Cofrades

Foro y Blog Semana Santa Sevilla


BLOG DEDICADO A MIS QUERIDOS JARTIBLES Y A TODOS LOS HERMANOS Y HERMANAS DE ESTA HERMANDAD

BIBLIOGRAFÍA: INTERNET: LA WIKIPEDIA


FOTOGRAFÍAS: ORIGINALES DE MARTA MARIA TRIANA


HERMANDAD DE LAS SIETE PALABRAS

La Archicofradía de las Siete Palabras es el resultado de sucesivas fusiones de diversas hermandades establecidas unas en el convento Casa Grande del Carmen y otras en la parroquia de San Vicente Mártir.

La más antigua es la Cofradía de Gloria de los Sagrados Clavos, Virgen de los Remedios y San Juan Evangelista, fundada a mediados del s. XVI y residente en el convento del Carmen, ubicación en la que formula regla (29 de noviembre de 1595) constituyéndose en corporación de penitencia con procesión el Miércoles Santo. A lo largo de la primera mitad del s. XVII vive época de esplendor, asiste a la procesión del Corpus y realiza con regularidad la estación penitencial con tres pasos: Apocalipsis (Sagrados Clavos), Cristo en la Cruz y Virgen de los Remedios.

Una segunda corporación de raíz carmelita era la Hermandad de Gloria de la Virgen de la Cabeza fundada en 1561 y propietaria de la capilla en la que se instaló la Cofradía de los Sagrados Clavos. El 1º de junio de 1677 esta corporación protagonizó una fusión de mutua conveniencia con la Cofradía de San Juan Evangelista (gremio de impresores) que, a pesar de su capacidad económica, carecía de capilla propia. La nueva cofradía también adoptó carácter penitencial y recibió tras la fusión un fuerte impulso.

En el siglo XVIII hubo ciertas dificultades para estas hermandades. En 1721 se hundió la Capilla obligando a la realización de importantes obras de reconstrucción (1721-1752), para cuya financiación tuvieron que enajenar parte del patrimonio. Sucesivas etapas de auge y decadencia marcaron la vida de la corporación durante la segunda mitad de la centuria. En 1798 se redactan nuevas reglas que suponen la fusión de las citadas corporaciones. La Hermandad comienza a titularse de las Siete Palabras.

De forma paralela, en la parroquia de San Vicente se había desarrollado otro proceso de fusiones. Aquí el elemento aglutinador fue la poderosa Hermandad Sacramental, cuyas primeras reglas datan de 1532. Esta Hermandad estaba instalada en la capilla de Santa Catalina, del patronato de los Alfaro y Bravo de Lagunas, desde la que jugó un papel decisivo en la historia espiritual y material de la parroquia. Entre otras importantes empresas artísticas, entre 1761 y 1782 construyó a sus expensas la magnífica Capilla Sacramental proyectada por los arquitectos Pedro de San Martín y Lucas Cíntora, joya del barroco hispalense.

Esta corporación se fusionó en 1794 con la Hermandad de las Ánimas Benditas (fundada en 1562), lo que permitió incorporar a su patrimonio la espléndida imagen de San Miguel Arcángel (Pedro Roldán). A su vez la Sacramental ya era propietaria, por donación, de la imagen de Jesús con la Cruz a Cuestas (Felipe de Ribas), titular de una antigua corporación de sacerdotes y que presidía el altar mayor de la Capilla Sacramental. Desde 1966 este Nazareno se advoca "de la Divina Misericordia".
Tras varias vicisitudes, en 1868 la hermandad abandona el convento del Carmen forzada por el decreto de incautación de la Junta Revolucionaria y pasa a ocupar la capilla de la Virgen de los Remedios de la parroquia de San Vicente, en la que desplaza el magnifico retablo pictórico de Villegas Marmolejo. Desde este templo continúa la práctica del ejercicio penitencial del Miércoles Santo con su único paso de Misterio. En la segunda mitad del s. XIX la hermandad, eficazmente gestionada, aumenta su actividad y realiza acertadas mejoras patrimoniales (nuevas imágenes del Misterio, sucesivos pasos procesionales, enseres y ajuar); en 1881 se incorpora la actual imagen del crucificado de las Siete Palabras.

