Cofrades

Foro y Blog Semana Santa Sevilla


Me gustaría que dejarais constancia por escrito de los acontecimientos de la pasada Madrugá. No se trata de alimentar rumores, sino de contar qué visteis, dónde y cómo sucedió, a qué hora y con qué protagonistas. A ver si entre todos conseguimos que luzca la verdad y que no se queden estos incidentes en nada, como ya ocurrió con las carreritas de 2001: jamás se aclararon. Espero vuestros testimonios con todos los detalles posibles.

Visitas: 432

Comentar

¡Necesitas ser un miembro de Cofrades para añadir comentarios!

Participar en Cofrades

Comentado por chicotriana en octubre 15, 2009 a 7:52pm
te contesto algo tarde pero te voy a contar lo q vi yo.yo estaba en el 1 tramo de palio de la esperanza d etriana de nazareno y cuando bajamos el puente se noto el ambiente de la gente algo raro ahbia muchisima gente nose si con lo dle metro perovamos ,y escuche una avalancha de gente corriendo ,lo qpaso esta claro son gnete q se pone a correr y asustan ala gente como en el año 2000 por ciero fueron 4 veces en reyes catolicos lo delas carreras,yo me quede en mi fila y noi memovi ivba cerca del paso pero muchos sefueron con el miedo .yo seguire saliendo si dios quiere pero hay muchos q ya se o pienasn en salir ya no de nazarenoi si no de ver la madrugada .es de verguenza q dejen hacer botellonas en la calle betis y paseo colon se pponene hartios d beber desde el jueves santo y el cecop no hace nada? hay q controlar ms esos puntos q son mu conflitivos
Comentado por Juan Vajo en mayo 5, 2009 a 5:22pm
Yo estaba en la Magdalena, y lo que viví todavía hoy no ha conseguido quitarme el amargor que me produjo. Ni sé lo que quiero, ni siquiera sé qué opino al respecto. Me ha dejado totalmente confundido.
Estaba en la plaza de la Magdalena con O´Donnell, ya habían pasado los primero tramos de nazarenos, cuando se oyó un zumbido extraño, estoy convencido que era algo grabado. Y empezaron las carreras. Me vi envuelto, sin quererlo, en una situación un poco desagradable emocionalmente con un chaval que estaba junto a nosotros, tanto que no me he recuperado. Ahora mismo mi Madrugada es un poco pesadilla todavía. Escribí un post al respecto y no he conseguido escribir todavía el siguiente, cada vez que pienso en Semana Santa, la memoria me traiciona y me devuelve el zumbido y la sensación de angustia. Éste fue mi "hecho aislado", tan aislado que me ha separado de mi Madrugada no sé por cuánto tiempo.
Comentado por Sr. Adobo en abril 30, 2009 a 5:22pm
Lo que ocurrió no fue una mera discusión que derivara en un enfrentamiento de dos individuos. No señor, la calle tembló literalmente en varias ocasiones, bajo el previo aviso de gritos secos y cortados por el aire, y posterior avalancha de personas. Si ante eso, perder la calma y la seguridad, es de histéricos, yo lo soy. Y ojo, que yo no dejé a mi Cristo sólo, yo terminé de realizar mi estación de penitencia. Pero, lo que no es de recibo, es ver a chiquillos vomitando de miedo con su túnica puesta, mujeres de una edad avanzada desmayadas, ancianas/os temblando estrellados literalmente en los escaparates, y un largo etc. de "detallitos de histeria". Yo es la segunda vez que lo vivo, y solo me queda decir: basta ya de inseguridad en la madrugá, basta ya de la permisividad ante las botellonas continuas en plena calle, basta ya del consumo excesivo de estupefacientes ante la mirada imperturbable de agentes de seguridad, de propios, y extraños, basta ya de una continua falta de respeto para con los cuerpos de nazarenos, acólitos, bandas, y demás integrantes de las diversas cofradías que conforman La Madrugá sevillana, basta ya de tener que aguantar la violencia, el "aquí mandan mis huevos", reflejo de lo incívico y falta de vergüenza de unos hijos de ramera que solo van a lo que van.

