Cofrades

Foro y Blog Semana Santa Sevilla


Nunca me había planteado el tema sobre el que os voy a hablar. Resulta que mi querido amigo Jesús, al que yo llamo hermano porque así lo siento, me planteó el otro día que escribiese un blog sobre cómo siente una trianera su barrio, su día a día, su Esperanza… Pues bien, hermano, aquí voy a intentar explicarte qué siento cada vez que piso las calles de mi bendito barrio.

Pues el día a día de una trianera en su barrio es muy común al que todo el mundo pueda tener en el suyo o no, según como se mire. Porque aquí en Triana todo el mundo se conoce, yo veo a mi querido barrio como un pequeño pueblo donde todos los vecinos se conocen y comparten sus cosas. Aunque hoy día, desgraciadamente, esto se está perdiendo cada vez más. Mi barrio tenía arte antiguamente cuando existían esos patios de vecinos donde todo era de todo el mundo y las puertas de las casas permanecían abiertas de par en par.

Pues bien, mi día a día comienza todas las mañanas lejos de mi barrio, en la Avenida Ciudad Jardín donde está la facultad donde estudio. Ahí comienzo a echar de menos el ambiente de mi barrio, su olor, su gente, sus calles… Pero la lejanía no lo puede todo porque Triana viene conmigo. Cada vez que abro mi cartera para subirme al autobús ahí está la estampa de Ella, la que me ha robado el corazón con su mirada de ángel, y tan sólo con mirarla ya me siento más cerca de Triana y siempre esbozo una sonrisa al ver su tez morena.


Al regresar a mi barrio me espera mi trabajo. Cada tarde al volver de la facultad trabajo limpiando portales para ayudar a mi madre. Compagino mis estudios de magisterio con el magisterio de coger la fregona. Mi trabajo no sale de mi barrio y para ir a uno de los portales tengo que pasar por uno de los barrios más hermosos y que mejor huelen de toda Sevilla entera: el barrio León. Hasta hace bien poquito los naranjos juguetones han estado regalándole a mi sentido del olfato el olor del azahar y han creado en mí un hermoso sueño primaveral al dibujar en mi mente cada tarde el palio de mi Virgen de la Salud saliendo de su parroquia o a su Hijo del Soberano Poder diciendo “Yo soy” por la calle San Jacinto. Pero todo queda ahí, en mi imaginación, y vuelvo a la cruda realidad.


Al caer la tarde me espera mi paseo por los callejones de Triana en compañía de una trianera de corazón, mi amiga Mari Ángeles. Juntas emprendemos el camino hacia la Esperanza, esa Esperanza que nos ha unido y a la que le gusta vernos juntas. Mientras caminamos nos embriagamos del aire marinero de Triana y nos dejamos envolver por la magia de sus calles. Por Rodrigo de Triana se suele escuchar una guitarra flamenca, unos pasos más adelante una soleá de Triana o un taconeo. Por Pelay Correa se adivina la torre de Santa Ana y nuestro pulso incrementa su latido poco a poco hasta llegar a sus puertas. Una vez dentro de Santa Ana el tiempo ya no es tiempo, no hay reloj que marque los minutos frente a Ella. Delante de la reja nos apostamos a rezar y todo parece detenerse. Mis labios temblorosos no atinan a rezarle porque su cara y su mirada me desconciertan. Y cuántos recuerdos me vienen al mirarla y al mirar a su Hijo. Me viene el recuerdo de tanta y tanta buena gente que he conocido a sus plantas… Y en particular, hermano, me viene tu recuerdo cada vez que miro al Señor de las Tres Caídas, porque lo veo con esa mirada tan dulce y a la vez perdida, abatido por el peso de la cruz… Y siempre le pido que te traiga pronto ante Él porque sé que tu corazón vive preso de su semblanza y de Triana.


Antes de volver a nuestros respectivos hogares pasamos por la calle Betis desde donde contemplamos sentadas en la zapata la inmensa belleza del puente que sirve de unión entre Triana y Sevilla. Ese puente que al cruzarlo ya puede decir uno: “ya estoy en Triana o en la misma gloria”. Pero no sólo podemos admirar el puente, sino también la Torre del Oro y podemos adivinar parte de la Giralda y la Real Maestranza. Y si a todo esto le ponemos de banda sonora los sones cigarreros que cada noche ensaya en el muelle de la sal… pues más no se puede pedir.


Y así termina un día cualquiera para una trianera cualquiera. Ahora sólo me queda seguir soñando día a día con la llegada del día grande de Triana: el Viernes Santo. Triana despierta de su letargo en la noche de la luna del parasceve. Triana es testigo fiel de su Esperanza en la noche cuando cruza el puente o de su Cristo expirante en la tarde de ese mismo día, cuando el Cachorro moribundo exhala su último aliento; Triana testigo fiel de su último paso de palio en la tarde del Viernes Santo, el de María Santísima de la O que va derramando su pena por la calle Castilla.


