Cofrades

Foro y Blog Semana Santa Sevilla



Traigo aquí los textos de las VESPRO DELLA BEATA VERGINE de Claudio Monteverdi. Las vísperas están compuestas por textos sacados de la Sagrada Escritura y el Ave Maris Stella (siglo IX), bella oración anónima según algunos, aunque atribuida por otros a Venancio Fortunato y a Pablo Diácono.

I VERSICULUS ET RESPONSORIUM

Deus in adiutorium meum intende.
Domine ad adiuvandum me festina.

Gloria Patri et Filio
et Spiritui Sancto:
sicut erat in principio,
et nunc ex semper,
et in saecula saeculorum.
Amen.

II ANTIFONA

Assumpta est Maria in caelum:
Gaudent angeli, laudantes benedicunt Dominum

III. PSALMUS

Dixit Dominus Domino meo:
a dextris meis:
donec ponam inimicos tuos
scabellum pedum tuorum.

Virgam virtutis tuae
emittet Dominus ex Sion:
dominare in medio inimicorum tuorum.
Tecum principium in die virtutis tuae
in splendoribus sanctorum:
ex utero ante luciferum genui te.

Iuravit Dominus, et non paenitebit eum:
Tu es sacerdos in aeternum
secundum ordinem Melchisedec.
Dominus a dextris tuis,
confregit in die irae suae reges.
Iudicabit in nationibus, implebit ruinas:
conquassabit capita in terra multorum.
De torrente in via bibet:
propterea exaltabit caput.

Gloria Patri et Filio...

IV. CONCERTO

Nigra sum, sed formosa,
filiae Ierusalem.
Ideo dilexit me rex
et introduxit me in cubiculum suum
et dixit mihi:

Surge, amica mea, et veni.
Iam hiems transiit,
imber abiit et recessit,
flores apparuerunt in terra nostra,
tempus putationis advenit.

V ANTIFONA

Maria Virgo assumpta est:
Ad aetherum thalamum,
in quo Rex regnum stellato sedet solio.

VI. PSALMUS.

Laudate pueri Dominum:
laudate nomen Domini.

Sit nomen Domini benedictum,
Ex hoc nunc, et usque in saeculum.
A solis ortu usque ad occasum:
laudabile nomen Domini.

Excelsus super omnes gentes Dominus:
et super caelos gloria eius.
Quis sicut Dominus Deus noster,
qui in altis habitat:
et humilia respicit in caelo et in terra.

Suscitans a terra inopem:
et de stercore erigens pauperem;
ut collocet eum cum principibus,
cum principibus populi sui.
Qui habitare facit sterilem in domo,
matrem filiorum laetantem.

Gloria Patri, et Filio...

VII. CONCERTO.

Pulchra es, amica mea,
suavis et decora filia Ierusalem.
Pulchra es, amica mea,
suavis et decora sicut Ierusalem,
terribilis ut castrorum acies ordinata.
Averte oculos tuos a me
quia ipsi me avolare fecerunt.

VIII ANTIFONA

In odorem unguentorum tuorum currimus:
Adolescentulae dilexerunt te nimis.

IX. PSALMUS

Laetatus sum in his quae dicta sunt mihi:
in domum Domini ibimus.
Stantes erant pedes nostri
in atriis tuis, Ierusalem.

Ierusalem, quae aedificatur ut civitas:
cuius participatio eius in idipsum.
Illuc enim ascenderunt tribus, tribus Domini:
testimonium Israel
ad confitendum nomini Domini.
Quia illic sederunt sedes in iudicio,
sedes super domum David.

Rogate quae ad pacem sunt Ierusalem:
et abundantia diligentibus te.
Fiat pax in virtute tua:
et abundantia in turribus tuis.
Propter fratres meos et proximos meos,
loquebar pacem de te.
Propter domum Domini Dei nostri,
quaesivi bona tibi.

Gloria Patri et Filio...

X CONCERTO

Duo Seraphim clamabant alter ad alterum:
Sanctus Dominus Deus Sabaoth.
Plena est omnis terra gloria eius.

Tres sunt, qui testimonium dant in coelo:
Pater, Verbum et Spiritus Sanctus.
Et hi tres unum sunt.

Sanctus Dominus Deus Sabaoth.
Plena est omnis terra gloria eius.