A pesar de compartir sede canónica, las dos hermandades (Sacramental y de Penitencia) mantienen trayectorias diferentes durante más de cien años. La Sacramental realiza en 1947 una nueva fusión, esta vez con la Hermandad de gloria de la Virgen del Rosario, creada en 1672. Por fin tras varios intentos, el 9 de septiembre de 1966 se fusionan ambos grupos de hermandades, dando lugar a la actual Real e Ilustre Hermandad Sacramental de Ntra.Sra.del Rosario, Ánimas Benditas del Purgatorio y Primitiva Archicofradía del Sagrado Corazón y Clavos de Jesús, Ntro.Padre Jesús de la Divina Misericordia, Stmo.Cristo de las Siete Palabras, Mª.Stma. de los Remedios, Ntra.Sra. de la Cabeza y San Juan Evangelista.

Imágenes

La de Jesús de la Divina Misericordia es obra de 1641 del escultor cordobés Felipe de Ribas (1609-1648). Se trata del tercero de la serie de este artista que representa el tema del Nazareno. La cabeza responde a la tipología creada por Ribas: mechón de pelo vuelto hacia atrás para sujetar la corona y rostro de serena expresión con las invariantes propias del autor (pliegue del entrecejo, bigote caído sobre la barba y ojos abultados). Iconográficamente la imagen no aporta novedad con respecto a los modelos creados por los maestros del primer tercio del s. XVII; su aspecto actual es consecuencia de la negativa intervención realizada en 1976-77 por Luis Ortega Brú.
El Cristo de las Siete Palabras es una escultura barroca de calidad, original del imaginero Felipe Martínez construida entre 1681 y 1682; fue repolicromado por Emilio Pizarro Cruz en 1881, quien introdujo algunas modificaciones formales. Titular de la extinguida Hermandad de la Sangre, procede del oratorio de la familia Cisneros a donde llegó desde el convento de San Francisco de Paula. La advocación, propia del s. XVIII, se vincula a la práctica del piadoso ejercicio devocional de las Tres Horas, propagado en Sevilla desde 1757 a través de la publicación realizada en esa fecha por el jesuita Alonso Messía Bedoya.

La Virgen de los Remedios (1865) es obra de Manuel Gutiérrez Reyes-Cano (1845-1915). Varias veces modificada, su aspecto actual corresponde a la intervención de Jesús Curquejo Murillo (1991). San Juan Evangelista se relaciona con el enigmático artista José Sánchez (1859) y fue modificado por E. Pizarro en 1875. Por su parte, Santa María Magdalena es una magnífica obra romántica de Manuel Gutiérrez Reyes-Cano (1867). Del mismo escultor son las imágenes de santas María Salomé y María Cleofás (ambas de 1865) que completan la escenografía procesional.

La imagen de la Dolorosa de la Cabeza es obra original del tallista Manuel Escamilla Cabezas (1956), con manos y policromía del mismo fechadas en 1978. Se trata de la adaptación de la Alegoría de la Justicia (E. Pizarro, 1901), construida para un paso alegórico del Sagrado Corazón proyectado a finales del s.XIX y no procesionado.

Los pasos

Divina Misericordia

Su morfología responde a una interpretación libre de diseños de finales del s. XVII. Está realizado íntegramente en plata de ley. Lleva en las esquinas águilas bicéfalas de contenido simbólico, que expresan, respectivamente, el ascenso de la oración hacia el Señor y el descenso de la misericordia divina sobre los mortales. Las aves portan entre sus garras cartelas con los escudos de las hermandades penitenciales de la parroquia: Siete Palabras, Museo, Vera-Cruz y Penas. La labor relivaria es figurativa y descriptiva. En el centro de cada lado del canasto hay cuatro cartelas, en madera tallada y policromada, que representan bustos de imágenes cristíferas: Siete Palabras, Gran Poder, Cachorro y Pasión. En los ejes menores de la crestería aparecen ángeles argentíferos sosteniendo un cáliz y un copón, en manifiesta alegoría del cuerpo y la sangre de Cristo. En el frontal, un ostensorio, también en plata, recuerda el carácter sacramental de la corporación.

Los respiraderos constan de molduras superior e inferior que enmarcan cuatro cartelas de plata de clave simbólica. Representan santos lugares en los que se manifestó la misericordia de Dios: gruta de la Natividad (derecha), roca de la agonía (trasera), Santo Sepulcro (izquierda) y abadía del Tránsito (frontal).