Pues bien, amigos, esto es lo que me pidió mi querido hermano y yo he intentado reflejarlo lo mejor que he podido o he sabido. Pero lo que no os he contado es lo orgullosa que me siento de saber que personas como tú, Jesús, aman y sienten mi barrio aun no siendo trianeros. Pero sin duda lo son de corazón. Por ello este blog va dedicado a todos ellos. Gracias a todos por hacerme sentir orgullosa y privilegiada de haber nacido en este rinconcito con tanto duende. Triana en los ojos de una trianera.

Visitas: 1346

Comentar

¡Necesitas ser un miembro de Cofrades para añadir comentarios!

Participar en Cofrades

Comentado por MADRUGA en abril 13, 2010 a 4:34pm
he sentido la necesidad de leer de nuevo este maravilloso texto que describe maravillosamente, lo que es uno de mis mayores tesoros, compartir tu dia a dia, disfrutar de triana, de la mano de una trianera inigualable. te quiero noe, te veo luegooooooooooooooooo. bsoteeeeeessssssssssssss

.
Comentado por Bracero en diciembre 17, 2009 a 3:29pm
Como dice la canción: "El corazón que a Triana va, nunca volverá", y es verdad, el mío se quedó allí desde la primera vez que pisé la el Puente. Muchas Gracias y felicidades por ser tan trianera.
Comentado por Feliciano Arregui en diciembre 8, 2009 a 8:48pm
Bonito queda corto, pa decirte que lindo lo has plasmao, Triana ha de sentirse orgullosa de la gente como tu, las que sabeis disfrutarla dia a dia, y en cada momento, de mi morena y mi cristo de miel ellos seguro estan orgullosos de tenerte cerca cada dia. Un abrazo siempre de Esperanza.
Comentado por Julia Baquet de Pablo en diciembre 2, 2009 a 5:00pm
Que dia tan bonito.
Comentado por Manuel Hormigo Ortiz en diciembre 2, 2009 a 1:38pm
preciosoooooooo...un fuerte abrazooo
Comentado por TRIANA FOREVER en diciembre 2, 2009 a 11:37am
OJÚ PAISANA.ME PARECE KE TE VOY A TENER KE METER DENTRO DE LOS BLOGS DE PREGONES KE ESTOY PONIENDO,¡¡ VAYA TELA MARINERA !! Y NUNCA MEJOR DICHO LO DE MARINERA.OJALÁ PUDIERA YO TENER TÓ EL TIEMPO KE TIENES TÚ PA DISFRUTAR DE NUESTRO BARRIO Y NO ESTAR AKI CURRANDO TANTAS HORAS EN EL EXILIO DEL POLIGANO STORE.KE ESTOY ASFIXIAO SIN EL AIRE DE TRIANA JAJA UN BESOTE ARTISTA Y...YA KEA MENOS.-
Comentado por trompeta-sangre en diciembre 2, 2009 a 9:41am
Muy bella manera de compartir tus vivencias.
Comentado por Felipe de Pablo Lorenzo en diciembre 2, 2009 a 12:15am
¡Viva Triana y ésos maravillosos ojos que la contemplan, pertenecientes a quién nos ofrece esta magnífica entrada!. Leyéndote me he sentido pasando el Puente y llegando al Altozano, me parece haber seguido mi paseo por las calles de San Jacinto, Pureza, Castilla...visitando a todas esas imágenes tan queridas.
Que Ellas te guarden siempre, amiga Trianera.
Un fuerte abrazo.








Que el Señor de las Tres Caídas te guarde siempre, amiga Trianera.
Comentado por tianera en diciembre 1, 2009 a 11:42pm
y que digo yo?sin ser trianera es ver el puente y ponerme a temblar y hasta solo verlo en la tele u oir triana y sevilla o ver una matricula de sevilla y ...en fin soy una enamorada de vuestra bendita tierra y desde que estoy aqui parece que ouedo tocarla con los dedos asi que al leer tu declaracion de amor me ha echo sentir que estaba alli contigo ...
te mando un fuerte abrazo
Comentado por ENCARNACIÓN CASTRO DÍAZ en diciembre 1, 2009 a 11:25pm
Bueno lo acabo de leer un par de veces, porque con una no me ha bastado para sentir esta emosion que ahora tengo. Yo tuve la suerte de nacer en la calle Rodrigo de Triana hace ya muchos años. Luego la vida me ha llevado a muchos lugares y todavia no he recalado de nuevo en mi barrio, cosa que espero con ansiedad, pero si puedo decirte que tu hoy me has hecho vivir un poco mi infancia que transcurrio en todas esas marivillosas calles y sobre todo la "prazuela Santana" donde tanto he jugado.
Gracias por haberme hecho sentir por un rato como si estuviera ya de vuelta alli.
Sigue asi que personas como tu son las que hacen grande a nuestro BARRIO.

Sobre


Publicidad

 




 

Pasión en Sevilla

Música

Cargando…

© 2019   Creado por Pasionensevilla.   Tecnología de

Emblemas  |  Reportar un problema  |  Términos de servicio