchos momentos como éste,

de exaltación, de vivencias

compartidas, mas prefiere

Jesús que estemos con él

junto a él, privadamente,

y que hagamos un desierto

y un retiro que resuenen

sus palabras en nosotros

y en nuestro pecho se siembren.

Él quiere ver que escuchamos

lo que pide atentamente,

y cumplimos el mandato

evangélico, de suerte

que la Cuaresma transforma

nuestro amor completamente,

y cuando acaba la espera,

llega el tiempo y aparecen

lirio y clavel, plata y oro,

y en el misterio nos viene,

tu Cristo en sus Tres Caídas,

padeciendo amargamente,

cuando el caballo, el romano,

vuelven a su sitio y vuelven

a emocionar porque entonces

la Semana Santa empiece,

antes que ese día vuelva

hay que cambiar. Tanta suerte

como nosotros quisieran

muchos que no lo comprenden.

Si Dios está con nosotros,

¿quién contra nosotros, quiénes?

Si Dios está con nosotros,

tarde a tarde y nos previene,

y nos habla a nuestro oído,

y nos busca y nos comprende,

y nos señala el camino

y nos dice: “Aquí me tienes”,

¿qué deberemos temer

nosotros, quién, quién nos vence?

Si tenemos para ser

hombres nuevos y mujeres,

las mejores vestimentas

que pudieran imponerse,

si el terciopelo nos viste

con el morado y el verde,

si el uniforme de músico

nos da un lugar diferente,

si todo está ya aguardando,

¿no hay que cambiar, no hay que verse

transfigurado con Cristo

para la noche del Viernes?

A revestirnos con Cristo

vamos, hermanos: conviene

dejar atrás nuestra antigua

forma de ser, los biseles

que están ocultando ahora

lo mejor que tu alma tiene.

Jesús dijo a Nicodemo,

uno de sus hombres fieles:

“Tienes que nacer de nuevo,

si en el Reino sueñas verte”.

Vamos a nacer de nuevo,

vamos a ser diferentes,

cada uno en nuestra forma,

cada uno en lo que viese,

que puede nacer de nuevo

y en naciendo consiguiese

sentir que le pesa menos

la cruz que siempre nos vence.

Queremos nacer de nuevo,

igual que nace y convierte

el paso de palio el templo

en jardín donde convierten

la plata y malla bordada,

poco a poco, lentamente

en trono de gracia y sal

donde la Virgen pasee.

Queremos nacer de nuevo,

lo mismo que nace y crece

nuestro paso de misterio

que es a la vez barco y puente,

igual que el altar de insignias,

igual que la luz que enciende

y el aroma que embriaga

y el abrazo del que siente

que cumplida la estación,

lo mejor que decir puede

será trazando una cruz:

“Madre, hasta el año que viene”.

Queremos nacer de nuevo,

y Él también, Jesús, quisiese,

ver que los de la Esperanza

como azahares florecen,

y en floreciendo retoman

con fuerza lo que pidiese.

Nuestro ejemplo debe ser

ese Cristo, que obedece,

Cristo de las Tres Caídas,

sabes que vengo a ofrecerte

en mi Pregón y en mi alma

Tres Caídas que compensen,

las que en tu cuerpo sufriste

vivo, sangrante, paciente.

Yo te arrodillé mis versos,

y arrodillados los fieles

contigo en el Monumento,

veneraron dulcemente,

el madero de tu cruz,

que es nuestra cruz permanente.

Yo quiero nacer de nuevo,

para que tu cruz me pese,

y en la cruz de cada día

siempre tu abrazo me encuentre.

Caer contigo, Señor,

levantarme tantas veces,

yo se que tú me alzarás

siempre que vuelva a caerme.

Que tú sabes de las cruces

que los jóvenes sostienen,

sabes que estamos dispuestos

a aguantar lo que nos echen

si es porque pesa tu cruz

y tu ejemplo y tu simiente.

Levántame si me caigo,

déjame seguir, prométeme

que has de convertir mis dudas,

en costeros que resuelven

dando tres pasos, Señor,

y volviendo a andar de frente.

Repíteme cada tarde,

dímelo Jesús: “Conviértete”,

ayúdame a transformar

mi ceniza en hombros fuertes,

y si me vuelvo a caer

y otra vez caigo, sujétenme

tus manos para que sepa

que no dejas de quererme.

Que están tus oídos atentos

a mi súplica y disuelves

los tropiezos del camino

las dudas, y aunque reniegue,

sigues estando conmigo,

Jesús de la cruz doliente.

Caer contigo, Señor,

cayendo me hará consciente,

de que es verdad, que debemos

nacer de nuevo en tu muerte.

Puesto que soy Tres Caídas,

se tú Simón de Cirene.

Caerme yo por mis faltas

y tú a levantarme vienes,

no me hará falta que busquen

un hombre de campo fuerte,

porque el más fuerte, el más grande,

el Señor Omnipotente,

sabrá caerse conmigo

para levantarme siempre.

Ya que somos Tres Caídas,

se tú

Simón de Cirene,

y alívianos nuestras cruces,

que nos pesan, que nos duelen.

Las cruces de las cuaresma

quiero, Señor, ofrecerte,

quiero que me hagas de nuevo,

que otra vez, Jesús, modeles,

el barro de nuestra débil

existencia. ¡Conviérteme!

Abrázame como

al hijo

pródigo que se perdiese.

Abrazándome podré

decir a los que te ofenden:

¡Después de mis Tres Caídas

no has dejado de quererme!

http://www.esperanza-de-triana.com/CULTOS/PregndlJuventud2011.pdf

Visitas: 130

Comentar

¡Necesitas ser un miembro de Cofrades para añadir comentarios!

Participar en Cofrades

Sobre


Publicidad

 




 

Pasión en Sevilla

Música

Cargando…

© 2019   Creado por Pasionensevilla.   Tecnología de

Emblemas  |  Reportar un problema  |  Términos de servicio