Cofrades

Foro y Blog Semana Santa Sevilla


VOCACIÓN

Los que vivimos en Écija debemos de tener más claro lo que significa vocación,
pues en nuestro escudo y alrededor de nuestro sol, aparecen las palabras: Civitas Solis
“vocavitur” una; que se traducen en Écija: la única ciudad “llamada” Ciudad del Sol,
luego vocavitur (vocación) es llamada.
La Vocación es una llamada de Cristo, no es nuestra vocación, es la llamada de
Cristo. El que crea que su vocación es íntima y de sí mismo se equivoca, pues esa
llamada fracasará; El hombre y su vida es como “los ríos que van a dar a la mar”; Los
ríos cambian en su transcurso y los hombres somos cambiantes como el mismo río.
Podemos sentir la “llama” en lo más íntimo del corazón (curioso es la similitud de
los términos llama y llamada, aunque su etimología sea distinta) pero siempre desde
fuera a dentro, desde Cristo a nuestro interior.
Si sientes la llamada, tendrás que ver los brazos de Jesús como se tienden
amorosos, y en la palma de sus manos la impronta que dejó nuestra redención. Verás
los ojos del Señor, traspasándote hasta lo más íntimo; su mirada de increíble bondad
se dirige a ti para decirte ven y su palabra te dice “ven y sígueme”, pero lo dice con
infinitos matices murmurando a tus oídos, y otras veces gritará cuando te vea a punto
de zozobrar y te dirá agárrate con fuerzas a esa tabla que es mi llamada, y no te
sueltes pues te hundirás, a no ser que encuentres otra tabla pero esta no será como la
anterior y siempre añorarás la llamada de Cristo, serás un cura sacralizado, pero
nunca un cura arrepentido de cuando lo fuiste.
Pero: ¿Por qué me llamará? ¿Él puede llamarme?
Cuando la lanza entró en el costado hendió su corazón y al instante brotó sangre
y agua.
Cuando el sacerdote lava el Cáliz se pone agua para que arrastre la última gota
que pueda quedar en su interior.
Así muestra Jesús el interior de su corazón, y en Él no queda nada de su sangre. Es
el precio que ha pagado por nuestro rescate y nadie podrá dar por nosotros mayor ni
más infinito y valioso pago.
Somos de Cristo, a pesar nuestro, y Él nos puede llamar con el más grande de los
fundamentos.
Como respuesta a esa llamada, tú has dado tu vida y Dios te dará cien vidas por
cada vez que estés dispuesto a ir tras Jesús y Él te llamará constantemente, y te dijo
cuando eches mano al arado no mires hacia atrás, deja que los muertos entierren a
sus muertos, tu enterrarás a hombres dormidos a la espera de su resurrección.
Ante el cadáver de tu padre te sentirías traspasado, pero allí volverías
indudablemente a sentir la llamada, y cuando tu madre te mire con sus ojos inquietos
y esa media sonrisa de su boca cerrada, tu verás a tu otra madre y volverás de
inmediato a responder a la LLAMADA.

Visitas: 245

Comentar

¡Necesitas ser un miembro de Cofrades para añadir comentarios!

Participar en Cofrades

© 2019   Creado por Pasionensevilla.   Tecnología de

Emblemas  |  Reportar un problema  |  Términos de servicio