Toda la orfebrería la realizó el taller Viuda de Villarreal entre 1977 y 1986. Las cartelas de talla policromada y los angelitos de idéntico material y técnica son de Rafael Barbero Medina (1981). Las magníficas andas se iluminan con cuatro faroles de cuatro luces, de cobre plateado, realizados en 1913 por Antonio Sandarán Arqués según diseño del pintor Virgilio Mattoni. En los entrantes del canasto hay dos guardabrisones en cada lado con coronillas de plata de José Manuel Ramos. El llamador, (Villarreal, 1977) representa a la Giralda, un ángel tocando una bocina y un candelero con una vela. Lleva maniguetas del mismo taller (1999-2000); faldones de terciopelo morado, cuyo frontal lleva el escudo de la Casa Real, y broches delanteros bordados, realizados todos en el Taller La Esperanza, así como paños de los respiraderos delanteros con motivos florales bordados por Juan Antonio Curquejo Morales (1990). El Señor viste túnica de terciopelo morado, lleva potencias flordelisadas, en metal sobredorado construidas hacia 1675-1700 y corona de espinas de A.M. Pérez Camacho (1992).

Misterio de las Siete Palabras

El paso fue realizado por Ricardo Reguera en 1881 según diseño de Joaquín Díaz Montero. Su estética es neobarroca y responde a criterios eclécticos caracterizados por el uso de materiales tradicionales del barroco pero con formas más serenas en las que se han simplificado las soluciones compositivas, pictóricas y cromáticas. El resultado es un producto artístico de valioso equilibrio estético. Los respiraderos, obra de Francisco Vélez Bracho (1931) enriquecidos por Ángel de la Feria (1995), se alejan, no obstante, de aquel criterio; la canastilla fue ampliada por Manuel Peralta en 1966 mediante la incorporación de un nuevo baquetón.

El grupo escultórico está compuesto por seis imágenes en madera tallada y policromada, todas de vestir a excepción del crucificado. La base iconográfica corresponde al evangelio de San Juan (cap.19), si bien la figuración deriva de San Mateo y de determimados escritos apócrifos. La propuesta escenografica se aparta del principio barroco de la penetración recíproca, quedando los efectos de las imágenes restringidos al espacio que ocupan, sin extenderse a su entorno (agitación transitoria). Esta característica, junto con el acercamiento naturalista propuesto por el artista, alejado de la gesticulación patética , hacen que del misterio emane una contenida emoción expresiva, de suave ritmo compositivo y naturaleza intimista que lo hacen extraordinariamente bello. La historiografía especializada valora este paso de misterio como uno de los clásicos de la Semana Santa de Sevilla, síntesis de las influencias estilísticas barrocas y románticas de la segunda mitad del s. XIX.

Las andas llevan en las esquinas cuatro ángeles mancebos (s. XIX y XX), colocados sobre peanas doradas talladas por Ángel de la Feria (1999). Se iluminan por seis candelabros, de cinco luces en las esquinas y de tres en los laterales. Lleva maniguetas doradas (Feria, 1995). En 2009 se le han añadido un hermoso conjunto de faldones con cenefa bordada de Fernández y Enríquez.

El crucificado lleva potencias de plata dorada de Orfebrería Andaluza (1992); la Virgen de los Remedios porta corona de metal dorado de Cristóbal Ortega (1893) y puñal de plata dorada de Hijos de Juan Fernández (1997). San Juan Evangelista lleva nimbo de plata dorada de Villarreal (1982) mientras que Santa María Magdalena y las otras santas Mujeres portan nimbos (aureolas) de orfebrería Santos (2001).

Virgen de la Cabeza

El palio tiene techo de plata en su color, en cuyo centro figura una gloria (plata policromada) que reproduce a la Virgen de la Cabeza de Andújar en su iconografía tradicional. Fue realizado por Manuel Villarreal Fernández en 1965. Las bambalinas son de terciopelo burdeos con bordados en oro a realce, realizados por el taller de Fernández y Enríquez entre 1997 y 2001 según diseño de Fernando Enríquez.
Los varales tienen cinco tramos, con basamentos cuadrados y en cada una de sus caras llevan el escudo de la Hermandad y se rematan en perillas. Los respiraderos son de estilo barroco con una linea sinuosa figurando cartelas con las siguientes inscripciones: Dios te salve, el escudo de la Hermandad y, María de la Cabeza; llena eres de gracia, el Señor es contigo, bendita Tú eres, entre todas las mujeres, bendito es el fruto de tu vientre; Jesús en sus Siete Palabras, Santa María de la Cabeza, Madre de Dios, ruega por nosotros pecadores, ahora y en la hora de la muerte.

