Cofrades

Foro y Blog Semana Santa Sevilla



Se quebró en pedazos el reloj que marcaba tus horas, congeló los minutos, resquebrajando el corazón que se le había olvidado latir. El sol de la mañana corrió presuroso a bañarte en luz, maquillando la frialdad que te envolvía. No cejaron en su empeño las campanas repicando a duelo, tratando de acallar el mudo llanto del Crucificado que lloraba tu ausencia. Incluso cuentan que la Virgen, sabedora de tu partida, dispuso todo en un noche para lucir de luto en tu despedida...

Hoy no había nazarenos en la iglesia. No vi los pasos, no vi las velas, no vi el sol, ni vi cornetas, ni vi los lirios que con primor arrullan al Cristo que entrega su vida bajando esa rampa torera... ya ve, don José, no hizo falta celebrar Miércoles Santo para traer a los vecinos de vuelta al barrio. Y correrán las noches y los días, y llegará la primavera, y llegará el Miércoles Santo... y cuando el Cristo leve sus zancos y llegue al dintel de la puerta Sevilla verá la pena que ciñe su cara sangrienta; estoy seguro, Don José. Sé que tu Cristo, el nuestro, será incapaz de cruzar la puerta. Sé que restallarán mil crujidos en su vieja madera, que Él solo llevará la pena de ver cruzar el dintel sin saber que vas con Él, por tu Sevilla cofradiera.

Pero no, Don José, no... no nos deje sin su espíritu; vuele, ¡vuele alto! Fúndase con las estrellas; ya no es prelado del Papa, ahora es prelado del Dios Bendito... Y aguarde, aguarde... y cuando vea renacer Sevilla entre destellos de plata y oro, cuando adivine entre las nubes el olor del tímido lirio y la fragancia de sublimes gladiolos, cuando adivine la primavera presa de su dolor y su pena, cuando vea que el azahar ya clama al cielo su olor bendito... vuelva. Haga con la luz de sus ojos luz de candelería; de su humildad, sudario de Cristo; de su bondad, pañuelo de Refugio; de su tesón, sudor de costaleros; de su sonrisa, bordados de oro; de sus manos, llamador gastado; de su edad, historia de un barrio; de sus misas, palabra de Dios; de su sacrificio, clavo de Cristo; de sus oraciones, corona como presea; de sus amigos, juventud de un barrio; de su familia, Salud y alegría; de su iglesia, templo bendito...

¿Quién dice que usted se ha ido? ¿Quién afirma que ya no está? A quien eso afirme, yo le digo que no mienta; porque es varal de su palio, sangre de sus manos, bordado en su manto, puente en San Bernardo...

Y vendrán Miércoles Santos,
Y sadrá el sol a lucirse,
Y habrá gloria y tristeza...
Y en su más honda torería,
Prendida al vuelo de candelabros,
Don José será testigo,
Desde balcones de cielo hecho llanto,
De cómo Dios sigue bajando
Esa rampa de San Bernardo,
Maquillando en su dolor
El no verte por su barrio.



Se ha ido un sacerdote, se ha ido un Amigo.
El barrio llora tu ausencia. Suerte allá dónde estés, seguro que en San Bernardo.


A don José Álvarez Allende.

Sergio Rovayo.

Visitas: 285

Comentar

¡Necesitas ser un miembro de Cofrades para añadir comentarios!

Participar en Cofrades

Comentado por Antonio Jesús en noviembre 18, 2009 a 12:47am
Una semblanza magistral de un gran Sacerdote.



Magnífico texto, magnífica evocación.
Comentado por Azahar de San Gonzalo en noviembre 17, 2009 a 10:13pm
Vaya Sergio, todos los días me sorprendes gratamente, amigo. Eres un genio. Gracias por compartir cosas tan bellas con nosotros. Un besazo.
Comentado por JOSE RICARDO en noviembre 17, 2009 a 9:30pm
Amigo Sergio, mientras en nuestros corazones existan estos sentimientos que tu sabes expresar con tantísimo acierto y belleza, D. José siempre estará vivo, su recuerdo, y mejor aún, sus enseñanzas, anidaron en el interior de todo el que tuvo la suerte y el honor de haberlo conocido. Dios lo tendrá a su lado disfrutando de sus sabias palabras y maravillosa compañía.
Un fuerte abrazo y que Dios te Bendiga.
Comentado por VALERIANO LOPEZ RODRIGUEZ en noviembre 17, 2009 a 6:16pm
Eres un auténtico poeta,amigo.Las palabras que dedicas a tu párroco son muy sentidas.Seguro que este santo varón no ha muerto y está donde describes en tu entrada.Recibe un abrazo en la Vera+Cruz de Cristo.
Comentado por Juanjo Trianero en noviembre 17, 2009 a 4:26pm
Magnifico como siempre bellas palabras!! Que dios tenga en la gloria a este sacerdote tan querido un abrazo cofrades ;)
Comentado por MADRUGA en noviembre 17, 2009 a 4:00pm
hermosas palabras, que me han llegado directamente al corazon, descanse en paz tan excepcional persona y sacerdote, un abrazo a todo el barrio de san bernardo, no puedo decir mas.
Comentado por Elias en noviembre 17, 2009 a 3:53pm
sergio hrmosaspalabras seguro que don jose esta contento te aconpaño en tu sentimiento yo se que tu lo sientes como algo tuyo animo y adelante
Comentado por Pedro Medina Perez en noviembre 17, 2009 a 1:49pm
Es ley de vida el que Dios disponga de nosotros, quizas cuando nos llegue a nosotros entendamos el gran Misterio, pues nos cuesta entender que la buena gente este poco tiempo entre nosotros.

SAludos Hermano Pedro
Comentado por esperanza jimenez vazquez en noviembre 17, 2009 a 1:19pm
Bueno Sergio has hecho una apología impresionante del querido Don José, has conseguido que afloren las lágrimas a mis ojos, he tenido la dicha de conocerlo y tratarlo bastante, yo también fuí ayer a San Bernardo para decirle hasta luego, porque él seguirá para siempre entre nosotros.

Un beso fuerte desde triana.
Comentado por CHE (Maria Jose Cejudo) en noviembre 17, 2009 a 1:13pm
Precioso, me has emocionado.Cuanto amor hay en tus palabras hacia Don Jose.No tuve el honor de conocerlo, pero por lo que contais Joaquin y tu debio ser una gran persona.Seguro que dede el cielo ha escuchado tus palabras y estara orgulloso de la semilla que dejo en la Tierra.Que Dios lo tenga en su gloria, porque lo que soys vosotros lo teneis para siempre en vuestro corazon.Un beso.

Sobre


Publicidad

 




 

Pasión en Sevilla

Eventos

Música

Paused...
  • 1.
    adaptacion de marcha

© 2021   Creado por Pasionensevilla.   Tecnología de

Emblemas  |  Reportar un problema  |  Términos de servicio