Cofrades

Foro y Blog Semana Santa Sevilla


GRANDES IMÁGENES DE LA PROVINCIA: HDAD DE JESÚS NAZARENO Y MARIA STMA DE LAS LÁGRIMAS DE MARCHENA Y SU TRANSCURRIR EL VIERNES SANTO POR LA MAÑANA

Blog dedicado a los seguidores de mis blogs: En especial a los marcheneros MARIA Y JOAN LUQUE CABECERANS.

 

Fuente y Fotos: lavozdemarchena.es. (3 fotos-José A. Pérez) y El Consejo de Hermandades y Cofradias de Marchena.

 

 

La Imagen de Nuestro Padre Jesús Nazareno presenta ciertas características iconográficas datables en torno a los años de la segunda mitad del siglo XVII, habiéndose sometida a varias reformas y restauraciones a lo largo de los años, siendo la última la practicada por el profesor Miñarro López en 1989.

 

Se presenta vestido con túnica, generalmente lisa, aunque posee dos artísticas túnicas bordadas en oro, confeccionas en la decimonónica centuria, Una que acusa importantes deterioros fechada en 1802, y otra de cola, realizada en 1855 y restaurada en 1996, con la que procesiona en algunas ocasiones.

 

El paso del Señor es del Señor es de estilo Neobarroco, luciendo respiraderos bordados en oro sobre terciopelo morado, con cartelas de seda y malla,confeccionados en los talleres de sobrinos de Esperanza Elena Caro. La canastilla, labrada en madera en 1943 por Juan Pérez Calvo y dorada por Antonio Sánchez, contiene seis cartelas con diferentes pasajes, flanqueada en su esquinas por águilas bicéfalas con escudos relativos a la historia de la cofradía. Sobre ésta se disponen cuatro ángeles mancebos con atributos pasionarios y cuatro faroles de plata sobredorada, ejecutados en 1927.

 

 

María Santísima de las Lágrimas es una Imagen de candelero con acentuados rasgos expresivos, propios de la escuela granadina, con estilizado ovalo facial y desmesurada expresión dolorosa, poco frecuente en la iconografía mariana de la escuela sevillana.

 

Procesiona bajo un palio de terciopelo azul bordado en plata en 1949 por Guillermo Carrasquilla, restaurado posteriormente por Esperanza Elena Caro, apareciendo en el centro una gloria que contiene una imagen de la Virgen de la Medalla Milagrosa.

 

El manto con el que actualmente procesiona fue confeccionado en los talleres de Fernández y Enríquez en terciopelo azul con bordado en plata, estrenado en la Semana Santa de 1999.

 

El conjunto de orfebrería esta formado por los respirados, labrados en 1939 por Seco, los varales ejecutados en los talleres de Villareal en 1965, los candelabros de cola ejecutados en 1964 por Jesús Domínguez, restaurados y reformados recientemente.

 

 

La imagen de San Juan Evangelista, de candelero, presenta rasgos propios de la iconografía de este Santo Apóstol, mas bien propios de mediados del siglo XVII, habiendo sufrido considerables restauraciones. Procesiona en un paso de dimensiones mas reducidas, ampliado en 1994 por Antonio Díaz Fernández. compuesto por respirados y peana tallados y dorados. La imagen queda iluminada por cuatro candelabros de guardabrisa. Recientemente se han  restaurados sus ropas, compuestas por túnica y mantolín de terciopelo bordados en oro. Generalmente es acompañado por el cuerpo mas joven de la Hermandad

 

Llegó el Viernes Santo de esta esplendorosa Semana Santa, el viernes madrugador y en el amanecer, la luz se hizo más intensa con la llegada a la Plaza Ducal de Nuestro Padre Jesús Nazareno, el rostro de la fe de un pueblo. Que huyó de la Virgen para ocultarle sus heridas, que fue limpiado por la Verónica regalándole las facciones de su rostro, que bendijo al pueblo marchenero concentrado en masa en el Mandato, y que partió hacia las multitudes perseguido por una legión de cascos y plumas blancas. Juanillo le siguió fiel y en las Lágrimas no cupo el consuelo a pesar de la radiante tarde de primavera.

 

 

Parte en silencio, llega en multitudes y a medio camino es protagonista de una de las representaciones más simbólicas e imponentes de nuestra Semana Santa. Llegan romanos, de la tropa formada por más de cien armaos a pie y a caballo, de la Centuria de Nuestro Padre Jesús Nazareno, mientras los costaleros que han madrugado para sacar a Jesús, San Juan Evangelista y la Virgen de las Lágrimas desde San Miguel dejan su paso a otros emocionados en una mañana que comienza a romper espléndida.