Aunque la gravedad del asunto no radica en cual fue/fueron los focos principales de los desgraciados acontecimientos, de si fueron en una calle u en otra, de si fue reflejo de la embriaguez de un individuo, de un nuevo caso de violencia de género en plena calle, si no el hecho en si de lo que desencadenaron los mismos. Ya no se trata de saber a ciencia cierta lo que ocurrió, ni tan si quiera si lo que desencadenó dicha "histeria" fue o no de peso en concordancia con lo mencionado, NO, se trata de QUE NO VUELVA A OCURRIR MÁS y que NO SE VUELVA A OBVIAR, NI A NINGUNEAR LA INTEGRIDAD FISICA Y SIQUICA DE CIENTOS DE PERSONAS. A ver si es posible que nos enteremos de una vez.


Pero claro, esto se soluciona de una manera muy sencilla. Reunión de hermanos mayores del dia (madrugá), con posterior decisión de no "echar" la cofradía a la calle hasta que no pongan los medios suficientes para solucionar los problemas descritos anteriormente. Que den el golpe en la mesa, pero que lo den ya, y que se acontundente. La Hermandad de El Silencio, El Gran Poder, La Macarena, El Calvario, La Esperanza y Los Gitanos, no ponen su patrimonio más valioso, el HUMANO, en la calle. Verás lo pronto que intentan solucionar el asunto
Comentado por Chema en abril 22, 2009 a 8:53pm
Para no dejar este tema, y que no se pierda como tantos otros con el "pasotismo" (intencionado o no) de las autoridades sevillanas dejo una prueba audiovisual tras explorar "Youtube":

http://www.youtube.com/watch?v=z7Vg07mMRJs

En los segundos 1:00, 1:01, 1:02 se ve claramente como una masa de gente corre desde el Pizza Hut de la avenida Reyes Católicos en dirección al puente de Triana. Sé que no da demasiada información, pero si algún día las fuentes oficiales dan datos, se pueden comprobar cosas tan básicas como si realmente fue la escena de maltrato la que provocó esto, viendo en qué acera sucedió el crimen y en cuál la estampida. También hay voces que dicen "Otra vez" intuyéndose que no era la primera en aquella zona.

Para lo que suele ser el fenómeno "Youtube" he visto pocos vídeos relacionados con los sucesos de la Madrugá, espero que la gente no se eche atrás a la hora de vislumbrar lo ocurrido.

Un saludo.
Comentado por Chema en abril 21, 2009 a 9:08am
Hola, dada la importancia de lo acaecido, me limitaré a relatar los hechos que viví en persona, para tratar de esclarecer lo sucedido y así eliminar el miedo. Porque aunque para los promotores de lo oficioso no pasara nada, el miedo no es racional. Y por mucho que digan, no es posible evitar el pánico, ya que no es otra cosa que fruto del miedo.

Dónde, a qué hora y con qué protagonistas:
Eran las 4:30, La Macarena estaba en La Campana, tras ella la cruz de guía de El Calvario, el Cristo de El Calvario en la calle Velázquez y la cruz de Guía de La Esperanza de Triana y varios tramos del paso de Cristo encajados en la confluencia de la calle O'Donnell con Velázquez. Yo me encontraba con mi novia y dos amigos justo en la esquina de esa confluencia, en el lado izquierdo de la cofradía de El Calvario, y con vistas hacia la calle Velázquez con Rioja y hacia gran parte de O'Donnell.

