Cofrades

Foro y Blog Semana Santa Sevilla


En estos días alguien me ha pedido que realice esta entrada acerca de la llegada del Cristo de San Agustín a Sevilla y un poco de su historia, así que esto es para todos pero en especial para el solicitante de esta entrada.

 

La devoción al Cristo de San Agustín de Burgos surge en el siglo XIV con la imagen del Santo Crucifijo que se veneraba en el convento de San Agustín de dicha ciudad. Su culto se fue difundiendo por toda la geografía española y también por América y Filipinas, gracias, sobre todo, al empeño de los agustinos, pero también al de muchos fieles particulares que la llevaron en su maleta.

 

Hay que tener en cuenta que la denominación de "Cristo de San Agustín" más que a una advocación concreta hacía referencia a un indicación del lugar donde estaba la imagen y recibía culto: "el Crucifijo que está o se venera en el convento de San Agustín". Sabido es que en numerosos conventos agustinos surgieron cofradías dedicadas al culto del Santo Crucifijo y que todas estas imágenes tenían en común la de representar a Jesús muerto en la Cruz.

 

El Cristo de San Agustín, el de Burgos, adquirió tal fama que se le empezó a conocer como el Cristo de Burgos, convirtiéndose este apelativo ya en una identificación mucho más precisa que la genérica "de San Agustín". En este sentido cabe afirmar que todas las imágenes tituladas "de Burgos" están relacionadas entre sí con el Crucificado que actualmente se venera en Burgos, reflejándose en cierta presencia de rasgos iconográficos comunes. A este grupo pertenece un "Cristo de San Agustín", el de Sevilla, que adquirió notable relevancia, aunque a diferencia del de Burgos no recibió un apelativo más específico.

 

Foto de Azahar y jazmín.

 

Santo Cristo de San Agustín. (Sevilla)

En el siglo XIV en torno a 1314 aparece en Sevilla la imagen del Santo Crucifijo de San Agustín, desaparecida a raíz de los acontecimientos de 1936 en el incendio de la parroquia de San Roque.

Era esta imagen una de las más curiosas e interesantes esculturas que hubo en Sevilla al estilo románico del siglo XIV. La cabeza, era muy expresiva; carecía de modelado, muy pobre en el torso. El sudario, era muy grande, y ofrecía pliegues simétricos.

El Santo Crucifijo ostenta sobre su cabeza, en la actualidad nimbo crucífero y aureola metálica circular nimbada en forma de aro, a la manera visigótica, pueseran normales en escultreas de esta época.

En 1810 los monjes agustinos son expulsado del convento en el que habitaban, y es entonces cuando llevan al Santo Crucifijo a la igelsia de San Roque, la cual desde entonces se convertiría en la casa definitiva del mismo.

En 1842 la devoción era tal que D. Diego de Merlo pide permiso a los reyes católicos para construirle un templete con una reproducción en marmol del Señor que era según podemos leer en esa petición "el icono de Cristo más venerado en Sevilla".

Durante el siglo XIX el Cristo procesiona  de diversas maneras, en solitario, con la Magdalena, con la Virgen y San Juan. Haciendo estación de penitencia el miércoles santo.

En los ultimos años el Cristo procesiona tan sólo una vez por década, siendo la última ocasión en que procesiona en 1926.

 

Foto del antiguo Cristo obtenida en la Sevilla que no vemos de D. Julio Domínguez Arjona.

 

El 18 de Julio de 1936, en medio de la sinrazón incendian San Roque desapareciendo para siempre con sus llamas el Santo Crucifijo de San Agustín. La imagen actual fue tallada por Sánchez Cid el mismo año, en una imposible reposición de lo incalculablemente destruido.

 

Hablamos por tanto como siempre he dicho del "Primer Cristo de Burgos que llegó a Sevilla" o es que hablamos del otro...

 

Saludos.

 

Trompeta-sangre.

Visitas: 3124

Comentar

¡Necesitas ser un miembro de Cofrades para añadir comentarios!