XI ANTIFONA

Bendicta filia tu, a Domino:
quia per te fructum vitae communicavimus.

XII PSALMUS.

Nisi Dominus aedificaverit domum:
in vanum laboraverunt qui aedificant eam.
Nisi Dominus custodierit civitatem:
frustra vigilat qui custodit eam.

Vanum est vobis ante lucem surgere:
surgite postquam sederitis,
qui manducatis panem doloris.
Cum dederit dilectis suis somnum:
ecce, haereditas Domini filii:
merces, fructus ventris.

Sicut sagittae in manu potentis:
ita filii excussorum.
Beatus vir qui implevit desiderium suum ex ipsis:
non confundetur cum loquetur
inimicis suis in porta.

Gloria Patri et Filio...

XIII CONCERTO

Audi coelum, verba mea,
plena desiderio et perfusa gaudio.

Dic, quaeso, mihi:
quae est ista quae consurgens
ut aurora rutilat, ut benedicam?

Dic nam ista pulchra ut luna,
electa ut sol, replet laetitia
terras, coelos, Maria.

Maria Virgo illa dulcis,
predicata de prophetis Ezechiel,
porta orientalis.

Illa sacra et felix porta,
per quam mors fuit expulsa,
introduxit autem vita.

Quae semper tutum est medium
inter homines et Deum
pro culpis remedium.

Omnes hanc ergo sequamur
qua cum gratia mereamur
vitam aeternam, consequamur.

Praestet nobis Deus,
Pater hoc et Filius et Mater
cuius nomen invocamus dulce
miseris solamen.

Benedicta es, virgo Maria,
in saeculorum saecula.

XIV ANTIFONA

Pulchra est et decora, filia Ierusalem:
terribilis ut castrorum acies ordinata.

XV PSALMUS

Lauda Ierusalem Dominum:
lauda Deum tuum Sion.
Quoniam confortavit seras portarum tuarum:
benedixit filiis tuis in te.
Qui posuit fines tuos pacem:
et adipe frumenti satiat te.

Qui emittit eloquium suum terrae:
velociter currit sermo eius.
Qui dat nivem sicut lanam:
nebulam sicut cinerem spargit.
Mittit crystallum suum sicut buccellas:
ante faciem frigoris eius quis sustinebit?

Emittet verbum suum, et liquefaciet ea:
flabit spiritus eius, et fluent aquae.
Qui annuntiat verbum suum Jacob:
iustitias et iuditia sua Israel.
Non fecit taliter omni nationi:
et iuditia sua non manifestavit eis.

Gloria Patri et Filio...

XVI. SONATA SOPRA SANCTA MARIA

Sancta Maria, ora pro nobis.

XVII HYMNUS

Ave maris stella,
Dei Mater alma
Atque semper Virgo,
Felix coeli porta.

Sumens illud Ave
Gabrielis ore,
Funda nos in pace,
Mutans Evae nomen.

Solve vincla reis,
Profer lumen caecis:
Mala nostra pelle,
Bona cuncta posce.

Monstra te esse matrem:
Sumat per te preces,
Qui pro nobis natus,
Tulit esse tuus.

Virgo singularis,
Inter omnes mitis.
Nos culpis solutos,
Mites fac et castos.

Vitam praesta puram,
Iter para tutum:
Ut videntes Jesum,
Semper collaetemur.

Sit laus Deo Patri,
Summo Christo decus,
Spiritui Sancto,
Tribus honor unus.
Amen.

1 RESPONSORIO

¡Oh Dios, ven en mi ayuda!
¡Señor, socórreme presuroso!

Gloria al Padre y al Hijo
y al Espíritu Santo:
como era en un principio,
ahora y siempre,
por los siglos de los siglos.
Amén.

2 ANTÍFONA

María asciende a los cielos mientras
los ángeles cantan alabanzas a Dios.

3 SALMO (109)

Dice Dios, a mi señor:
¡Siéntate a mi derecha
hasta que haga con tus enemigos
un estrado para tus pies!

El poder de tu cetro
lo extenderá el Señor desde Sión:
¡Dominará las entrañas de tus enemigos!
Contigo estará mi poder desde el primer día
junto a la pompa de la santidad:
¡Aún en el seno materno, antes de la aurora!