Lleva maniguetas y los faldones son burdeos lisos. Las andas van ornamentadas con seis jarritas de plata en la delantera, y cuatro de metal plateado en los entrevarales. Los candelabros de cola tienen doce brazos y en sus basamentos tienen una reproducción de la Virgen de la Cabeza de Andújar (derecho) y el escudo de la Guardia Civil (izquierdo). En la delantera hay una reproducción de la Virgen de los Reyes en plata y marfil.

Todas las piezas de orfebrería descritas están realizadas por Manuel Villlarreal: respiraderos, jarras, miniatura y basamentos de varales en 1958, resto de varales en 1959 y candelabros de cola en 1960. La candelería, de 98 piezas, está realizada en estilo romántico por Hermanos Ramos entre 1997 y 1999.

La Virgen lleva saya azul marino del Taller La Esperanza (1972) de estilo barroco con motivos florales o blanca de Manuel María Ariza (1863) a la que Juan Antonio Curquejo Morales hizo nuevos manguitos y cíngulos a juego en 1993.

El manto, de Manuel María Ariza en 1863, procede del ajuar de la Virgen del Rosario y recupera su morfología original en la Semana Santa de 2001. La forma, estructura y organización de la decoración del manto tienen un fuerte contenido simbólico de trasfondo espiritual. Sobre soporte de terciopelo burdeos se extiende una composición geométrica triangular de pequeños ramilletes de lirios y rosas bordados en oro a realce. La forma triangular de la composición alude la naturaleza de María como comunicadora y a su fuerza de difusión; su regularidad habla de la permanencia constructiva de esta mediación y el ritmo compositivo ascendente confirma la ratificación y mejora permanente de la misma. Las flores del manto poseen significados en su esencia y en su forma. Por su naturaleza la flor es la imagen arquetípica del alma y su múltiple presencia en el manto determinan su significación alusiva a la universalidad de los creyentes. En cuanto a la forma, la rosa de oro es símbolo de finalidad, realización absoluta y perfección, que representan algunas de las características marianas. Por su parte el lirio alude a la pureza virginal de María.

La Virgen de la Cabeza luce corona de plata de ley sobredorada. En su canasto, un ángel sobre ráfagas plateadas. En dos hornacinas hay dos custodias. La ráfaga incluye otros dos ángeles de marfil en los lados y en su parte superior, sosteniendo éstos el globo terráqueo, ejecutado en idéntico material sobre el que campea una cruz rodeada por rayos flameantes y lisos. La pieza fue realizada en el taller Viuda de Villarreal en 1972.

Representación

La imagen de Jesús de la Divina Misericordia es obra de 1641 del escultor cordobés Felipe de Ribas (1609-1648). Se trata del tercero de la serie de este artista que representa el tema del Nazareno. La cabeza responde a la tipología creada por Ribas: mechón de pelo vuelto hacia atrás para sujetar la corona y rostro de serena expresión con las invariantes propias del autor (pliegue del entrecejo, bigote caído sobre la barba y ojos abultados). Sigue al modelo iconográfico andaluz propio del primer tercio del s. XVII; su aspecto actual es consecuencia de la intervención realizada en 1976-77 por Luis Ortega Bru.

El Cristo de las Siete Palabras es original del imaginero Felipe Martínez (1681), repolicromado y modificado por Emilio Pizarro Cruz en 1881. Procede del oratorio de la familia Cisneros a donde llegó desde el convento de San Francisco de Paula. La advocación es uno de los grandes referentes históricos de la liturgia pasionista. Se vincula a la práctica del ejercicio devocional de las Tres Horas, propagado desde América a través de la publicación realizada en el s.XVIII por el jesuita Alonso Messía.
La Virgen de los Remedios (1865) es obra de Manuel Gutiérrez Reyes-Cano (1845-1915). San Juan Evangelista se relaciona con el enigmático José Sánchez (1859) y fue modificado por E. Pizarro en 1875. La representación de Santa María Magdalena es de Manuel Gutiérrez Reyes-Cano (1867); del mismo escultor son las imágenes de santas María Salomé y María Cleofás (ambas de 1865).

