Cofrades

Foro y Blog Semana Santa Sevilla



Parece que fue ayer cuando volvieron a nacer esos vencejos , que solo pinta marzo, por esa primavera, que lentamente van dibujando los rincones de nuestra ciudad, donde pausadamente se encienden los primeros carbones, que va disfrazando las perezas del pasajero invierno, donde tú vuelves a escribirme desde esos olvidos , que van trazando los paseos de los domingos, donde muchas veces fuimos juntos a ver esa plaza de tú barrio , donde la vida va pellizcándote , por esa semana llena de nervios, que me vas presentando , donde la memoria hace cosquillas a la nostalgia, y tú bien sabes , que hoy no vengo a decirte esos recitados perfectos, que van dibujando a carboncillo ese contrapunto, que va envolviendo esa esencia, que vas acariciando desde esas viejas tapias, donde tú te vas asomando, desde esas azoteas, que se van vistiendo, por esas tejas llenas de humedad, que van pintando esos callejones, donde los pájaros de colores, vuelven a descubrir, esas mecidas, que recitan tus letras, por las esquinas, donde me vuelves a presentar las Vísperas, entre esa antigua sinfonía de compás y ese redoble de anochecida, donde vuelven a preguntar por tí, entre esas rimas del mediodía, que recitan tú Teología, por ese vaivén acompasado de los días, que van vistiendo de jazmines, esas tapias llenas de arrugas, donde vas coleccionando amanecidas, por ese refugio, que escribe cada día, ese imantado sencillo, que va leyendo tú Barrio, por esa antigua palabra, que volverá a nacer, por esos rincones, que llenan de flores tú ciudad, donde se van cayendo quedamente, esas hojas , que van llenando de vida tú Cofradía.

Hoy no te vengo a decir eso , que tanto sabes, quizás hoy no se muy bien que decirte, ni siquiera escribirte ni recitarte, hoy no soy quien para escucharte, por esos dorados, que van hablando a esos grises llenos de preguntas, donde vengo a verte, por esos secretos, que vas pagando a razón de un paseo, por esa suave cadencia, que es destreza de ese andar lento, donde no te importa la tardanza del tiempo, por esa Angustia, que va pintando tú gesto, donde la nostalgia olvidada vuelve a ser tenue, por ese lienzo, que dibuja el día, donde las estrofas van componiendo compases a las prosas, donde los charcos van secando esas últimas ceras de Primavera, y yo me voy sintiendo como ese pétalo que va venciendo los días , por esa casa tan tuya, donde yo quisiera ser esa vela , que porta la tradición de esas costumbres, que va decorando, esa alfombra, que pinta el empedrado de tú calle, por esa noche de novela, y yo quisiera otra vez ser ese pañuelo, que seca tus lagrimas,entre el terciopelo, que adorna tú mirada, donde sigo teniendo ese papel fotografía, que tú me enseñaste , donde escribían la historia esas arrugas, que van tiñendo de nostalgia las luces de colores, donde llenas de vida las calles, por esos rumores de los callejones, que van oyendo esas fuentes , que van abriendo esas piedras secas, donde las paredes van contando los siglos, por esas trincheras de viejos huecos, que iban cayendo tímidamente, por esos olvidos de los paseos de antaño, donde lloran tambores y saetas y yo te prendo por el broche de la calle Mateos Gago y ya se va cumpliendo tú deseo de ver junto a tu paso ese cuerpo lleno de siglos, donde los naranjos disfrazan la envidia a esas flores apagadas de invierno, donde yo vengo a pedirte perdón , ya que se muy bien, que no son estas las letras perfectas, que tú deseas, y tú me dejaste pasar, donde la timidez hacía temblar de nervios mi persona al verme junto a tí , porque tú no eres figura ni escultura y tú bien lo sabes,Señora que para mi eres persona, donde das luz a Galilea, por esa tarde , donde María se hace pregonera.

Y yo venía a contarte esos verticales, que te van recitando , por esos hombros llenos de ternura, donde te vistes, por la infancia, y yo quisiera otra vez otear esas sombras fugaces llenas de plazoletas de sol y de Primavera, donde aquella tarde te volví a ver, por esos últimos tramos, que iban llenando tú fila, esa, que te va escribiendo, entre un compás roto, que es esencia de un Viernes Santo, donde los contrapuntos, vuelven a disfrazar métricas al día y tú vuelves a descontar horas al minutero , por esa lentitud de la tarde , donde vas disfrazando la adolescencia, por esos secretos, que vas revelando , donde los minutos hacen hablar a la tarde, donde yo nací para quererte, para aprender y sentir a tú lado,donde te has ido y te siento en sus ojos y en las calles de esa ciudad dormida, donde va despertando por tú mirada acompasada, que va envolviendo la cera , por ese manto lleno de menta, donde mis ojos se iban fundiendo pausadamente, pro ese tiempo, que iba pidiendo sitio a la melancolía, por esa ausencia, que va acercándose al mediodía de ese día de paseo , donde tú volviste a encontrarte con esas arrugas , que tiñen las paredes de tedio y tú vuelves a ser la Primavera, por ese tarro lleno de esencias, y vuelves a ser luz en la noche, por esa larga fila, que envuelve la espera , y vuelves ser acuarela en un retablo de presea, y vuelves cada mañana , por ese broche que te escribe lienzos de porcelana, y vuelves a ser noche , por ese azul , que pintan los callejones llenos de memoria, donde yo quería volver a soñar contigo, por esas horas , que nos va concediendo la tarde, donde tú eres toda mía y yo quisiera seguir junto a ti, por esa mirada, que envuelve de afonías tú voz , y yo a tus plantas me arrodillo vencido , por el viento, donde tú pones nombre a ese corazón que desprende tú peana , donde yo vuelvo a perderme en tú mirada, y quien puede convencerme de que tú no existes , nadie nunca jamás, porque yo se muy bien , que existes , porque me lo dice tú calle y me lo dice tú altar, y me lo dice cada flor y cada varal.