Lo ha jurado el Señor, y no ha de retractarse:
¡Tú serás por siempre sacerdote,
según el orden de Melquisedec!
A tu derecha el Señor
aplastará a los reyes.
Juzgará a las naciones, amontonará cadáveres
y por toda la tierra triturará cabezas.
Beberá del torrente del camino,
y su cabeza será exaltada.

Gloria al Padre, al Hijo, etc.

4 CONCERTO (Cantar de los Cres. 1,4-5; 2,10-12)

Morena soy, pero hermosa,
hijas de Jerusalén.
Por eso el rey me ama
y llevándome a su cámara
me dice:

Levántate, amiga mía, y ven.
Ha pasado el invierno,
ha cesado la lluvia,
han nacido las flores en nuestra tierra,
ha llegado el tiempo de la poda.

5 ANTÍFONA

La virgen María ascendió al cielo
y reina sobre el trono de las estrellas
por toda la eternidad.

6 SALMO (112)

¡Alabad siervos del Señor,
alabad el nombre de Dios!

¡Bendito sea el nombre de Dios
desde ahora y para siempre!
¡Desde que sale el sol hasta el ocaso,
alabado sea el nombre de Dios!

¡Excelso sea Dios sobre todo,
su gloria por encima de los cielos!
¿Quién como Dios, nuestro Señor,
que se sienta en lo alto
y se digna velar por los cielos y la tierra?

Él levanta del polvo al indigente,
del estiércol saca al pobre
para sentarlo con los príncipes,
con los príncipes de su pueblo.
Él hace a la estéril
madre gozosa en medio de sus hijos.

Gloria al Padre, al Hijo, etc.

7 CONCERTO (Cantar de los Cres. 6,4-5)

Hermosa eres, amiga mía,
dulce y bella hija de Jerusalén.
Hermosa eres, amiga mía,
dulce y bella como Jerusalén,
imponente como un ejército dispuesto para el combate.
Retira tus ojos de mí
porque me arrebatan.

8 ANTÍFONA

Los aromas de los ungüentos de tus carros
satisfacen plenamente a los jóvenes.

9 SALMO (121)

¡Qué alegría cuando me dijeron
"iremos a la casa del Señor"!
¡Ya se posan nuestros pies
en tus puertas, Jerusalén!

Jerusalén, construida cual
ciudad de fuertes cimientos.
Allá suben las tribus, las tribus del Señor,
según la norma de Israel,
para cantar el nombre de Dios.
Porque allí está la sede de la justicia,
la sede de la casa de David.

Pedid paz para Jerusalén:
que vivan en paz los que te aman.
Reine la paz y la virtud
dentro de tus muros y palacios.
Por mis hermanos y mis amigos diré:
¡Paz a ti!
Por la casa de Dios, nuestro Señor,
rogaré por tu dicha.

Gloria al Padre, al Hijo, etc.

10 CONCERTO (Isaías 6,3;S.Juan I,57-8)

Dos serafines se decían uno a otro:
Santo es el Señor, Dios de los ejércitos,
llena está toda la tierra de su gloria.

Tres son los que dan testimonio de ello en el
cielo: el Padre, el Hijo y el Espíritu Santo.
Y los tres son uno.

Santo es el Señor, Dios de los ejércitos,
llena está toda la tierra de su gloria.

11 ANTÍFONA

El Señor, bendito fruto de tu vientre,
nos transmitió la vida.

12 SALMO (126)

Si el Señor no edifica la casa,
en vano se afanarán quienes la construyen.
Si el Señor no guarda la ciudad,
en vano vigilará el centinela.

En vano os levantáis antes del alba,
levantaos después de haber descansado,
vosotros, los que coméis el pan del dolor.
Pues el Señor es quien da el sueño a sus
escogidos: la herencia del Señor son los hijos,
preciado fruto del vientre.

Como las flechas en mano de un valiente:
así serán los hijos de la juventud.
Bienaventurado el que de ellos
llenó su aljaba,
pues no será derrotado por sus enemigos.

Gloria al Padre, al Hijo, etc.

13 CONCERTO

Cielo, escucha mis palabras
llenas de deseo y alegría.

Dime, te suplico,
¿quién es esta mujer, que refulge
como la aurora, para que yo la felicite?

Dime que esta mujer es bella como la luna,
radiante como el sol, que llena de alegría
la tierra y los cielos, ¡Oh, María!

