Cofrades

Foro y Blog Semana Santa Sevilla


El pasado día 15 de julio, en las vísperas del día del Carmen, el Arzobispo de Sevilla, Monseñor Asenjo, bendijo un nuevo Retablo cerámico ubicado en la entrada de la Iglesia Conventual del Santo Ángel, hogar de la Comunidad de Carmelitas Descalzos de Sevilla y de la Archicofradía de Ntra. Señora del Carmen.

El nuevo Retablo tiene como finalidad la expresión pública del hermanamiento entre la Hermandad de la Estrella y la Comunidad de Carmelitas Descalzos, cuyo Prior, D. Juan Dobado, es el director espiritual de la mencionada Hermandad. En el cuadro, manifestando el hermanamiento entre las dos entidades, aparece representada la imagen de María Stma. de la Estrella en el monte Calvario, ataviada con vestiduras de mujer y con los colores carmelitas (hábito marrón y velo “blanco roto”), pero cubriendo uno de sus hombros con un manto azul que representa el color corporativo de la Hermandad.

El autor del Retablo, el pintor ceramista Ángel Lora, ha tenido en cuenta el declarado deseo del Padre Juan Dobado, quien propuso que la obra se separase de los Retablos cerámicos devocionales habituales en Sevilla, los cuales suelen representar a las Dolorosas vestidas de Reina, del modo en que procesionan en Semana Santa. En esta ocasión el pintor ha decidido representar a María Stma. de la Estrella como madre en actitud doliente por la muerte de su hijo, dando la espalda al monte Calvario y alejándose del mismo, en soledad.

La valentía del autor de la obra es patente, ya que muestra la humanidad de la Virgen, sin símbolos de santidad, puesto que el mero hecho de ser la Madre de Dios, de aceptar voluntariamente esa maternidad que le vino dada por el Espíritu Santo, le proporciona su Divinidad. Es por ello que se presenta a María, la Madre de Dios, con el rostro roto de dolor por el martirio al que fue sometido su Hijo y su posterior muerte en la cruz, dolor que es magistralmente expresado en el rostro de María Stma. de la Estrella (para la muchos, la mejor dolorosa del Barroco). Es el dolor de una madre, de la Madre de Cristo.


El cuadro es una verdadera obra de arte hecha cerámica. Goza de una gran calidad pictórica, evidenciada en los colores y las luces correctamente valorados, así como en la frescura de su pincelada (el velo y el cabello son impresionantes). Por otra parte, la elección de la ropa (inspirada en la Coronación de la Virgen de Velázquez), la estética, el paisaje que ha plasmado como fondo (es la primera vez que aparece en su obra), los colores apagados poco comunes en la cerámica, así como la ausencia de cenefa y de colores brillantes que se asemejen a los dorados, siendo la obra únicamente enmarcada por unas molduras con reflejos de cobre, dejan patente, una vez más, la elegancia que el autor plasma en todos sus cuadros.

Visitas: 641

Comentar

¡Necesitas ser un miembro de Cofrades para añadir comentarios!

Participar en Cofrades

Comentado por Raquel Iglesias en julio 19, 2010 a 10:53am
Gracias a ti, Enrique, por añadir tu comentario.
Comentado por Enrique Ayllón González en julio 18, 2010 a 9:02am
María, Madre de Dios, era una mujer humilde del pueblo, sin coronas ni joyas, una Madre que sufre por la injusta muerte de su Hijo.
Gracias Raquel por esta entrada de tu blog.
Comentado por Ana Maria Sánchez San Román en julio 18, 2010 a 1:02am
Dejemos por un momento a los demás artistas y démosle el protagonismo a la nueva obra de arte...Es verdad que todos y cada uno de ellos fueron criticados en su época, pero pensemos friamente...lo que vemos de ellos ahora no es un verdadero éxtasis para nuestros ojos? El retablo de Angel Lora no solo me parece una maravillosa provocación para los sentidos, sino que tenía que haber más artistas que como él se atreviesen a plasmar los sueños de muchas personas, no los de la mayoría que siempre son los mismos...y que conste que aunque adoro a mi Virgen de la Estrella también e incluso más a mi Madre...Podría haber tenido cualquier rostro, lo esencial es lo que simboliza...y a una madre es tan difícil describirle lo que sentimos por ella que creemos que adornándola con lo que se merece la vamos a querer más...