La Virgen de la Cabeza es una imagen obra del tallista Manuel Escamilla Cabezas (1956), con manos y policromía del mismo autor fechadas en 1978. Se trata de la adaptación de la Alegoría de la Justicia (E. Pizarro, 1901), construida para un paso alegórico del Sagrado Corazón proyectado a finales del s.XIX y no procesionado.


EL PASO

El paso del Señor es de estilo neobarroco, en plata de ley, iluminado por cuatro faroles plateados, realizados en 1913, adquiridos al Silencio, el Señor lleva potencias de plata dorada. El paso fue labrado entre 1977 y 1987, con cartelas de ángeles. Lleva ángeles tenantes. El misterio es de estilo neobarroco, dorado e iluminado por candelabros de guardabrisas, tallado en 1865, las potencias y los casquetes de la cruz son de plata dorada. El paso de palio tiene orfebrería plateada en los respiraderos, varales, candelabros de cola y peana, la corona en plata dorada. El palio es de terciopelo burdeos y techo de plata de ley, con caídas, el manto es rojo del siglo XIX, realizado por Ángel María Ariza en 1863.

Curiosidades

-Hasta 1958 no se incorpora el paso de palio y hasta 1977 el del Nazareno.

-Originalmente la Virgen de la Cabeza era un ángel que representaba a la Justicia en el paso alegórico del Sagrado Corazón de Jesús.

-El paso del Nazareno es de los pocos pasos del Señor que sean plateados. Normalmente son todos de oro o, en menor medida, de madera de caoba.

Visitas: 838

Comentar

¡Necesitas ser un miembro de Cofrades para añadir comentarios!

Participar en Cofrades

Comentado por MARTA MARIA TRIANA en diciembre 11, 2009 a 12:56am
MUCHAS GRACIAS A TODOS POR VUESTROS COMENTARIOS.

LA DE COSAS KE SE ENTERA UNO LEYÉNDOLOS

BESITOS TRIANEROS A TODOS

MARTA
Comentado por PODER MACARENO en diciembre 10, 2009 a 9:30pm
Perdón, el blog anterior no, el comentario anterior al anterior jeje. Vaya ...esque hoy no estoy mu fino. Besos otra vez.
Comentado por PODER MACARENO en diciembre 10, 2009 a 9:30pm
Marta, te queremos, el blog anterior tiene ese cachondeo que llevamos siempre los amigos buenos. Y lo digo por si alguien no nos conoce. Un beso con cariño.
Comentado por PODER MACARENO en diciembre 10, 2009 a 9:04pm
Mu bueno...vaya blog, se nota que ya no puedes parar y hasta lo haces mas largos...que jartible que eres Marta, menos mal que le sacamos provecho, pero...vaya tela. Las Siete Palabras: Al Sr. Administrador: Perdónala(1) (a Marta, jaja) porque(2) no(3) sabe(4) lo(5) que(6)hace(7). Gran hermandad, Destaca el andar del Señor de La Divina Misericordia. Me encanta. Un saludo a todos.
Comentado por TRIANA FOREVER en diciembre 10, 2009 a 6:38pm
UFFFF VAYA LOTE DE LEER MARTITA,VOY A TENER KE ECHAR HORAS EXTRAS EN EL CURRO,Y ENCIMA CON EL DESPISTE PENSANDO KE ERA OTRO BLOG DE IGLESIA,BUSCANDO DONDE ESTABA EL ARCO DE MEDIO PUNTO,DESDE LUEGOOOO JAJA.EN SERIO,PEAZO DE BLOG DEL KE HE APREDIO TELA.UN BESOTE ORGA.-
Comentado por Miguel Ángel Martínez Álvarez en diciembre 10, 2009 a 6:36pm
Muy interesante pero ¡ vaya lío de fusiones para quien no vive en Sevilla !. A pesar de todo me ha gustado el blog y me ha servido para aprender un poquito más de vuestra bella ciudad. Gracias. Un abrazo.

Sobre


Publicidad

 




 

Pasión en Sevilla

Eventos

Música

Paused...
  • 1.
    adaptacion de marcha

© 2021   Creado por Pasionensevilla.   Tecnología de

Emblemas  |  Reportar un problema  |  Términos de servicio