Qué y cómo sucedió
Cuando llevábamos esperando unos 15 minutos se escuchó un tremendo estruendo, un ruido que en décimas de segundo pasó de un gran murmullo al rugido ensordecedor de una estampida. Y confirmo lo que muchos dicen acerca de que es el sonido del miedo, pues no había hecho más que escuchar esa apisonadora acústica cuando el miedo se apoderó de mí, y acto seguido una multitud se echó sobre mí. Sin faltar a la verdad, puedo asegurar que no fue más de un segundo lo que pasó entre que escuché el ruido y lo que la gente tardó en empezar a correr. Como cuando nos pegan un susto y saltamos, pegamos un respingo, o como cuando se cae algo a nuestro lado y huimos del punto donde se produce la caída. La gente huyó, desapareció de esa esquina de O'Donnell con Velázquez como si alguien hubiera puesto una bomba en ese punto exacto. Y digo desapareció porque tras el ruido, mi novia y yo nos agarramos como para empezar a correr. Sin embargo, yo tenía mi cámara de fotos fuera, y no me preguntéis por qué, pero tras el respingo intenté meterla en la funda para que no le pasara nada. Temblando, me vi incapaz de meter la cámara en su bolsa, y levanté la vista hacia la calle O'Donnell. Hasta donde me alcanzaba la vista parecía que la cofradía seguía normal. No obstante, en aquella esquina no había nadie apoyado en la pared más cercana a O'Donnell, nadie en la puerta de la farmacia. Nada del cuerpo de nazarenos de la Esperanza de Triana, salvo dos nazarenos corriendo sin el capirote. Era como si todo hubiera surgido de allí, de aquella esquina. No fueron más de dos o tres segundos los que estuve mirando, y con el miedo en el cuerpo, recordando la Madrugá del 2000 fuimos hacia donde estaba todo el mundo, en la fachada de los comercios de la calle Velázquez, preguntándonos mi novia y yo qué había pasado y dónde estaban nuestros amigos. Los vimos y estaban como todo el mundo: nerviosos pero intentando calmar a gente que aún corría. Todo el mundo miraba hacia los lados y decía "otra vez no", "otra vez los mismos tontos". Acallamos rumores de navajas y peleas, y el sentir general era de que alguien había empezado a correr allí mismo.

En cuestión de dos minutos el cuerpo de nazarenos de El Calvario estaba reorganizado, ya que había quedado casi íntegro, pero desplazado. Los tramos de Cristo de la Esperanza de Triana tardaron algo más, pero conociendo ahora lo efímero de todo aquello, puedo intuir que se reorganizaron de O'Donnell hacia Velázquez, y de más hacia la campana hacia donde se encontraba la cruz de guía antes del suceso. He de decir que cuando llegaba la cruz de guía de la Esperanza de Triana la acompañaban unos seis agentes de la Policía Nacional. Cuando pasó todo aquello no los vi por ningún lado. No sé si subieron a O'Donnell, protegieron La Campana, pero tardé en volverlos a ver (unos cinco o seis minutos, reitero que todo fue fugaz).

Qué vi
Aunque lo que acabo de relatar es lo que realmente vi, y sucedió desde mi perspectiva, ahora quiero centrarme en lo que me fijé. Todo fue muy rápido: un estruendo, una carrera, miedo, en un minuto. La reorganización de los nazarenos y de las filas de gente para ver las cofradías, dos minutos. La calma tensa duró todo el tiempo que estuvimos ahí. Vimos al Cristo del Calvario y a Nuestra Señora de La Presentación con el corazón aún encogido, la gente aún murmurando. Disfrutamos como pudimos de esta cofradía, pero tras el paso de ésta, llegaron las preguntas de la gente. Gente de aquí y gente de fuera, preguntando qué vimos, y otra vez el sentir general de que alguien había empezado a correr desde allí mismo. Nos preguntamos que por qué aquello no se podía vigilar. Me pregunté cómo la cámara sobre la tienda de "Diesel" que cogían incluso el monumento a Pastora Imperio no proporcionaron grabaciones la otra Madrugá, y me pregunté si esta vez pedirían las grabaciones.

No sé qué pasará esta vez, pero cundió el pánico, como no puede cundir en otra noche salvo la Madrugá. La gente está vulnerable, no porque no desee quedarse quieto y aguantar sin destrozar la Semana Santa, sino porque sabe que la masa no se quedará quieta, y puede pisotearla. La gente fue civilizada, pero sus caras delataban miedo, e indignación por no poder alcanzar el recogimiento de contemplar sus imágenes más veneradas. No podemos dejar pasar o dejar de investigar aquello que acaba con lo más básico de la Semana Santa, que nos hace mirar con nerviosismo a todos lados incluso cuando ya está el paso enfrente nuestra. Hasta que no caigan los culpables, la Semana Santa seguirá rendida a los miserables que en su noche más grande, utilizaron la mejor arma contra el hombre: el miedo. Y a los que quieren silenciar esto, por lo que fuera, decirles que la gente turista sabe lo que pasó, y presencia lo que pasa. Vi a gente de otras partes de España con cara de incredulidad, con el miedo de saber que algo tan vasto como una masa de miles de personas puede formar una oleada de caos en cuestión de segundos. La Semana Santa ha sufrido quizás otros males peores en sus años de historia, pero está en nuestras manos cuidarla y protegerla en nuestros días.

