Cofrades

Foro y Blog Semana Santa Sevilla


El médico que sólo sabe de Medicina, ni Medicina sabe.
La vida es algo más que un compendio anatómico y didáctico que lleva al entendimiento de los procesos fisiológicos y bioquímicos de un cuerpo. La naturaleza humana, bajo esa apariencia imperfecta en la que un organismo se pone enfermo, se esconde igualmente una parte sensible no descrita por científicos y que nos... sorprende en cuanto a la infinidad de conceptos que se pueden extraer de ello.

¿Qué es el cuerpo humano? Si tuviera que referirme a cada uno de las definiciones históricas que nos hablan del cuerpo humano, probablemente no terminaríais de leer este blog. Sin embargo, ¿puedo definir el cuerpo humano como un conjunto de materia y ente que se desarrolla a lo largo de un período de tiempo y en el que se van adquiriendo experiencias sucesivas? Para muchos, estaría suspenso, para otros, podría incluso ser Matrícula de Honor.

¿Y a qué se debe esta diversidad de opiniones? En la Medicina, como en toda ciencia inexacta, las palabras se volatilizan con la simple expresión de: "soy humano". Y por el simple hecho de serlo, tengo la condición "sine qua non", de ser imperfecto. Muchos, nos hablan de enfermedades como el epicentro de la medicina. El médico, es un profesional de la enfermedad y no de la salud, me decía un muy querido amigo mío y Profesor Titular de la Universidad de Sevilla. Pero el médico, más allá de la efímera similitud con la enfermedad, busca la curación mediante la terapéutica. Sólo terapia, y sólo como objetivo, la curación.

Personalmente, es un error digno de ser resuelto, pues si formamos a nuestros futuros médicos (incluyéndome yo mismo) en unas ideas que ciertamente lleven igualmente al cuidado paliativo de nuestros pacientes, la Medicina, podría ser entendida de otras muchas formas que no dramatizasen una determinada escena en el Hospital. Hemos de ser conscientes que un paciente, es una persona, es un enfermo, vulnerable y lábil, frágil y a veces, desamparado, pero una persona, que opina, piensa y también, CREE.

He aquí el núcleo de mi vida. Estudio Medicina, desde hace cinco años. Estoy a punto de entrar en el cerco sanitario comprometiéndome a sanar, cuidar y paliar. Mi obligación, podría no ser entendida por muchos, pero sí explicable y justificada por otros. El Juramento Hipocraticum, me llevará a la responsabilidad de ser humano, y cuando digo humano, me refiero a la empatía para con mis pacientes y todo lo que me rodea.

Pero por desgracia, no siempre es así.

Cuando entro en la sala del enfermo, siempre busco tres cosas:

1- La compañía del familiar: es sumamente importante ver si el paciente recibe apoyo o no.
2- La actitud del enfermo: ¿cómo está? ¿cómo se siente?
3- La esperanza en sus ojos: cuando se es humano, podemos percibir en la mirada del otro, un tinte de esperanza o frustración.

¡Qué dura es mi profesión! Pero qué reconfortante es ver a un enfermo elevar su pálida mano por el bajo riego sanguíneo persistente en sus arterias, en ese último intento por llegar a la estampa arrugada de su cabecero, en el que se encuentra la imagen perdida de un Cristo dormido. Sus ojos, se elevan, pero no consiguen alcanzar la vista de la estampa. El forcejeo de su cuerpo, que probablemente nos indiquen las pocas horas de vida que tiene, son el reflejo de que aún tiene esperanza.
¿Quién le da la fuerza? La Salud de una devoción que, aún desorientada en el tiempo, quiere agarrar con fuerza.

El enfermo pide con los ojos, y no con la palabra. En la exploración rutinaria, el simple tacto de mis manos con sus manos, me lleva a denotar la frialdad de su cuerpo, pero igualmente, el calor de su corazón. Tiene Fe, tiene esperanza Señor. ¿Por qué te la quieres llevar?

Me siento satisfecho cada vez que entro en mi Hospital. Me siento cómodo entre pacientes que buscan la verdad de su cuerpo. Pero aún más me siento increíblemente fuerte, cuando un enfermo me dice: aquí arriba, en esta estampita arrugada, tengo mi Salud y mi Esperanza.

Visitas: 137

Comentar

¡Necesitas ser un miembro de Cofrades para añadir comentarios!

Participar en Cofrades

Comentado por Antonio Gila en octubre 3, 2009 a 11:19am
Muchas gracias Quetintubocofrade por tu comentario. Sé que todos los pacientes no se curan. Es una de las espinas que tiene la Medicina. Esa frase que has recogido de mi blog, es precisamente la que posteriormente critico, hablando de cuidados paliativos que es lo que se utiliza en numerosas enfermedades terminales.
Sin más, gracias por tu apoyo.

Un saludo
Comentado por Quetintubocofrade en octubre 3, 2009 a 3:04am
"Pero el médico, más allá de la efímera similitud con la enfermedad, busca la curación mediante la terapéutica. Sólo terapia, y sólo como objetivo, la curación."
¿De donde Antonio, sacas esta conclusión?. Aun no lo sabes, lo sabras, pero no todos los pacientes se curan. Eso , el medico lo aprende con lagrimas . Lagrimas de dolor, de frustracion y de piedad. Al igual que aun has de estudiar muchas cosas para conocer el cuerpo y la enfermedad, aun debes llorar mucho , antes de conocer el alma de tus enfermos y la tuya propia. Te deseo toda la suerte del mundo y que cuando te cieguen las luces de la medicina te acuerdes de las lagrimas que te esperan antes de poder llamarte medico. Un cordial y esperanzado saludo
Comentado por Miguel Ángel Romano Garrido en octubre 2, 2009 a 9:41pm
Antonio porque tengo el gusto de conocerte y de haber estado hablando hace un rato bajo el Arco de la Macarena, sé que lo que dices es completamente cierto, espero que Nuestro Gran Poder y La Señora del Refugio, te ayuden a terminar la carrera pronto, porque no dudo que llegaras a ser tan buen médico como persona, cofrade y pregonero, no dudes que si Dios quiere nos veremos en la víspera de la Esperanza, en tu pregón navideño, en ese Colegio que no olvidamos, saludos amigo.

Sobre


Publicidad

 




 

Pasión en Sevilla

Eventos

Música

Paused...
  • 1.
    adaptacion de marcha

© 2021   Creado por Pasionensevilla.   Tecnología de

Emblemas  |  Reportar un problema  |  Términos de servicio