Cofrades

Foro y Blog Semana Santa Sevilla


Hace unos días, saltaba a la actualidad la noticia del deseo de que la imagen del Santísimo Cristo de la Expiración, popularmente llamado “El Cachorro” viajara a Madrid para presidir un vía crucis, con distintas imágenes, que representarán la Pasión y Muerte de Cristo, por las calles de la capital española, para celebrar la visita de su Santidad el Papa Benedicto XVI a ese lugar.
Dejando aparcados los distintos motivos que pueden inspirar este deseo, la idea en sí no parece haber encontrado una respuesta positiva entre los devotos de la imagen y sevillanos en general, que consideran que la imagen debe permanecer en su lugar habitual de culto, allí, donde termina la trianera calle castilla.

Unos opinan de la adecuada presencia de esta obra maestra del barroco español en Madrid y otros, entendiendo igualmente el valor artístico de la obra, apuntan, o apuntamos, la negativa a este hecho por considerar que esta simple circunstancia artística no significa una justificación para abandonar su lugar de culto, por algo que no signifique la necesidad de una actuación sobre la talla, que requiera de dicho traslado, evidentemente, más si pensamos que el Cristo no sólo es una obra artística, sino un emblema devocional de una ciudad, en este caso Sevilla, algo que le otorga unas características peculiares, como al resto de imágenes de nuestra Andalucía. El Cristo no es una imagen más, es un vecino más, como lo son tantas Patronas, Patrones, Cristos y Dolorosas. Y ahí no caben los préstamos, sobre todo porque ellos quieren la imagen más representativa de la expiración de Cristo, no al “Cachorro” por lo que es, sino por lo que representa, que aunque parezca lo mismo, el tiempo los ha lustrado de características distintas.

Entre todo ésto, mucho se ha dicho ya del sí y mucho del no acerca de ese viaje, cuando debemos ver que dentro de su propia Expiración, “El Cachorro” siempre está inmerso en su propio viaje eterno.

Él, que muere por amor hacia los hombres, siempre está pues, camino de la muerte, pero sin dejar de aferrarse a la vida. Ese es el viaje del cachorro: el que camina eternamente entre la vida y la muerte; un viaje que enseña sobre los ojos del puente de Triana y que seduce a la Giralda cuando lo pierde por la plaza del triunfo. Un viaje que es inseparable de su principio y su fin, que está en el Patrocinio de una Madre que bendice los días que pasa a los pies de su hijo, y es así, por haberla hecho Madre de la humanidad y poder repartir así su inmenso amor por el mundo.

Por eso la pregunta es inevitable: ¿Qué Sevilla no quiere que El Cachorro viaje?

Y la repuesta obvia: EL CACHORRO SIEMPRE ESTÁ VIAJANDO.

Visitas: 103

Comentar

¡Necesitas ser un miembro de Cofrades para añadir comentarios!

Participar en Cofrades

Sobre


Publicidad

 




 

Pasión en Sevilla

Eventos

Música

Paused...
  • 1.
    adaptacion de marcha

© 2021   Creado por Pasionensevilla.   Tecnología de

Emblemas  |  Reportar un problema  |  Términos de servicio