Cofrades

Foro y Blog Semana Santa Sevilla


Un refrescante y gracioso relato de " La ciudad del mal gobierno "

Este relato no tiene que ver mucho con el mundo cofrade en el que nosotros nos movemos, pero yo como sevillano y curioso, cada vez que paso por la Puerta de Osario, me viene a la memoria sierta historia de nuestra ciudad que quisiera compartir con todos ustedes; hasta tal punto, que cuando pasen por la Puerta de Osario, se acuerden de esta curiosa historia de nuestra ciudad de Sevilla, como me pasa a mí.


Lo sevillanos se han quejado siempre ( y casi siempre con razón ) de la desorganización y mal gobierno con que se rigen los asuntos municipales de esta ciudad. Hay a propósito de esto, no una leyenda, sino un suceso real, ocurrió en el siglo XV y que viene muy al caso.

En la Puerta de Osario, existía desde hace mucho tiempo, una especie de puesto de control. Allí, un alguacil de la Hermandad, ( una especie de policía ), inspeccionaba las personas que entraba y salían por la puerta de la muralla, a fin de impedir que pudieran entrar algún facineroso, o que pudiera escaparse algún delincuente figitivo; a su lado había un almotacén o alguacil de impuestos, encargado de reconocer los carros y caballerías de carga que entraban en Sevilla, para hacerles pagar a sus conductores el albitrio o impuesto de las mercancías que transportaban; y finalmente había un escribiente, quien sentado ante una mesilla, y provisto de un tintero y pluma, anotaba cuidadosamente todos los entierros que salían por dicha Puerta Osario hacia el cementerio que estaba situado en la pendiente de lo que hoy es la calle Gonzalo de Bilbao, y quien cobraba religiosamente el impuesto de salida por cada intierro.

Ocurrió que cierto día, por una fuga de un preso de la Cárcel Real, se corrió la voz de que quizás el fugado, contando con cómplices, habría salido de Sevilla metido en un ataúd, y con acompañamiento fúnebre de sus cómplices, así que se hizo una indagatoria o pesquisa, por parte de los alcaldes de la Hermandad, a fin de comprobar todos los entierros que se hubieran hechos en Sevilla en aquel día. Y cuando acudieron al Ayuntamiento en demanda de las listas o anotaciones pertinetes, resultó que en el Ayuntamiento no existía ninguna lista del diario de entierros.
-Eso no es cosa nuestra -decía el secretario del Común.
-Quien lleva la cuestión de entierros es la iglesia; seguramente el señor provisor del obispo, o la colecturia de sufragios -dijo un regidor.
-No -insistió el alcalde de la Hermandad-; es aquí en el Ayuntamiento donde debe haber esos datos, puesto que ustedes tienen un funcionario en la Puerta Osario, y precisamente se cobran allí unos derechos, no para la iglesia sino para el erario municipal.

Revisaron la Plantilla de los empleados municipales, y por ninguna parte aparecía tal cometido de recaudación de arbitrio de salida de los entierros.

-¡ Pero ustedes lo saben tan bien como yo, que ese empleado existe, y que está allí ese control de entierros desde tiempo inmemorial !.
En efecto, todos los presentes conocían dicho puesto de control, y todos. más o menos, habían pagado alguna vez esos derechos al salir por la Puerta Osario con algún entierro de algún pariente o allegado difunto. Pero por ninguna parte aparecía ni las listas, ni el nombre del empleado recaudador, ni siquiera referencias de a que sección o servicio del Ayuntamiento correspondía aquella dependencia. Así que para aclararse, enviaron a la Puerta Osario a un portero, con encargo de que dijera al empleado de cobranza de entierros, que viniera al Corral de los Alcaldes, ( que era así como se llamaba entonces el Ayuntamiento que estaba situado en la actual calle Alcázares, desde su mediación, hasta la actual calle Santa ágela de la Cruz ).

Recogió el hombre su tintero y sus papeles, vino al Corral de los Alcaldes, y habiéndole preguntado que a qué sección municipal enviaba sus listas diarias, y de qué regidor o jurado dependía su servicio, con gran sorpresa todos, dio un gran suspiro y dijo: -Ea, señores, que no es como ustedes se piensan. Que yo no tengo nada que ver con el Ayuntamiento, ni pertenezco a ninguna sección, ni dependo de ningún señor Regidor ni Jurado.

Yo estoy en la Puerta Osario, porque allí estuvo mi padre que en gloria esté, y allí mi abuelo, Nuestro oficio es ése, como el del zapatero hacer zapatos, o el del saltimbanqui hacer títeres. Un oficio tan honrado como cualquiera otro. Yo me pongo en la Puerta Osario muy de mañana, emplazo mi mesita, apresto mi papel y mis plumas, destamo mis tinteros, y eso es todo. Ellos pasan, yo los apunto, y ellos me pagan por apuntarles. Un cuarto por cada difunto, que con cuatro entierro hacen un real de vellón; y con ocho muertos tengo los dos reales que me son necesarios para mantener mi casa, y dar pan a mis hijos.

-¡ Ay tan gran bellaquería ! -gritara todos descompuestos el secretario del Común, mesándose los cabellos.
-¡ Y ya desde su padre y su abuelo, lo que significa más de cincuenta años, cobrando un impuesto ilegítimo, y sisando al Ayuntamiento sus ingresos.
A lo que el Alcalde de la Hermandad apostilló filosóficamente:
-Yo había venido en busca de informes para capturar a un delincuente. Pero puesto que ustedes dicen que este hombre a sisado, y obrado ilegítimamente, yo me lo llevo preso, y ya no he dado mi viaje en balde.

