Cofrades

Foro y Blog Semana Santa Sevilla


 Realmente lo único que voy hacer es contar lo que sucedió antaño. En esta ciudad junto al rio un hombre estaba  desolado y con el sabor amargo del desamor en sus labios, mirando cabizbajo al agua, sin ningún poder y sin ninguna fuerza replicaba una y otra vez, con una voz casi apagada por el entristecimiento de su garganta, diciendo sin parar: No querer ser nadie en esta vida.

 Muy cerca de él se encontraba un anciano que por allí estaba tirado, entre mantas viejas y cartones rotos, siendo para aquel ochentón su propio paraíso en mitad del paseo de la O, o el paraíso que le dejo la vida. Lo escucho tantas veces como lo pudo repetir y sin esperar a que volviese a repetirlo le respondió a sus palabras contándole una historia de lo más real posible, una historia que decía así:

 En un terreno poco cultivado y con muchas malas hiervas, donde sería inimaginable que crecieran plantas agraciadas, pero sin saber por qué nació una mata completa de Claveles, en aquel lugar creció un Clavel con una fuerza y un poder que ninguno de los que tenía a su lado lo igualaba, un clavel con elegancia y con una intensidad en su color rojo que casi deslumbraba.

 Bastante lejos de allí en un  lugar mucho mejor tratado y con innumerables flores de todo tipo y de todas las bellezas donde nacieron y crecieron en un hermosísimo edén. Entre todas ellas, nació una Rosa, la Rosa más hermosa de todas las Rosas que había en ese jardín y en todos los que había por los alrededores.

 El Clavel decidió salir de aquel lugar poco adecuado para continuar su vida y con todas las fuerzas que tenía consiguió quedarse enganchado en los bajos de un camión, con solo sus raíces, sus pocas hojas y aguantando todo lo que podía, pero sin darse ni cuenta se quedó sin fuerzas y cayo justo en el jardín de aquella maravillosa Rosa, qued


ando totalmente trasplantado en ese jardín.

 El Clavel al despertar y ver  tanta belleza junta , se asombro por el rostro y la finura de aquella Rosa que destacaba por encima de todas las demás, y sin pensarlo dos veces se engancho en ella y nuevamente tiro con todas sus fuerzas hasta poder salir de allí con ella, encontrando juntos un jardín para ellos dos solos, la fuerza y el poder del clavel, junto a la Belleza y hermosura de la Rosa hicieron que el final de esta historia nunca termine, mientras en esta vida halla un trozo de tierra y un poco de agua puede crecer cualquier flor preciosa.

Dedicado a la Rosa que me sigue acompañando día a día y juntos procuramos tener nuestro jardín en buen estado. Para la Rosa que más quiero Eva

Miguel Angel Rojas

Visitas: 126

Comentar

¡Necesitas ser un miembro de Cofrades para añadir comentarios!

Participar en Cofrades

© 2019   Creado por Pasionensevilla.   Tecnología de

Emblemas  |  Reportar un problema  |  Términos de servicio