Un saludo.
Comentado por Francisco Javier Vera en abril 20, 2009 a 12:03pm
Paco, yo quiero que miremos un poco más allá de la semana santa, me explico: ¿estos acontecimientos son aislados en la madrugada o se repiten cada fin de semana por las calles de sevilla? Cuantas veces leemos en la prensa de los domingos o lunes que ha occurrido una pelea en tal sitio, que a x persona un grupo le ha pegadouna paliza,...

por lo tanto creo que la seguridad en un problema que tiene sevilla durante todo el año, y que se manifiesta exponencialmente durante la madrugada por el gran numero de personas que hay en las calles.
para los que realizan estos actos lo único que cambia es el centro de interés que en vez de realizarlo en la puerta de un bar de copas, lo hacen viendo una cofradia, pero realizan lo que harian cualquier madrugada de cualquier finde del año.

PD: ¿Estamos invadiendo su horario y territorio?¿o no hay suficiente mediadas de seguridad? y como he leido, ¿ si se ha producido en los mismos lugares que en 2001, porque las medidas no son más eficaces, si ya se conocen los puntos más conflictivos?
Comentado por Javierista del Centro en abril 19, 2009 a 2:49pm
Yo me sali de la Campana, para ir a por café a la C/ San Eloy, serian las 03.30 de la madrugá, cuando , dentro de la cafetería, nos vino una avalancha de gente por esa calle. Gracias a dios, la gente paró la estampida cerrando las puertas de la cafeteria. Al regresar a las sillas de Campana (situdas en la esquina de la zapateria Nicolas, esquina Odonell- Campana), nos comentaron que allí, también habia habido movimientos de sillas. Fué espantoso, y lo peor es que ya no pudimos vivir el resto de la Madrugá tranquilos.Solo una pregunta....? Porque se intenta ocultar? Las autoridades pertinentes, no piensan hacer nada?
Comentado por Manolo gaditano en abril 17, 2009 a 9:23pm
Admirado Paco, aunque gaditano de nacimiento pero sevillano de corazón, llevo más de quince años acudiendo a mi ineludible cita con la Semana Santa sevillana, que comienzo el viernes de dolores hasta el domingo de resurrección. Son muchas, en estos años, las madrugadas vividas y todas ellas con muchisima intensidad, por la carga emotiva que ella misma conlleva tan llena de contrastes en si misma. Pero de unos años acá, somos muchos, sevillanos y visitantes, los que estamos optando por volver a nuestras casas, a cierta hora, para posteriormente al alba, volver a salir para contemplar a las Hermandades que van de vuelta hasta sus templos. Y te garantizo que el ambiente, en solo unas horas, es totalmente diferente. Se ve mucha mas gente en los recorridos de vuelta, una vez abandonada la S.I. Catedral, que en la madrugá propiamente dicha. En Sevilla, la madrugá se está viviendo con autentico miedo. ¿A qué? no se sabe. Y han pasado unos cuantos años desde aquella fatidica y seguimos sin saber porqué corriamos y huyendo de que. Sin que sirva de comparación, por supuesto, te diré que el sábado de carnaval aquí en Cádiz, se está convirtiendo en mas de lo mismo. El centro de la ciudad es un autentico peligro pero ..... ¡silencio! ¡que no se le de mucha publicidad! ¿Por qué? supongo, que como la madrugá sevillana, para no espantar a los miles de visitantes que acuden a la capital y que favorece de forma considerable al sector hostelero de la ciudad. En definitiva como decía un articulista de esta pagina en el día de ayer "algo habrá que hacer" y no minimizar lo que es un hecho grave y que desde el propio Ayuntamiento, pasando por medios de comunicación, no interesa, no magnificar, sino situarlo en su justa medida que no es otra que en la madrugá sevillana se está pasando miedo. Un fuerte abrazo desde Cádiz.