Puedo quererte mirando tú rostro de niña, y escucharte cada letra de esa sílaba, puedo quererte deteniéndome en tú paso lleno de esos pétalos, que alumbran la polisemia, puedo quererte a color o en blanco y negro, puedo hablarte de mi o mejor dicho de esos viejos textos , que guardas en tú antiguo pergamino, puedo quererte en la tarde o más bien amaneciendo, puedo quererte en la llave, que abre tú compás, puedo quererte en la tarde de esa escuadra y cartabón que dibuja tú mirada de esa hora de madrugá, puedo quererte en la brisa de ese tiempo , que pasa tan deprisa, cuando toca tú solista, puedo quererte en la sombra de ese lindero, que es vereda de tú antigua palabra, puedo quererte sin apenas recitarte en un compás de atardecida, puedo quererte , por cada brújula y regla , que marca tú cadencia, puedo quererte, por esas lagrimas, que nombran la primavera, puedo quererte , por ese ara , que te traza entre la cera, por esa lucero , que da nombre a la noche buena, puedo quererte y llamarte desde la acera , por ese rosario de Aurora, para siempre nombrarte Señora, puedo quererte y pedirte, que me des tú cielo poco a poco, puedo pedirte, que vallas pellizcando mis nervios, por esos últimos paseos de los veranos, puedo pedirte, que me lleves a ese rincón de las costumbres, donde te asomas , por ese alfeizar convertido en senda, puedo quererte, desde ese balcón, que es columnata, donde vas recogiendo esas letras ligadas llenas de enlaces, que van aprendiendo a nombrarte, puedo quererte, por ese esplendor de los días, donde vas declamando la inherencia de los Domingos de Ramos, puedo quererte desde ese medianera, que desviste tú morería, por esa mañana , donde brilla tú candelería, puedo quererte cuando tú eres palabra de esa luz del día, por esa fiebre , que me consumía, puedo quererte, cuando en ti nacen los fonemas, que dan nombre a tú barrio cada amanecida, puedo quererte, por esos días , que acortan las distancias, donde tú nombre se clava en mi alma y tú eres princesa en mis dulces sueños, de un cuento de hadas, puedo quererte en ese mes lleno de sueños, donde la espera viene a susurrar tú aire, en ese octubre, que besa tú cara, por ese barrio, donde vuelve la mirada.

Y yo quisiera verte en ese azulejo de la calle, que con pinceles te tuve que pintar, para mirarte cuando voy a pasear y hacerte un palio para poderte llevar, donde en este silencio me tengo que parar, ya que no existe ni verso, ni pregón, ni razón, que podamos adivinar, y a eso vine y a eso vengo , que no soy poeta ni pregonero, para bordarte en oro sobre mi recuerdo.


“ A vosotros Cofrades de la tierra de María, Jose y Aurora, por enseñarme las públicas cosas de las Hermandes y Cofradías”

Visitas: 134

Comentar

¡Necesitas ser un miembro de Cofrades para añadir comentarios!

Participar en Cofrades

Comentado por Entre inciensos y azahares en octubre 7, 2010 a 12:08pm
enhorabuena un blog precioso!!!!!!!!!!!!! sigue escribiendo un abrazo
Comentado por trompeta-sangre en octubre 7, 2010 a 8:24am
La verdad es que me ha gustado muchísimo, muy fácil de leer y cargadito de sentimientos, enhorabuena.
Comentado por Sueño ser tu palabra en octubre 6, 2010 a 10:44pm
Ya te lo dije ayer, me encantan muchos de tus blogs y éste aún más porque lo has compartido conmigo a la vez que lo estabas escribiendo. Tú vales, tío. Que nadie te convenzca nunca de lo contrario. Un abrazo enorme, hermano.

Sobre


Publicidad

 




 

Pasión en Sevilla

Eventos

Música

Paused...
  • 1.
    adaptacion de marcha

© 2020   Creado por Pasionensevilla.   Tecnología de

Emblemas  |  Reportar un problema  |  Términos de servicio