Estuvo el hombre -quien por más señas dicen que no era cristiano viejo, sino moro de los últimos que quedaban en Sevilla-, obra de tres o cuatro meses en la Cárcel Real, y cuando salió de ella decidió tomar una sabrosa venganza.

Así que por la noche habiéndose provisto de un gran lienzo, hecho con varias velas o toldos, cosidos entre sí, escribió en él un enorme rótulo que decía :

" Caminate: llegas a la ciudad de la desorganización y del mal gobierno ".

Esta gigantesca pancarta la colgó de las almenas de la muralla sigilosamente, entre la Puerta Osario y la Puerta Carmona, de tal modo que cualquier viajero que viniera de la Corte de los pueblos, al asomar por la Calzada de la Cruz del Campo pudiera leer tan desvergonzado letrero.
Bueno: pues a la mañana cuando se vio el cartel, que todo el mundo comentaba con chanza, se suscitó un problema. ¿ Correspondía al Ayuntamiento mandar quitarlo ?. ¿ Tenía jurisdicción el Ayuntamiento en las murallas, que eran más bien una defensa o baluarte militar ?. ¿ No sería más razonable dirigirse al Alguacil Mayor de la Ciudad, que ni era del ramo militar ni del Ayuntamiento, pero cuya persona era depositario de las llaves de todas las puertas ?.

Claro que este cargo, más bien era honorífico, pues las puertas se cerraban con llaves por mano de los alguaciles del Común.....O bien que acaso sería cosa de los señores de la Casa Cuadra, puesto que podían considerarse como delito de desacato, y ello sería más bien jurisdicción de la Justicia Real.....

El resultado es que el letrero, por no aclararse a quién correpondía quitarlo, permaneció durante una semana colgado de las almenas de la muralla sirviendo de chacota, y demostrando que en realidad, su texto no estaba falto de razón. Tan de mal gobierno era el haber permitido durante cincuenta años, a un fresco el cobrar un arbitrio por su cuenta, como esto de no saber los trámites para descolgar un letrero burlesco.

FIN.
Espero que hayais difrutado de tan refrescante relato, en lo concerniente a nuestro queridísimo Ayuntamiento.

Visitas: 1620

Comentar

¡Necesitas ser un miembro de Cofrades para añadir comentarios!

Participar en Cofrades

Comentado por Manuel Sanchez de los Reyes en julio 19, 2011 a 1:12pm

En realidad la Sevilla nuestra, la de toda la vida que hemos conocido desde pequeño, ya no existe. Se la han cargado.

A Sevilla tenían que haberla respetado como se respeta a la monumental ciudad de Venecia.

Comentado por Felipe Bermudo en julio 19, 2011 a 10:36am

He pasado por tu pagina y he podido leer esta magnifico relato, en Sevilla la picaresca ha existido siempre..igual que los politicos con pocas luces, asi nos va, bueno un gran relato para estos dias de verano, un saludo Manuel

Comentado por Salva en julio 19, 2011 a 12:49am

Por eso Sevilla no es más guapa de lo que és. Por eso Sevilla, no deslumbra como una ciudad imperial. Por eso la capital de Andalucía, no forma parte, con todos los honores, del conjunto de ciudades más hermosas del planeta.

Porque a Sevilla, quien más quien menos. Desde el más pobre hasta el más rico. Desde la Iglesia al Estado. Desde el PP y el PSOE. Quien mas quien menos, más que amarla, protegerla, restaurarla. LA HAN EXPOLIADO.

Y por eso ahora, tantos que la amamos, lloramos sus cicatrices, no viendo en su bella fisonomía, la monumentalidad de sus hermosas, históricas y artísticas puertas, como la del Osario.

Comentado por maria luisa rubio azofra en julio 18, 2011 a 11:51am
Amigo Manuel, te has superado.  Ya vemos que la picaresca de nuestro pais viene de lejos.  jajajajaja
Comentado por Francisco A. Mazuecos. en julio 17, 2011 a 6:24pm
muy bueno amigo manuel, un saludo...
Comentado por TASIA en julio 10, 2010 a 9:42pm
No conocía esta historia y me ha encantado.
Enhorabuena
Comentado por Emi(Angel macareno) en julio 10, 2010 a 6:25pm
jajajajaja, me he partido de risa con el relato, como funciona la picaresca en este pais!!!, vamos! es que somos maestros. Me ha gustado mucho, sigue poniendo cosas así, que sean desconocidas como esta.
Un abrazo.
Comentado por Maria del Carmen en julio 10, 2010 a 5:00pm
Te envio un beso cofrade
María del Carmen
(Me ha costado tres correos)
Comentado por Maria del Carmen en julio 10, 2010 a 4:58pm
Los magos de la informática no me han dejado terminar, te iba diciendo que, quiero ser tú amiga y asi aprovecho el agradecerte tan curioso relato de la Puerta Osario
Comentado por Maria del Carmen en julio 10, 2010 a 4:55pm
Deseo ser tu amiga: Aprovecho la ocasión para agradecer tan

© 2019   Creado por Pasionensevilla.   Tecnología de

Emblemas  |  Reportar un problema  |  Términos de servicio