Cofrades

Foro y Blog Semana Santa Sevilla


El velo y cubierta de estatuas en la última parte de la Cuaresma es algo que afecta a muchas personas la primera vez que lo ven. Es algo que definitivamente me llamó la atención, cuando vi por primera vez esta práctica litúrgica. ¿Últimamente muchas personas me han preguntado acerca de la práctica, como dónde se originó? es una práctica tradicional? ¿cuál es el significado? Y muchas otras cosas.

Es mi entendimiento de que la Conferencia Episcopal decide si esta práctica se utilizará como la norma o no. Es mi entendimiento de que no se hace generalmente. Sin embargo, hay muchas órdenes religiosas e instituciones como los Padres norbertinos, y muchos otros que están exentos de la supervisión de su obispo local y que reportan directamente a Roma. Por esta razón ellos pueden hacer libremente esta práctica, independientemente de la decisión de un obispo o conferencia de obispos en particular.

Los orígenes, el significado y la práctica del uso del velo y cubrir estatuas y cruces


Esta práctica se dice que tiene orígenes alemanes. El Hungertuch (paño hambre) escondió el altar enteramente de los fieles. Esta práctica tanto, puede decirse que se originó en la Iglesia Primitiva. Sin embargo, esta práctica se normalizó alrededor de la Edad Media en la que no sólo era la Cruz, sino también varias otras cosas como las estatuas de santos, iconos reliquias que fueron velados también.

En el libro La Fuente de Cosas Católicas Peter Klein afirma que esta práctica inicialmente comienza en el quinto domingo de Cuaresma.

“Ha sido durante mucho tiempo la tradición de la Iglesia para cubrir todos los crucifijos, estatuas e iconos en tela púrpura de dos domingos antes de Pascua para el Viernes Santo. Tradicionalmente, el Quinto Domingo de Cuaresma, una semana antes del Domingo de Ramos, fue llamado Domingo de Pasión o Judica domingo después de la primera palabra del Introito: “mi Juez, Señor …” (ver Salmo 43). El velo se refirió a las palabras finales del Evangelio del domingo, “Ellos tomaron piedras para arrojárselas, pero Jesús se escondió y salió del templo” (Juan 8:59). El velo cuaresmal expresa el dolor de la Iglesia en este tiempo.

Por esta razón, aunque no es totalmente explícito en el Novus Ordo (la forma ordinaria) de la Misa, las lecturas para el quinto domingo de Cuaresma en la Misa Tradicional en latín (Forma Extraordinaria) de la misa, se aplican específicamente al principio de que se celebra esta práctica. El Evangelio según Peter Klein en su libro mencionado, se trata de la Pasión de Cristo en el que Jesús está siendo acusado por los fariseos de ser poseído por el diablo. Después de que Jesús deja claro que él es el Hijo de Dios diciendo que él conoce al Padre y que él glorifica al Padre y el Padre glorifica al Hijo (Jesucristo), los judíos entonces comienzan a apedrearlo y así Jesús se escondió y salió del templo.


Del mismo modo el introito (entrada) durante el Quinto Domingo de Cuaresma Misa tradicional en latín es el Salmo 42 (43) llamado Judica me que encaja perfectamente con la lectura del Evangelio.

Hazme justicia, oh Dios, y lucha contra un pueblo sin fe; del hombre de engaño e impío rescatarme. Porque tú, oh Dios, eres mi fuerza. Envía tu luz y tu verdad; ellos me darán lugar en y me conduzcan hasta tu monte santo, para Su morada. Hazme justicia, oh Dios.

Además de eso, la práctica de velo y cubriendo la Cruz y las varias otras cosas que están cubiertas, es que simboliza la Iglesia de luto oficial por Nuestro Señor. Monseñor Elliot afirma “La costumbre de cruces velando e imágenes tiene mucho que aporta en términos de psicología religiosa, porque nos ayuda a concentrarse en los grandes elementos esenciales de la obra de la redención de Cristo.”

El Jueves Santo el velo en la Cruz se cambia de la púrpura al blanco. A continuación, se elimina por completo después de la liturgia solemne de la tarde del Viernes Santo.


