Cofrades

Foro y Blog Semana Santa Sevilla



Desde que se conoció la noticia en la que se decía que la Esperanza de Triana sería trasladada a la Santa Iglesia Catedral para celebrar el XXV Aniversario de la Coronación Canónica, algo en mi corazón me decía que ese 6 de Junio de 2009 iva a ser muy especial.
Tenía que hacer todo lo imposible para poder estar en Sevilla ese fin de semana y así fue. Tanto tiempo de espera tuvo su recompensa.

El viaje fue largo, 300 kilómetros para poder ver a la Reina de Triana de nuevo en la calle. Pude verla en la Madrugá, pero no pude disfrutar de ella por los altercados de la Magdalena y esta era la oportunidad perfecta para verla y recrearme con ella sin miedo y sin lejanía, delante de ella sin perder de vista esa mirada que llena de Esperanza todos los corazones.

La espera el sábado por la tarde también fue larga, estuve con ella en la Catedral hasta que a las seis calló una fuerte lluvia. En la calle se escuchaba decir que tenía que salir, ya sea a las siete, a las ocho, a las nueve o a las diez de la noche, pero que hoy la Esperanza volvía a Triana, y precisamente por eso lloraba Sevilla a esa hora, estaba triste porque perdía la Esperanza, hasta el año que viene.

Al fín, entre los último rayos del día la Virgen salió de la Catedral entre vivas y palmas, acompañadas de lejos por el alegre sonido de las campanas de la Giralda, que pocas veces sonaron como se pudieron escuchar ese día. Venía guapa y un poco más elegante que de costumbre, pero con la misma exuberancia de siempre, ofreciendo a Sevilla junto a su pañuelo su flor de pureza, esa rosa temprana que auxilia a los Crsitianos.

Desde la calle Alemanes, pasando por el Ayuntamiento, pude disfrutar de Ella en una noche más bien fresca llena de Esperanza. Sì, el paso de la Señora fue eterno por las calles Zaragoza y Reyes Católicos, pero toda Sevilla necesitaba de su Esperanza. La llegada a su barrio fue apoteósica, en la Capilla del Carmen empezó el recorrido por su barrio, allí se le cantó una canción en la que se decía que este Junio era diferente, que aunque sin corona, Ella sería la Reina siempre de Sevilla. El paso por la calle Antillano Campos no pudo se más bonito. Me llevé empujones y pisotones pero el ver a la Esperanza de Triana con las luces del alba al fondo, aún con las velas encendidas por esa divina calle no tiene precio. Y la entrada en la Capilla de los Marineros ya con la luz del día fue el broche de oro a una jornada en la que hasta el ser humano con menos esperanza pudo haberla recuperado su hubiese estado en Sevilla.

Yo necesitaba de su Esperanza y vine de nuevo a casa lleno de Ella.

Visitas: 87

Comentar

¡Necesitas ser un miembro de Cofrades para añadir comentarios!

Participar en Cofrades

Sobre


Publicidad

 




 

Pasión en Sevilla

Eventos

Música

Paused...
  • 1.
    adaptacion de marcha

© 2020   Creado por Pasionensevilla.   Tecnología de

Emblemas  |  Reportar un problema  |  Términos de servicio