Cofrades

Foro y Blog Semana Santa Sevilla


El otoño se había instalado ya en su versión más fría y triste en la Ciudad. Atrás habían quedado ya los días largos y la primavera no era más que un lejano recuerdo cuyo único recuerdo se había vuelto amarillento y yacía sin vida en los suelos formando alfombras color sepia. Era el mes de los Difuntos tiempo de recuerdo de la Arcadia que antaño vivimos con esas personas que ya no están. Pensamientos que iban sucediéndose junto con el olor a las castañas y el viento, cada vez más fresco, de camino a la vieja collación de la Magdalena. Allí a la misma hora de todos los años cuando los últimos rayos de sol doraban la espadaña de la antigua iglesia del Convento de San Pablo hacia su aparición en su característico paso con esos faroles plateados rematando los candelabros, la Virgen del Amparo. Antigua devoción que floreció allá por la época del Romanticismo, incluso el mismo Bécquer la nombra en una de sus leyendas. Con la marcha de Peralto y al ver el rostro de la imagen nos contagiamos de su melancolía. En su mano izquierda se nos evoca la metáfora de nuestros pensamientos en ese instante: el alma, el corazón, que vuela al tiempo de la nostalgia tan cerca y tan lejos a la vez. La otra cara de la moneda de la Soledad de San Lorenzo pero que nos lleva al mismo sentimiento. En un suspiro recorrerá las calles estrechas con los cierros antiguos, la plaza del Museo, el Andén de San Pablo para volver de nuevo a su templo. Entonces sonará el órgano y se entonará el Salve Regina. Para cuando termine todo se habrá vuelto a convertir en otro recuerdo, en un pensamiento nostálgico del otoño sevillano

Visitas: 89

Comentar

¡Necesitas ser un miembro de Cofrades para añadir comentarios!

Participar en Cofrades

Sobre


Publicidad

 




 

Pasión en Sevilla

Música

Cargando…

© 2019   Creado por Pasionensevilla.   Tecnología de

Emblemas  |  Reportar un problema  |  Términos de servicio