Cofrades

Foro y Blog Semana Santa Sevilla



Cerré los ojos y, como cada noche, soñé. Me vi solo, en mitad de la nada y enmedio de todo. No sé decirte el color de la ropa que llevaba, ni si era de día o de noche, ni siquiera si respiraba. Pero puedo decirte, Señor, que me sentía tan abatido y desesperanzado como un niño abandonado. Y es que ya lo sabes; no soy más que un niño, un joven casi adulto con un corazón infante desolado...
Y allí estaba, la solución a toda quimera que me enfrente, la paz que a mi alma es tu capilla. ¡Allí, en mitad de la nada, como un cielo regalado a modo de meta soñada! Solo, solo en tu calle... y solo al cruzar el dintel de una puerta que, gracias a que los sueños todo lo permiten, estaba abierta. Sola tu capilla, sola mi Esperanza, solo el retablo, solo el sagrario, solo los bancos y solas las flores a tus plantas. Solo Tú, sola tu túnica, solas tus manos, solas tus potencias, solo tu altar, solo tu rostro, que es mi quebranto.
Contigo, Señor, a solas... y a solas subí a tu vera, a solas me acuné a tu lado, a solas toqué tu rostro, a solas cogí tus manos. A solas sentí el olor que desprendía tu ropa, dolor salado. A solas sentí que hablabas, a solas lloré sin descanso. A solas hinqué en tu piedra, junto a tu mano, mi mano; a solas me derrumbé sin consuelo, a destajo. A solas pedí la paz que tanto regalan tus labios... A solas tu cuerpo rodeé en mis brazos, a solas hundí mi rostro en tu pecho, a solas lloré a Ti abrazado.
He despertado, Padre, pero parte de mí sigue en letargo. Desdoblado, con mi cuerpo atestiguando el lugar en que mi paz descansa, he dejado, Señor, mi alma a tu lado. La he dejado contigo, para que llore de madrugada y supure el dolor de éste pobre derrotado que intenta en vano dejar la pena en el pasado. La dejaré allí cuánto tiempo haga falta, hasta que un día estalle y el dolor se haga río que corra por las piedras de tu peana. Y entonces, sólo entonces, volveré a Ti de madrugada, a recuperar mi alma; nueva, sanada, completa y esperanzada. Volveré a Ti tal como fui, en sueños, de madrugada, y tras besarte la mejilla y abrazarte de nuevo, te rezaré dando gracias... gracias por ser siempre el alba de mis más dolorosas y oscuras madrugadas.



Sergio Rovayo

Visitas: 176

Comentar

¡Necesitas ser un miembro de Cofrades para añadir comentarios!

Participar en Cofrades

Comentado por MADRUGA en julio 27, 2010 a 5:43pm
que decir ante algo tan hermoso, bello y sentido? en el buen sentido me has traspasado el alma y el corazon, dejame que suba contigo a su peana
y que mi alma se quede junto a la tuya sobre la piedra que acaricia su mano bendita, para que vuelva a mi, restablecida y sanada con su fuerza divina. OLE TU
Comentado por tianera en julio 27, 2010 a 5:26pm
niño nunca olvides todo eso EL sera asi tu consuelo y ELLA tu guia nunca estaras totalmente en la oscuridad
te mando un fuerte abrazo
Comentado por Azahar de San Gonzalo en julio 27, 2010 a 4:19pm
Hermano, esta es una filigrana más que nos regalas. La visita al Señor de las Tres Caídas de ayer surtió efecto eh. Te confieso algo: ayer, había un brillo especial en sus ojos, no sé, fue especial mirarlo. Un besazo enorme y sigue escribiendo por favor.
Comentado por Esperanzo en julio 27, 2010 a 4:18pm
Este blog derrocha sentimientos!
Como viene siendo habitual no puedo decirte otra cosa que gracias por estos maravillosos blogs en la que demuestras la gran persona que eres.
Un abrazo
Comentado por Ángel pasionario en julio 27, 2010 a 12:05pm
Que sentimientos mas profundos hacia el Stmo. Cristo de las Tres Caidas!!
Que siga siendo el alba de todas nuestras madrugadas!
Saludos de un trianero de corazon.

Sobre


Publicidad

 




 

Pasión en Sevilla

Eventos

Música

Paused...
  • 1.
    adaptacion de marcha

© 2021   Creado por Pasionensevilla.   Tecnología de

Emblemas  |  Reportar un problema  |  Términos de servicio