Cofrades

Foro y Blog Semana Santa Sevilla



Él se levanta como cada día, en un entorno que le recuerda al mundo en que vivía pero que ya no es el mundo que conoció. Respira, siente, vive, reza, se ilusiona, llora, gana, salta, enloquece, pierde, se ríe, se apena, se sorprende, mira, camina, escucha, viaja, piensa, envejece, recuerda, sonríe y aprende. Cada noche, antes de dormir, no puede evitar dedicarse a sí mismo la mayor de las sonrisas, -porque es un día menos que falta para verle- al igual que cuando despierta lo primero que hace es mirarse las manos -porque ya queda menos para que se parezcan a las suyas-
Su día a día ha perdido color, pero no importa... él tiene el suficiente coraje como para inventar sus propios colores y pintar con ellos el mundo que le rodea. Él se apoya en sus allegados, en las pocas ilusiones que le quedan, en su Fe, que jamás le abandona. Aunque la vida no hace más que exigirle, él trata de darle el doble y así poder jugar con ventaja.
Aunque os contaré un secreto; casi nunca lo consigue. Pero le da igual. Sí, porque él es de esas personas que si salta y no alcanza, se sienta y espera a que los años le regalen unos centímetros que transformen el salto en el simple hecho de ponerse de puntillas para obtener lo que quiere. Y si aún así no alcanza, también le da igual. Porque él condiciona su felicidad a las ganas que tenga de sentirla, no según el número de metas conseguidas.
Algo falla. Hace tiempo que él no es el mismo. Él lo sabe, y se da cuenta. No está seguro de si sus seres queridos se percatan, pero él se ha dado cuenta. Y eso sí le importa. Aunque no le da una importancia excesiva, ya que piensa que todos pasamos por esos momentos alguna vez. Creía que era por la ausencia de alguien importante, pero ahora se da cuenta que va todo más allá. No es el simple hecho de la ausencia, sino la gran verdad que supone la consecuencia de la ausencia en sí; le ha cambiado la vida. Y ahora todo lo ve diferente, con más valor, con mayores posibilidades, con más formas de conocer a Dios a través de él y sus ochenta y tres años de vida. Ha descubierto una nueva forma de Fe, un nuevo mundo que se asemeja a éste sin llegar a ser del todo igual, una metáfora del verbo vivir que, cada día, se muestra más y más concisa. Ya no cree sólo en el cielo y su Creador; ha descubierto una nueva forma de sentir, de vivir... Qué gran día, aquel en que se dio cuenta que también podía rezar a través de la melancólica felicidad, de la alegre tristeza. Creo que desde entonces, aunque no me prestéis mucha atención, se hizo asiduo a su creencia preferida en cuanto a rezar se refiere: su inigualable y eternamente magnífica Fe en los recuerdos.


Sergio Rovayo

Visitas: 199

Comentar

¡Necesitas ser un miembro de Cofrades para añadir comentarios!

Participar en Cofrades

Comentado por MADRUGA en agosto 25, 2010 a 6:11pm
ya no tengo palabras para calificar la grandeza de tu palabra, fiel reflejo de la inmensidad de tu corazon.
Comentado por Jose M en agosto 19, 2010 a 4:26pm
Preciosa entrada, felicidades, un abrazo
Comentado por Arennal en agosto 16, 2010 a 11:52pm
Que bonito. ¿Como se te ocurren estas cosas? me trae recuerdos. Gracias por compartirlo
Comentado por fran en agosto 16, 2010 a 11:40pm
te felicito por este blogs, es mas todo lo que en el escribe es cierto,con la diferencia que esta persona mayor se ha dado cuenta y otras no. lo dicho felicidades por ello. saludos
Comentado por Azahar de San Gonzalo en agosto 16, 2010 a 10:10pm
Hermano, qué grande eres. Eres un genio de la palabra, por eso te mereces todo lo bueno que te pase. Un abrazo en la Esperanza.
Comentado por Cruces de Pasión en agosto 16, 2010 a 9:53pm
gracias por compartir este blog.

Sobre


Publicidad

 




 

Pasión en Sevilla

Eventos

Música

Paused...
  • 1.
    adaptacion de marcha

© 2021   Creado por Pasionensevilla.   Tecnología de

Emblemas  |  Reportar un problema  |  Términos de servicio