María es la Virgen dulce que anunció
el profeta Ezequiel,
puerta de Oriente.

Es puerta santa y feliz porque
expulsó a la muerte
y nos conduce a la vida.

Es mediadora eterna
entre Dios y los hombres
para el perdón de nuestros pecados.

Por ello queremos seguirla,
para, mediante su gracia,
conseguir la vida eterna.

Que Dios, Padre e Hijo, nos la envíen
y así nosotros podamos invocar
el dulce nombre de la madre
para consuelo de los que sufren.

Bendita seas, Virgen María,
por los siglos de los siglos.

14 ANTÍFONA

La hija de Jerusalén es tan bella y magnífica
como terrible en formación de batalla.

15 SALMO (147)

¡Celebra al Señor, Jerusalén,
alaba a tu Dios, Sión!
Reforzó los cerrojos de tus puertas
y bendijo en ti a tus hijos.
Asegura en la paz tus territorios
y te sacia con la flor del trigo.

Su verbo envía a la tierra
y rápida corre su palabra.
Prodiga la nieve como lana
y esparce la escarcha cual ceniza.
Arroja el hielo como migas de pan
y ante su frío, se congelan las aguas.

Envía su palabra y las derrite,
sopla su aliento y las aguas discurren.
Reveló su palabra a Jacob,
sus leyes y preceptos a Israel.
No hizo nada parecido con ningún pueblo,
sus preceptos no se los manifestó.

Gloria al Padre, al Hijo, etc.

16 SONATA

Santa María, ora por nosotros.

17 HIMNO

Salve, estrella del mar,
alma madre de Dios,
Virgen siempre pura,
bienhadada puerta del cielo.

Tú que escuchaste el saludo
de los labios de Gabriel,
cambiando el nombre de Eva
confírmanos en la paz.

Rompe las cadenas de los reos,
da a los ciegos luz,
aleja nuestros males
y concédenos todo bien.

Muestra que eres nuestra madre,
transmite nuestros ruegos,
a quien, nacido por nosotros,
quiso hacerse hijo tuyo.

¡Oh, Virgen sin igual,
entre todos la más mansa!
Líbranos de nuestras culpas
y haznos dulces y castos.

Danos vida pura
y una senda segura
para que contemplando a Jesús,
siempre juntos gocemos.

Sea al Dios Padre alabanza,
a Cristo excelso el honor,
gloria al Espíritu Santo
y a los tres una igual veneración.
Amén.



Escaneado y Traducido por:
Francisco Such Ronda 2002

Visitas: 286

Comentar

¡Necesitas ser un miembro de Cofrades para añadir comentarios!

Participar en Cofrades

Comentado por Nazarena Redimida en marzo 30, 2009 a 11:07pm
Gracias. Realmente hay muchas oraciones y muchas maneras de rezar que no sé porqué se quedan arrinconadas. Y muchas veces ni en las catequesis ni en la parroquia, nos hablan de esas otras formas de comunicarse con Dios.
Cuando yo iba a un grupo de jóvenes formado en la Parroquia del Sagrario de Sevilla hace ya muchos años, solíamos rezar los domingos la Liturgia de las Horas correspondiente. Era de una gran belleza, y el rezo de los salmos combinado con las diferentes antífonas te ayuda a meditar sobre los misterios de la fe.
A mí particularmente los Salmos me han gustado siempre mucho. Y suelo leer uno antes de irme a dormir. Empiezo por el primero y así día tras día hasta llegar al 150. Hay versículos bellísimos. Y los hay duros, y los hay de alabanza y los hay de perdón. Pero ninguno te deja indiferente.
De Fray Luis no digo nada. Su vida y su obra fueron siempre un canto de alabanza a Dios. El la Biblioteca del CET tenemos algunas ediciones de sus obras impresas en el siglo XVI, es decir, en su siglo. Un gran místico, que junto a Santa Teresa y San Juan de la Cruz forma el triunvirato más excelso de la poesía española.

Sobre


Publicidad

 




 

Pasión en Sevilla

Eventos

Música

Paused...
  • 1.
    adaptacion de marcha

© 2020   Creado por Pasionensevilla.   Tecnología de

Emblemas  |  Reportar un problema  |  Términos de servicio