Cofrades

Foro y Blog Semana Santa Sevilla


Una Señora mas brillante que el sol. La Virgen de Fátima 7ª parte.





TRECE DE OCTUBRE, LA DANZA DEL SOL
A primeros de octubre, Portugal entero hablaba de las apariciones de la Virgen María en Fátima. Los peregrinos acudían de todo el país, llenando la carretera de Aljustrel, y rezaban en la Cova da Iria. Ya eran muchos miles los testigos de los fenómenos que acompañaban la venida de la Señora para hablar con los niños.

Era tal el interés de curiosos, periodistas, clérigos, y hasta médicos y personalidades de fama, por interrogar a los pastorcitos, que pese a las anteriores negativas, esta vez aceptaron una oferta de pasar unos días fuera del caserío de Aljustrel.

Llegó el 13 de octubre. En casa de Lucia, los amigos aconsejaron a los padres que no fueran ese día a la Cova da Iria, pero ellos decidieron acompañar a sus hijos pasara lo que pasara. Pero, por si acaso, se habían confesado el día anterior.

Desde temprano, y pese a la insistente lluvia, unas setenta mil personas se apretujaban en Cova da Iria para ubicarse lo más cerca posible de la encina en la que solía aparecerse la Virgen, cuando los tres pastorcitos, vestidos de fiesta, se acercaron a eso de mediodía, para esperar a la Señora.

Lucia gritó:

-¡Un relámpago! ¡Ya está aquí!

-Mira bien, hija mía. Ten cuidado de no engañarte, le sopló al oído su madre temerosa.

El rostro sereno de la niña, concentrada en la Visión, se tornó más hermoso, sonrosado, en éxtasis. Francisco y Jacinta, al lado, vieron igualmente la Aparición. El resto de la gente vio solamente la nube a unos seis metros de altura. Los pies de la Señora se posaban sobre los adornos puestos sobre el arbusto.

Lucia abrió el diálogo, y preguntó a la Aparición quién era.

-Soy la Señora del Rosario. Deseo que en este lugar se levante una capilla en mi honor, que se continúe rezando el rosario todos los días. La guerra va a terminar y los soldados no demorarán en regresar a sus casas.

-¡Tendría que pedirle tantas cosas!

-Concederé unas, otras no

Y añade la Virgen del Rosario:

-Es preciso que los hombres se enmienden, que pidan perdón de su pecados. Que no ofendan más a Nuestro Señor, que ya es demasiado ofendido.

El rostro de la Aparición se entristeció al decir este mensaje; los niños sintieron en el fondo del alma el impacto de estas palabras y de esta Visión. La Virgen separó las manos, mientras el sol se hizo visible.

Mientras los videntes vieron visiones varias de la Sagrada Familia, sólo Lucia vio cómo Nuestro Señor bendijo a la multitud.

Lucia exclamó:

-¡Miren el sol!

La multitud vio iniciarse un sorprendente espectáculo. El sol se había aparecido en el cenit como un disco de plata que se podía mirar sin deslumbrarse. El disco era mate, pero lo rodeaba una corona brillante. La lluvia cesó de repente. El sol tembló, se sacudió bruscamente, dio vueltas sobre sí como una rueda de fuego. Proyectó en todas direcciones unos rayos de luz con colores cambiantes. Por efecto de esas variaciones, la tierra y el cielo, la gente y los árboles, adquirieron sucesivamente cada uno de los colores del arco iris. El sol se detuvo, y volvió a danzar con mayor resplandor. Se detuvo de nuevo. Inició nuevamente, más brillante y con nuevo colorido, el movimiento, y el juego de luces fue fenomenal, extraordinario, formidable, superior a todo cuanto el hombre puede crear en su imaginación e ingenio.

La muchedumbre tuvo la sensación de que el sol se desprendía del firmamento y se lanzaba sobre la tierra con pequeños saltos y vaivenes de derecha a izquierda, irradiando un color cada vez más intenso. La gente gritó:

-¡Milagro! ¡Virgen Santa! ¡Dios mío, misericordia...!

Los fieles sintieron la necesidad de hacer actos de fe, de rezar. Se arrodillaron en el barro y recitaron el acto de contrición. Entonces, el sol interrumpió su descenso, subió de nuevo zigzagueando y recuperó su brillo normal en el cielo limpio. La gente respiró, se levantó y rezó el credo.

La multitud avivó su fe; la gente se encomendaba a la Señora de Fátima y pedía perdón a Jesucristo por sus pecados. Entre los presentes, muchas personas que vivían en pencado prometieron confesarse y recomenzar la práctica de los sacramentos.

Los corresponsales de prensa que presenciaron los hechos en la Cova fueron hacia sus periódicos, para transmitir las noticias a Portugal y al mundo. Es notable la fidelidad a los hechos del reportaje de O Seculo hecho por el periodista Conrado de Almeida. El periódico era portavoz de la francmasonería y había sido muy sectario. Su objetividad le costó a Almeida ganarse algunos enemigos entre sus ex compañeros de ideas.





La historia y los videntes después del 13 de octubre de 1917 hasta 1925Poco después del 13 de octubre, el 7 de noviembre de 1917, Lenin tomó el poder en San Petersburgo, Rusia. El comunismo (a partir de Rusia) empezaba a extender sus “errores”, como veremos más adelante.

El tiempo pasaba rápido. Francisco murió en Aljustrel, el 4 de abril de 1919. Jacinta murió en Lisboa, en un hospital, el 20 de febrero de 1920. A ella se le apareció la Virgen varias veces (le reveló cosas muy importantes, entre ellas que las personas que van al infierno se condenan sobre todo por los pecados de la carne). Ambos niños murieron en olor de santidad. Fueron muy mortificados, para desagraviar a los Sagrados Corazones de Jesús y de María por los pecados de la humanidad.

Lucia aprendió a leer, lo que le había pedido la Virgen, se hizo monja dorotea, residiendo en Túy, España y en Coimbra. Después fue monja carmelita y residió en Porto y Coimbra, relativamente cerca de Aljustrel. En 1950, recibí la gran gracia de Dios de visitarla en Coimbra, donde tuve la dicha de celebrar la misa y predicar la homilía, después de haber peregrinado a Aljustrel donde visité la casa de Francisco y Jacinta, que visite y vi la cama donde “Francisco morreu” y me obsequiaron con un trozo de su cubrecama y me hicieron una foto frente a su casa con sus padres y sobrinos y su sepulcro en Fátima . En su soledad estuvo interrumpida por varias apariciones de la Virgen.




CONTINUARÁ...

Visitas: 671

Los comentarios están cerrados para este post

Comentado por Conchita D. -Triana- en junio 2, 2010 a 2:17am
Continuo con la lectura de cuanto pones, pues es todo tan bonito que aunque se conozca es preciso recordarla en todos sus detalles.
Un abrazo muy fuerte desde Triana.
Comentado por Pepe Lasala en junio 1, 2010 a 1:48pm
Dios mío Emi, me tienes en vilo. Muchas gracias. La verdad es que me encanta esta historia tan bonita. Un besote desde la orilla del Ebro.

Sobre


Publicidad

 




 

Pasión en Sevilla

Eventos

Música

Paused...
  • 1.
    adaptacion de marcha

© 2020   Creado por Pasionensevilla.   Tecnología de

Emblemas  |  Reportar un problema  |  Términos de servicio