Participar en Cofrades

Comentado por Jose Manuel, ecijano en julio 7, 2012 a 9:24pm

Comentado por Jose Manuel, ecijano en julio 6, 2012 a 8:11pm

Te dejo una reseña historica referente al cristo de la sangre de ecija

El día 29 de enero de 1567, el escultor sevillano Gaspar del Águila suscribía un contrato con Alonso de Orejuela, vecino de Écija, para tallar un crucifijo con destino al convento de San Agustín de dicha ciudad. Poco después, en 1571, fray Pedro Clavijo, prior del convento, y fray Atanasio de Lasarte, considerando la existencia de suficiente número de devotos de la Imagen, celebran cabildo y se constituye la primera Junta de Gobierno de una nueva hermandad que adopta las constituciones de la hermandad del Santísimo Crucifijo del monasterio de San Agustín de Sevilla, ordenadas en 1527.

Comenzaba así la andadura de esta hermandad ecijana que, en el preámbulo de su Regla se autodenomina "hermandad del Sanctísimo Crucifijo y Sangre de Nuestro Señor Iesuchristo". La Sangre de Cristo es continuamente invocada a lo largo de todo el documento normativo, aludiendo a las siete veces en que fue derramada por el Hijo de Dios para la redención de los Pecados.

Desde su fundación en 1571, la hermandad continuó establecida en la iglesia del convento de San Agustín, en la que poseía su propia capilla. Abierta en el muro de la Epístola del templo conventual, en ella recibía culto el Cristo de la Sangre y sus paredes estaban adornadas con diversas pinturas que representaban a San Nicolás de Tolentino, San Francisco de Asís y los Desposorios de Nuestra Señora.

Durante el primer tercio del siglo XIX, la hermandad del Cristo de la Sangre sufrió las consecuencias de los acontecimientos políticos que acarrearon el cierre en varias ocasiones del convento de San Agustín, primeras desamortizaciones e invasión francesa.

A partir de 1835, tras la definitiva exclaustración de los religiosos, el convento fue vendido a particulares y demolido en su totalidad. Únicamente se conservaron la iglesia y sacristía anexa, bajo jurisdicción ordinaria, al servicio y cuidado de la hermandad del Cristo de la Sangre.

En noviembre de 1849 se produjo un derrumbe parcial de la fachada y cubierta del templo de San Agustín. La ruina era irreversible. En junio de 1858 la hermandad trasladó el altar mayor de la iglesia del exconvento de San Agustín a la parroquia mayor de Santa Cruz, así como sus imágenes, pasos y enseres, dando por concluidad su estancia de casi trescientos años en el cenobio agustino.

Comentado por tianera en julio 6, 2012 a 5:05pm

como siempre mi niña demuestra su buen hacer

un besote

Comentado por Araceli Luque en julio 6, 2012 a 2:34pm

Muy completo y detallado. !!que pena de imagen perdida!!!! esperemos que no se repitan estos hechos nunca mas.   gracias por el blog.

Comentado por Curro Cayuso Bueno en julio 6, 2012 a 12:25pm

Una historia del cristo de San Agustin del que muchos los sevillanos podemos disfrutar. Tiene unos rasgos muy naturales y es muy bello , saludos y gracias por compartirlo.

 

Comentado por Antonio Barrera Repullo en julio 6, 2012 a 8:10am

Muchas gracias por el texto, que nos ha hecho ver como ha sido la devocion a este Cristo, casi olvidado ahora, y siendo el de mayor devocion en Sevilla en aquellos tiempos, el año pasado hubo un Viacrucis extraordinario en Santa Clara por ese motivo, muchas gracias Ana, por recordarnos la histoia, besos

Comentado por Azahar y jazmín en julio 5, 2012 a 11:44pm

Ahora que ya por fin se puede, te dejo aquí el comentario que había puesto en tu perfil.

 

No se como darte las gracias por la entrada que has hecho al Santo Crucifijo de San Agustín, han sido varias las ocasiones en las que me has hecho referencia al mismo, pero no recordaba exactamente como era, pero creo que no se me va a olvidar de ahora en adelante, aunque por si acaso, me pienso guardar la información que sobre El nos dejas, muchísimas gracias por quererte hacer eco de la petición formulada, un enorme bezaso hasta Burgos.

Sobre


Publicidad

 




 

Pasión en Sevilla

Eventos

Música

Paused...
  • 1.
    adaptacion de marcha

© 2020   Creado por Pasionensevilla.   Tecnología de

Emblemas  |  Reportar un problema  |  Términos de servicio