 

 

 


Ahí van los romanos con sus estandartes, su capitán Miguel Delgado, su cabo Mateos López, su tropa, su caballería, rememorando con todo detalle la muerte de Jesús, con su enorme cruz a cuestas y la expectación va creciendo en una Plaza enorme con una gran afluencia de público respecto a Mandatos inmediatamente anteriores.

 

 

 

Huele a vieja tradición. Nuestro Padre Jesús Nazareno hace entrada por el arco de la Plaza Vieja que da lugar a Santa María y San Juan Bautista comunica el dolor de las heridas a su madre, que acude llorosa al encuentro del Hijo, éste huye en un principio para no aumentar la preocupación y San Juan intercede para que acepte mostrar sereno, el peso de su cruz.

 


El racheo de zapatillas en el lento baile de pasos da vida a esas imágenes que dejan de ser simples pasos cofrades; parece verdad cuando el capataz, Manuel Ramón López Pavón, llama a sus costaleros para que Jesús evoque las tres caídas. Nuestro Padre Jesús Nazareno, singular, inspira esfera divina en sus facciones de rostro marcadamente humano que se dibuja en el paño con el que la verónica le enjuga su sangre y sudor.

 


Jesús Nazareno al que se escucha cuando bendice al pueblo de Marchena. Mirando a su rostro parece que fuera a hablar, aunque Jesús habla, habla a muchos fieles que le siguen incondicionalmente a su capilla, es el rostro de la fe de un pueblo, es la imagen persuasiva e imponente, cargado con su Cruz a cuestas, es la fe a la que se agarra Marchena buscando respuesta, es el encuentro a una pregunta, a un recuerdo.

 

 

 

 


Sale del Mandato cruzando la puerta hacia Carreras en un oleaje de plumas blancas y cascos, de los armaos que lo escoltarán, huele a Semana santa centenaria y castiza del pueblo de Marchena, a tradición sin igual, a Marchena autóctona en su historia mientras la imagen de Jesús se hace más poderosa en esta estrecha y coqueta calle a golpe de tambores secos y sones de dolor de la banda de Nuestro Padre Jesús Nazareno y Nuestra Señora del Carmen.

 

 


Los nazarenos evocan su Pasión con los cuadros representativos de la historia de su muerte, de su caída y de su resurrección, algunos de ellos amarrados a cadenas de fe y esfuerzo, a cadenas de pies sencillos y trabajadores que arrastran sus penas y sus promesas por las calles de Marchena junto al centenar de mujeres que le siguen fieles tras sus pasos.

 


Jesús Nazareno se gira en deferencia a las monjas de San Andrés y camina haciéndose más azul los cielos las Torres abajo para ser observado poco más tarde por multitud en Los Cantillos y en Calle San Sebastián.

 


Jesús camina sobrio con su túnica sencilla, la que mejor conecta con los sentimientos de un pueblo, la que le desprende de todo lujo de detalles para ser él mismo, y decimos él sin mayúsculas, porque él es humano, él es hombre sufridor, él es valiente y perseguido por proclamar sus verdades, él ha proclamado su fe en coherencia consigo mismo, él se ha alejado de todos los poderes en solidaridad con los hombres y mujeres, en amor a los débiles. Ese es el ejemplo de Jesús Nazareno, fuerza de voluntad y de ser uno mismo en la vida.

 


Y no puede ser de otra manera que su túnica sea de hombre sencillo y humilde, y no puede ser de otra manera para que Jesús siempre siga siendo del pueblo de Marchena.

 

 

 

 

Hecha esta defensa de la túnica, San Juan Evangelista ofrece imágenes del futuro de la hermandad, de esos niños con pequeñas crucecitas y monaguillos de morado que le dan alegría a la procesión, de esos costaleros aún niños muchos de ellos, comandados por el capataz Rafael Gallardo y tras sus pasos, la banda de Nuestro Padre Jesús de Fuente Palmera. Han salido este año un buen número de nazarenos, que sumado al paso de los armaos, más de un centenar, mujeres tras el paso y toda la comitiva, hace que hasta el paso de las Lágrimas la procesión se extienda por hora y media a su paso por cualquier lugar.

 

 

 

 

 

Pero Marchena espera porque no quiere dejar sola en el llanto a la Virgen de las Lágrimas, la más desconsolada de las vírgenes, de azul marino por el centro de nuestro pueblo, de bellas flores blancas y rosas para calmar su amargura, porque bien podría llamarse la Virgen de la Amargura, aunque amargura no cabe, caben lágrimas de desahogo, lágrimas de dolor materno. Portan el paso valientes al mando de Antonio Martín, Carlos Hidalgo y Antonio Jesús Fernández, con Francisco Moreno y Pablo Calderón de contraguías del desconsuelo.