Comentado por Manolo gaditano en abril 17, 2009 a 9:23pm
Admirado Paco, aunque gaditano de nacimiento pero sevillano de corazón, llevo más de quince años acudiendo a mi ineludible cita con la Semana Santa sevillana, que comienzo el viernes de dolores hasta el domingo de resurrección. Son muchas, en estos años, las madrugadas vividas y todas ellas con muchisima intensidad, por la carga emotiva que ella misma conlleva tan llena de contrastes en si misma. Pero de unos años acá, somos muchos, sevillanos y visitantes, los que estamos optando por volver a nuestras casas, a cierta hora, para posteriormente al alba, volver a salir para contemplar a las Hermandades que van de vuelta hasta sus templos. Y te garantizo que el ambiente, en solo unas horas, es totalmente diferente. Se ve mucha mas gente en los recorridos de vuelta, una vez abandonada la S.I. Catedral, que en la madrugá propiamente dicha. En Sevilla, la madrugá se está viviendo con autentico miedo. ¿A qué? no se sabe. Y han pasado unos cuantos años desde aquella fatidica y seguimos sin saber porqué corriamos y huyendo de que. Sin que sirva de comparación, por supuesto, te diré que el sábado de carnaval aquí en Cádiz, se está convirtiendo en mas de lo mismo. El centro de la ciudad es un autentico peligro pero ..... ¡silencio! ¡que no se le de mucha publicidad! ¿Por qué? supongo, que como la madrugá sevillana, para no espantar a los miles de visitantes que acuden a la capital y que favorece de forma considerable al sector hostelero de la ciudad. En definitiva como decía un articulista de esta pagina en el día de ayer "algo habrá que hacer" y no minimizar lo que es un hecho grave y que desde el propio Ayuntamiento, pasando por medios de comunicación, no interesa, no magnificar, sino situarlo en su justa medida que no es otra que en la madrugá sevillana se está pasando miedo. Un fuerte abrazo desde Cádiz.
Comentado por Estudiante en abril 16, 2009 a 1:05pm
Yo estuve presente en la segunda (según dicen) avalancha de Reyes Católicos. Concretamente en el cruce con la calle Julio César. Llegamos justo cuando el Cristo de las Tres Caídas se alejaba hacia Rioja. Remontamos un poco la calle en busca de un lugar más aliviado cuando, sobre las 4:15, empezó a sonar un ruido desde más arriba de Reyes Católicos que ponía los pelos de punta. Era como un rugido que crecía cada vez más de volumen. Al mirar en esa dirección vimos cómo mucha gente venía corriendo hacia nosotros. Nuestra primera reacción fue quitarnos de enmedio, pero no corriendo, sino echándonos a un lado. La gente empezó a gritar: "no corráis, no pasa nada", y la cosa se fue calmando.
En seguida vi cirios rotos, nazarenos llorando, una chica se desmayó cerca de mí...en fin, un caos. Al rato se dio el aviso desde los balcones de Julio César que por allí iba el causante de todo. Lo trajo alguien que parecía ser de la policía secreta y lo acorraló contra una furgoneta de la policía. Todo el mundo lo increpaba y lo insultaba. Los aplausos hacia la hermandad eran continuos y los nazarenos se apresuraban hacia Rioja.
Más o menos un cuarto de hora después llegó la policía y la Guardia Civil (todos con la medalla de la Esperanza de Triana) y se llevaron al tipo. Sólo al día siguiente supe que lo que había hecho es pegarle a su mujer, porque en el momento se decía de todo.
Y eso es todo lo que viví.

Sobre


Publicidad

 




 

Pasión en Sevilla

Música

Cargando…

© 2019   Creado por Pasionensevilla.   Tecnología de

Emblemas  |  Reportar un problema  |  Términos de servicio