¡ Cuán equivocados estamos...! Se merece toda nuestra vida y no le hace falta nada más...
Insisto, el libro de los gustos está en blanco...hace falta algo más blanco que su pureza? Todos sabemos lo que es, cada uno tenemos nuestra forma de verla...un beso...
Comentado por Raquel Iglesias en julio 18, 2010 a 12:20am
Tienes mucha razón, Ana. Para algunos la evolución es un enemigo, precisamente ahí está el problema.

Pintores como Rogier Van der Weyden, Da Vinci, Murillo, y otros muchos que fueron considerados adelantados a su época pintaron a la Virgen, en algunos de sus cuadros, sin símbolos de santidad. El Greco estuvo a punto de ser ejecutado por la Inquisición porque, en sus pinturas, era capaz de dotar de santidad a humanos que utilizaba como modelos....

En fin, que siempre habrá personas a las que les den miedo los cambios.

Un abrazo, Ana.
Comentado por Ana Maria Sánchez San Román en julio 17, 2010 a 11:18pm
Siempre existirán reproches hacia lo desconocido, por ejemplo...en los tiempos de la construcción de la Santa Iglesia Catedral Metropolitana, los que vivían en aquella época dirían: ¡ Por Dios, un estilo gótico para representar el monumento más emblemático de Sevilla!!! Que horror, mejor hubiese sido el estilo barroco que es el que representa a nuestra ciudad.
Que le pregunten ahora a los sevillanos si quieren cambiar ésa innovación...NI MIJITA, dirían más de uno/a.

Protestamos sin echar la vista atrás, si no hubiese habido cambios no hubiésemos evolucionado, éso si que sería triste...
La devoción sigue ahí, y pienso que no influye nada en la fé...pero para gusto los colores...Raquel estoy de acuerdo contigo, merecido homenaje a la Madre, si por mi fuese en sus palios irían vestidas de hebreas, no de reinas al igual que muchos Cristos van semidesnudos y no con lujos.
En este retablo se conmemora a Maria Madre, no a Maria Reina...Un beso
Comentado por Raquel Iglesias en julio 17, 2010 a 5:51pm
No siempre han estado presentes esos cánones. Murillo, por ejemplo, en sus representaciones varias de la Sagrada Familia o de la Virgen con el Niño omite dichos símbolos.

Aun así, está usted en su derecho de opinar.

Un saludo.
Comentado por Raquel Iglesias en julio 17, 2010 a 5:19pm
Gracias por tus palabras, Ana.

En cuanto al comentario de José Luis, este cuadro no ha sido el fruto de ninguna tendencia, de hecho, es la primera vez que aparece una dolorosa en cerámica representada de esta manera. Por otro lado, hay algo más sagrado que haber elegido libremente aceptar ser la Madre de Dios??? Es por ello por lo que se ha representado como Madre y no como Reina.

No creo que alguien que crea realmente en la divinidad de la Virgen María y su santidad necesite ver ningún símbolo, pienso que es al contrario, los que necesitamos esos símbolos somos los que dudamos.

Me consta que el autor del cuadro es cofrade y creyente, y no pretendía, ni muchísimo menos, desacralizar la imagen de la Virgen, sino todo lo contrario, sacralizar la humanidad de María.
Comentado por Ana Maria Sánchez San Román en julio 17, 2010 a 4:38pm
Sin duda, Raquel, es una verdadera obra de arte, ya no sólo por lo que se vé, sino por todo los cánones que se han roto, gracias a Dios innovadores, pero al mismo tiempo acertadísimos, y por mi parte aceptadísimos...mi enhorabuena al pintor ceramista y a su valentía al demostrarnos que la inspiración y los sueños son arte en estado puro...Gracias por éste maravilloso deleite y Angel...intentalo también con la escultura que viendo lo visto, serías un grandisimo escultor...un beso desde Triana...

Sobre


Publicidad

 




 

Pasión en Sevilla

Música

Cargando…

© 2019   Creado por Pasionensevilla.   Tecnología de

Emblemas  |  Reportar un problema  |  Términos de servicio