Cofrades

Foro y Blog Semana Santa Sevilla



La Semana Santa es, de sobras, conocida por todos los que entramos a diario en ésta web. Todos sabemos que las miradas se clavan en las Imágenes, que el dorado de los pasos brilla aún más que el sol, que el cielo parece distinto, que el azahar y el incienso luchan por ser el olor que inunde las calles de la ciudad. Todos sabemos que las hermandades, o son de Triana, o son de Sevilla. Que son de silencio o que llevan música. Que hay palios bordados y palios lisos. Que hay pasos de doradas canastillas, y otros de madera recién pulida. Que hay recorridos más largos y recorridos más cortos. Que unas son de centro y otras son de barrio...
Sin embargo, pensamos que la Semana Santa es algo estático, es algo que se disfruta una semana al año, algo maravilloso, algo lleno de alegrías y nostalgias, una fiesta perenne que dormita en el año y resurge en Primavera. Pero no siempre es así...
Este año, por desgracia, la vida me demostró indirectamente que a veces la Semana Santa, por mucha cofradía de barrio y mucha banda que interprete marchas, se viste de luto al completo para algunos. Yo mismo fui testigo de como una familia inauguraba un Domingo de Ramos en el que el sol lucía en el cielo, no en sus corazones. Yo vi como las lágrimas no asomaban sólo a los ojos de las Dolorosas, sino también en sus ojos. Yo sentí su luto preparado para cuando la muerte segara al fin tanta espera. Yo supe que bajo su ropa cotidiana vestían túnica de negro ruán respetuoso, presto a iniciar la penitencia que sabían se avecinaba. Y en ellos, en cada detalle, en cada charla, en cada día, me di cuenta que, desgraciadamente, la Semana Santa no es siempre como la pintan. Entonces pensé en cuántas personas llenaban en ese momento las habitaciones de los hospitales, me pregunté cuántos ancianos estarían en ese instante viendo a su Cristo por la televisión y recordando su juventud, el día que esa iglesia les vio casarse o incluso la primera vez que apoyaron su cuello en esa trabajadera. Pensé en cuántas personas estarían recordando la ausencia de un ser querido, en cuántas súplicas por enfermos llevarían las Vírgenes prendidas en sus rosarios, en cuántas lágrimas habrían visto secar aquellos pasos que ante mí pasaban y recogían las oraciones de miles de sevillanos, en cuántos nazarenos impedidos estarían masticando la rabia de verse sin un cirio, en cuántas personas estarían haciendo uso de la radio como único método de sentir a su hermandad cerca...
Como ya he dicho, me di cuenta que esta Semana Santa no fue para ellos lo que acostumbraban que fuera... Este año, desgraciadamente, el llamador del paso de El Cerro no fue el primero en sonar el Martes Santo; por la mañana, temprano, Dios hizo uso del suyo, ése que en tres toques de llamador llama al humano a la Gloria y levanta el espíritu a la Vida Eterna... Lola se llamaba, y ahora vive en el cielo. Su hijo y nuera, biznietos y nietas ya no pueden verla y aunque fueron muchos los años que la disfrutaron siempre duele perder a una madre, qué decir de una abuela. Y es cierto, no pueden verla, pero... ¿qué hay de sentirla? Eso es harina de otro costal, pues sé que en la calle Castilla, en la vieja cava de ensueño, hay un Cristo repartiendo su memoria por consuelo; Cachorro es su nombre y de Triana su hermandad, en su boca falta el aire y en sus pupilas cansadas, como aliento que se va, está el recuerdo de una madre, de una abuela, parte de la hermandad, el destello que es prólogo de una vida que contar.


A la familia Galindo y, en especial, a Lola, que subió al cielo el día treinta de marzo de 2010, Martes Santo. Ellos me enseñaron que la Semana Santa no se vive siempre igual.




Sergio Rovayo.

Visitas: 225

Comentar

¡Necesitas ser un miembro de Cofrades para añadir comentarios!

Participar en Cofrades

Comentado por CHE (Maria Jose Cejudo) en abril 18, 2010 a 10:51am
Precioso, como siempre, pero a la vez humano por acordarte de esa mujer y de su familia, que gran corazon tienes haciendoles este pequeño homenaje. Mi abuela ya hace mucho que no esta conmigo, pero ella es la que me enseño quien era la Esperanza de Triana y sobre todo a quererla. Siempre estara en mi corazon, la madruga no puede ser madruga sin que ella este conmigo, pero el dia de la Esperanza, ese dia en que yo voy a besar su mano, para mi es un suplicio, porque no se si fue mi abuela o la Ella la que escogio ese dia para reunirse las dos en el cielo. Mi otra abuela, nacida y criada en Chapina junto a su Cachorro esta pasando un infierno, esta cansada de vivir, sin fuerzas, viendo como mi abuelo se esta muriendo poquito a poquito. En fin, no te voy a escribir una novela, pero siempre tendremos todos una tristeza todos los años en SS. Un beso muy grande.
Comentado por Luis Castrillo Garrán en abril 12, 2010 a 10:56am
Sensacional Dergio. Creo que se merecen un recuerdo muy especial las dos jovenes que al terminar el Sábado Santo, viero sesgadas sus vidas, de forma repentina y absurda en el paseo de Colón, atropelladas por un coche. Descansen en paz.
Comentado por MADRUGA en abril 9, 2010 a 2:55pm
magistral sergio como siempre, me has emocionado. un beso
Comentado por Azahar y jazmín en abril 8, 2010 a 10:00am
Sergio, desgraciadamente no se van sólo las personas mayores, el Domingo de Ramos cuando iba de vuelta, nos cruzamos con alguien a quien muchos conocemos y nos dejó muy mal, iba para su casa a intentar explicar a su hijo algo tan inexplicable como la muerte de una niña practicamente, porque estaba estrenando su juventud, de repente y sin saber porque, Jesús y su Madre quisieron llevarselos con Ellos. Un abrazo amigo.
Comentado por Jessica Martos en abril 8, 2010 a 9:20am
Mi abuela esta a casi mil kilometros de mí y por desgracia este año su salut no esta todo lo bien que nos gustaría, esta recuperándose poco a poco. Cada día le pido a dios que me la cuide. un abrazo y como sienpre estupendo!!!
Comentado por auxi en abril 8, 2010 a 9:07am
Precioso Sergio y muy sentido como todo lo que escribes.Entiendo perfectamente lo que quieres transmitir ,justamente ayer hizo un año de la muerte de mi abuelo y cayo en miercoles santo,imaginate mi hija saliendo en la sed y no se lo dije hasta finalizar su estacion de penitencia.Sigue escribiendo Sergio,me conmueves cada vez que leo algo tuyo.Un abrazo.

Sobre


Publicidad

 




 

Pasión en Sevilla

Eventos

Música

Paused...
  • 1.
    adaptacion de marcha

© 2021   Creado por Pasionensevilla.   Tecnología de

Emblemas  |  Reportar un problema  |  Términos de servicio