 


La Virgen baila acompasando su palio los sones de la banda municipal de Arahal, la Virgen plateada es observada desde los balcones y atraviesa la multitud de Cantillos para poner en los marcheneros una lágrima que les hermana con ellos, una lágrima en sus ojos, o una lágrima en sus gargantas, pero lágrima al fin y al cabo.

 


Ya avanzará en su camino a su casa de San Miguel, ya recibirá el pueblo con júbilo a Jesús en su barrio, ya comprenderán los marcheneros que bajo su mirada hay luz, luz de sangre y sacrificio, luz de generosidad, luz en el Nazareno y Luz en las Lágrimas, luz de hacer camino, luz que no comulga con la prepotencia y el figureo, luz de los hombres de bien, luz sencilla de humildad, luz de Viernes Santo, luz poderosa de esfuerzo incondicional, toda ella, luz de los que nunca piden y siempre dan, luz de Marchena.

 

 

Visitas: 1776

Comentar

¡Necesitas ser un miembro de Cofrades para añadir comentarios!

Participar en Cofrades

Comentado por Joan Luque Cabecerans en julio 21, 2011 a 11:28pm

Muchisimas gracias por dedicarme el Blog!

La verdad es que, aunque no sea mi hermandad, está muy ligada a mi casa porque mi bisabuelo era hermano, mi abuela muy devota y mi padre salia de nazareno en esta hermandad.

Siempre me trae buenos recuerdos con mis primos viendo el mandato en la Plaza Ducal, o viendolo por la calle Sevilla o ya entrando en su casa!

 

Muchas felicidades por el blog y gracias!

Comentado por Dely Fernández de la Fuente en julio 21, 2011 a 11:46am
Muchisimas gracias por este magnifico reportaje. Un saludo,
Comentado por Jesús Fernández en julio 21, 2011 a 9:50am
Impresionante, gracias por descubrirnos la semana santa de la provincia,Preciosos los detalles tanto del Señor como los de la Virgen,y sus particularidades en  la procesión .Gracias espero el proximo.Un saludo
Comentado por MARIA en julio 20, 2011 a 5:11pm

¡ GRACIAS MARTA ! por dedicarme el blog y por acercar a mi hermandad a todos los amigos cofrades que no la conocian.

Nuestro padre Jesus es tambien conocido por los marcheneros como el viejo de San Miguel y la imagen de San Juan es conocida en marchena como Juanillo, aunque para mi son mi Moreno y mi Llorona,que aparte de haberme criado en el barrio mis hermanos han sido muchisimos años costaleros de la virgen.

Por eso los dos son La luz de mi vida.

Comentado por trompeta-sangre en julio 20, 2011 a 2:21pm

Impresionante el completísimo reortaje que hoy nos acercas, gracias por descubrirme esta cofradía tan a fondo.

Un besazo.

Comentado por Miguel Ángel Martínez Álvarez en julio 20, 2011 a 1:43pm

Amplia, detallada y muy completa la historia de esta Hermandad marchenera. Para que nada falte, las fotografías que lo acompañan dan muestra de la belleza de sus figuras.

Enhorabuena, amiga. Gran blog. 

Comentado por Puentiferario en julio 20, 2011 a 11:52am

Buen Post.

Sólo una puntualización. La Virgen es una auténtica joya. Es bellísima. Es una dolorosa clásica, nada de expresión desmesurada. Así llora también la sevillanísima Estrella de Triana y no es granadina. El dramatismo se acentúa con la blancura de la carnación que debe ser la original.

Comentado por MANUEL en julio 20, 2011 a 11:11am

Marchena tiene una gran Semana Santa como bien nos muestras en este magnífico blog.También lo es la procesión del Corpus Cristi,con custodia de Alfaro,que se celebra como el de Sevilla el mismo Jueves de Corpus y que he tenido ocasión de presenciar...He ido en más ocasiones a Marchena,sobre todo a la Iglesia de S.Juan,a contemplar sus magníficos retablos y sus conciertos de órgano...

Merece la pena un año compaginar la Semana Santa entera de Marchena con la de Écija que están cerca.  

Saludos.

Sobre


Publicidad

 




 

Pasión en Sevilla

Eventos

Música

Paused...
  • 1.
    adaptacion de marcha

© 2021   Creado por Pasionensevilla.   Tecnología de

Emblemas  |  Reportar un problema  |  Términos de servicio