¿Por qué en Cuaresma se cubren crucifijos y estatuas?

Los velos que cubren las imágenes nos recuerdan la promesa de la Pascua

Parece extraño que durante el tiempo más sagrado del año se cubra lo que es bello en las iglesias, incluso el crucifijo. ¿No deberíamos estar mirando la dolorosa escena del Calvario mientras escuchamos la narración de la Pasión el Domingo de Ramos?

Aunque pueda parecer contrario a la intuición velar estatuas e imágenes durante las últimas semanas de Cuaresma, la Iglesia recomienda esta práctica para reforzar nuestros sentidos y suscitar en nosotros un anhelo del Domingo de Pascua. Es una tradición que debería seguirse no sólo en las parroquias, porque puede ser también una fructífera actividad que practicar en la “iglesia doméstica” (es decir, en casa).


En la carta circular Paschalis sollemnitatis del 1988, se lee que “la práctica de cubrir las cruces y las imágenes en la iglesia desde el quinto domingo de Cuaresma puede ser útilmente conservada según el juicio de la conferencia episcopal. Las cruces permanecen cubiertas hasta el final de la celebración de la Pasión del Señor el Viernes Santo; las imágenes hasta el inicio de la Vigilia Pascual”.

Esta es la práctica actual de la Iglesia, pero cubrir estatuas e imágenes desde el quinto domingo de Cuaresma es muy poco respecto a lo que se hacía antiguamente. En Alemania, por ejemplo, era tradición cubrir el altar a la vista durante toda la Cuaresma.


Las familias también están invitadas a imitar esta práctica y a cubrir las principales imágenes religiosas de sus casas. Esto ayuda a participar en el tiempo litúrgico, especialmente si no es posible ir a misa entre semana. Si no, sólo vemos las imágenes cubiertas en la iglesia una o dos veces antes de la Pascua y esto tiene mayor efecto en nosotros.

También es una bonita tradición que transmitir a nuestros hijos, que estarán intrigados por ella y hará este tiempo del año verdaderamente especial para ellos. Si nos esmeramos en decorar nuestros hogares para la Pascua, ¿por qué no preparar esta gran fiesta usando velos?


¿Pero por qué empeñarse tanto en cubrir imágenes que están diseñadas para elevar nuestros corazones y nuestras mentes al cielo?

Primero de todo, usamos velos para alertarnos del tiempo especial en que nos encontramos. Cuando vamos a la iglesia y notamos que todo está cubierto, inmediatamente sabemos que hay algo diferente. Estas dos últimas semanas de Cuaresma son significativas como un tiempo de inmediata preparación para el Triduo Pascual y esos velos son un potente recordatorio para estar preparados.


En segundo lugar, los velos enfocan nuestra atención en las palabras que se dicen en misa. Cuando escuchamos la narración de la Pasión, nuestros sentidos pueden concentrarse en las impactantes palabras del Evangelio y verdaderamente entrar en la escena.

Tercero, la Iglesia usa velos para producir un alto sentido de anticipación del Domingo de Pascua. Este hecho se refuerza cuando vas a misa diaria y ves los velos cada día. No los quieres ahí porque están tapando imágenes muy bonitas.

Y el punto es precisamente este: los velos no tienen que estar ahí siempre. Las imágenes necesitan ser desveladas, es antinatural que estén cubiertas.


Desvelarlas antes de la Vigilia Pascual es un potente recordatorio de nuestra propia vida en la tierra. Vivimos en un mundo “velado”, en el exilio de nuestro verdadero hogar. Sólo a través de nuestra propia muerte el velo se retira y somos finalmente capaces de ver la belleza de todo en nuestra vida.

Artículo enviado por: Jesús Manuel Cedeira Costales

Fuentes: texto de Philip Kosloski.

y texto de Arturo Ortiz.

Visitas: 54

Comentar

¡Necesitas ser un miembro de Cofrades para añadir comentarios!

Participar en Cofrades

© 2018   Creado por Pasionensevilla.   Tecnología de

Emblemas  |  Reportar un problema  |  Términos de servicio