Cofrades

Foro y Blog Semana Santa Sevilla


EL SIGUIENTE ARTÍCULO HA SIDO PUBLICADO EN EL BOLETÍN DE LA HERMANDAD DE LA VERA+CRUZ DE BENACAZÓN Y EN ÉL PRETENDO HACER UN PEQUEÑO Y HUMILDE HOMENAJE A MI HERMANDAD QUE EN EL PRÓXIMO AÑO 2001 CUMPLIRÁ EL V CENTENARIO DE LA PRIMERA REFERENCIA HISTÓRICA DE LA MISMA. A TRAVÉS DE ESTAS TORPES PALABRAS HE QUERIDO RESALTAR EL VALOR EVANGÉLICO DE LA MISMA Y ME GUSTARÍA APROVECHAR ESTA OPORTUNIDAD PARA INVITARLES A TODOS A QUE COMPRUEBEN LAS MARAVILLAS DE ESTA HISTÓRICA COFRADÍA OBSERBANDO LA BELLEZA SIN IGUAL DE SUS BENDITAS IMÁGENES, PARTICIPANDO EN SU SOBRECOGEDOR VIA-CRUCIS, EN LA SOLEMNIDAD DE SU SEPTENARIO DOLOROSO EN LA PARROQUIA DEL PUEBLO, EN LA FUNCIÓN PRINCIPAL DEL VIERNES DE DOLORES Y POSTERIOR BESAMANO A NUESTRA SEÑORA DE LOS DOLORES O EN SU INMEMORIAL ESTACIÓN DE PENITENCIA EN LA TARDE-NOCHE DEL JUEVES SANTO. PODRÁN ASÍ COMPROBAR EL MARAVILLOSO TESORO QUE ENCIERRA UNA HERMANDAD CON CASI CINCO SIGLOS EN EL CORAZÓN DEL ALJARAFE SEVILLANO.


CINCO SIGLOS DE LUZ

Sería prácticamente imposible resumir en unas cuantas líneas todo lo que encierran quinientos años de historia viva de una hermandad. Cinco siglos en el seno de nuestro pueblo. Cinco siglos dando cobijo a la fe, la devoción, la espiritualidad y el sentimiento de amor cristiano más profundo de miles y miles de personas a lo largo de toda su existencia.
Resulta inevitable hacer uso de nuestra imaginación para tratar de formarnos una imagen de quiénes eran esos primeros veracruceros. De cómo fueron los inicios, sin duda alguna difíciles, de aquellas personas que sellaron para siempre entre sus vecinos la impronta del amor a Cristo crucificado y a su Bendita Madre Celestial.
La devoción a la Vera+Cruz de Cristo es mucho más antigua que nuestra hermandad. Cabe pensar, por tanto, que este amor hubo de llegar hasta Benacazón de la mano de algunos foráneos que ya lo habrían conocido en otros lugares y que empezaron a plantar aquí la semilla de la que luego germinaría la fe veracrucera de nuestro pueblo. Es esa misma fe, que también sirvió para llenar de universidades y hospitales toda la extensión de la vieja Europa, la que llevó a unas cuantas personas, humildes y sencillas, a crear en Benacazón una hermandad que no sólo serviría para albergar sentimientos personales de adhesión a Cristo y a su Iglesia, sino que fundaría, en pleno corazón de esta querida villa, aquel Hospital de Sangre que atendía a los más desfavorecidos y necesitados de entre todos. Así nacía la Vera+Cruz de Benacazón, haciendo gala del profundo sentimiento evangélico que iluminó con su luz el progreso del mundo occidental, encargándose de los olvidados y marginados de la sociedad, otorgándoles la dignidad de seres humanos, hijos de Dios, con la que el cristianismo rompió en su día de manera radical con la mentalidad dominante en el mundo.
Y es que decir Vera+Cruz, en cualquier lugar del mundo, es decir caridad, entrega al prójimo, verdadero compromiso con el amor que Nuestro Señor nos predicó. Así, como ha sido suficientemente acreditado, allí donde nacía una hermandad de la Vera+Cruz, nacía también ese hospital, orfanato, comedor o cualquier otro centro de ayuda y atención a los más necesitados, y en Benacazón la cosa no podía ser diferente.
Apenas puedo contener la emoción al imaginar el rostro de aquellos primeros veracruceros cuando vieron terminada la imagen del Señor de la Vera+Cruz. Debió suponer algo parecido a lo que todos los veracruceros vivimos cuando tuvimos la inmensa suerte de poder verlo de nuevo en su Capilla tras la restauración en 1997; una sensación inenarrable de paz interior al contemplar la belleza de una muerte serena que no por dolorosa y cruenta deja de ser esperanzadora: es la muerte que a todos nos regala la vida eterna.
Tampoco es fácil imaginar qué debieron sentir nuestros antepasados en la fe y la devoción a la Verdadera Cruz al contemplar el rostro de belleza sobrehumana de nuestra Bendita Madre, la Santísima Virgen de los Dolores cuando, allá por el siglo XVIII, fuera donada a la hermandad, convirtiéndose en ese momento en la Titular de nuestra Cofradía y en la Madre de todos los veracruceros de Benacazón.
Resulta de todo punto abrumador intentar siquiera acercarse a la historia de esta hermandad. Y es que son quinientos años, nada más y nada menos, llenos de vivencias, de buenos y malos momentos, de tantas y tantas personas que dejaron en el seno de la Vera+Cruz la impronta de su amor al Señor de Benacazón y a su Madre Dolorosa. Cada uno de nosotros pasará como una motita de polvo en la montaña de arena de esta hermandad y ella seguirá adelante trasladando la fe que ahora profesamos a los benacazoneros del futuro.
Parémonos un momento a pensar, ahora que estamos a las puertas de la consecución de la que con toda probabilidad ha de ser la obra más grande e importante de la hermandad en toda su larga historia, y mirémosla con distancia, desde fuera. No la perdamos de vista, no dejemos de observarla, porque todo el trabajo y el esfuerzo que hayamos puesto en ella sirven para su engrandecimiento, pero no son imprescindibles. Todos, absolutamente todos nosotros hemos de pasar y nuestra hermandad permanecerá ahí, de pie, tan joven como hace cinco siglos, tan vieja como todos y cada uno de los miembros que han pasado por ella. Así habrá de ser hasta que llegue el día en que el Jueves Santo, el Viernes de Dolores o el primer domingo de septiembre los vivamos todos juntos en esa Casa de Hermandad que en el cielo construyeron aquellos valientes que fueron los primeros veracruceros de nuestro pueblo.

Bruno Castillo Fernández

Visitas: 137

Comentar

¡Necesitas ser un miembro de Cofrades para añadir comentarios!

Participar en Cofrades

Sobre


Publicidad

 




 

Pasión en Sevilla

Música

Cargando…

© 2019   Creado por Pasionensevilla.   Tecnología de

Emblemas  |  Reportar un problema  |  Términos de servicio