Cofrades

Foro y Blog Semana Santa Sevilla


LA LEYENDA DEL MARINERO "STMO. CRISTO DE LA VERA+CRUZ"

Cuenta la leyenda que una mediana embarcación que se adentró en altamar en una costa española comenzó a hundirse debido a una enorme tempestad. Aunque el hundimiento del barco era ya inevitable, el Capitán de la tripulación se encomendó a Cristo crucificado y se puso a rezar, pidiendo por las vidas de sus compañeros. Entonces en la vela del barco, primero el Capitán y luego todos, vislumbraron la imagen no muy nítida del santo rostro de Cristo; era un rostro que proporcionaba fuerza, coraje y también serenidad. Ya con la mar en calma, el Capitán y sus tripulantes quedaron tan impresionados por el milagro que intentaron alcanzar esa imagen que se iba alejando, y casi hipnotizados por ella, abandonaron la embarcación, que se perdía ya en la lejana tempestad. En el intento de llegar hasta la imagen que les guiaba, nadando y nadando, llegaron hasta la orilla casi sin darse cuenta. Los pobres hombres no sabían cómo agradecer lo que el Señor había hecho. Entonces, el Capitán recordó que en la alentadora imagen, aquel Cristo que descansaba su cabeza sobre su hombro derecho no tenía potencias. Por ello, con su tripulación como testigo, el devoto Capitán marinero juró buscar por todos los rincones de España hasta encontrar esa misma imagen salvadora, y regalarle unas potencias de plata de ley. El marinero obsesionado empleó años de su vida en buscar aquella imagen bendita: anduvo por norte y sur, este y oeste; iglesia por iglesia, capilla por capilla,... Al llegar a la zona del río Guadiamar, tuvo un accidente y fue llevado de inmediato al hospital más cercano: el de la Vera+Cruz de Benacazón, antigua y reconocida institución caritativa y hospitalaria de esta Hermandad. Allí le curaron las heridas. Ya repuesto del fatal accidente, y antes de marcharse para seguir su búsqueda, fue a la capilla del hospital para pedirle a Dios su ansiado encuentro con la bendita y dulce imagen que, sin lugar a dudas, le había vuelto a salvar la vida. Y cuál fue su sorpresa, que en aquella pequeña capillita, junto a María Santísima de la Sangre se encontraba la imagen que buscaba: el Santísimo Cristo de la Vera+Cruz, sin potencias. El marinero, tal y como juró, le regaló unas potencias de plata y ya se fue en paz, tranquilo, y sintiéndose agradecido.

Las potencias del marinero están expuestas en las dependencias de la Hermandad de la Vera+Cruz de Benacazón.

El primer y único texto que relató lo acontecido durante siglos es esta antigua poesía anónima, de gran emotividad:

Tronaba la tempestad

en la oscura madrugada
y un Capitán marinero
arrodillado rezaba
¡Salva mi tripulación!
El marinero clamaba
a Jesús crucificado
que en una estampa llevaba
¡Cristo de la Vera+Cruz,
con tus enagüillas moradas!
¡Salva mi barco y mi gente
que en esta mar naufragan!
En las velas de su barco
ve una figura estampada
y todos gritan: ¡Milagro!
cuando la mar ven en calma
Las gracias dan a su Cristo
rezándole con fervor
y el piadoso marinero
esta promesa formó:
¡Cristo de la Vera+Cruz!
Las olas Tú dominaste
y a tu Capilla he de ir
y unas potencias llevarte
Serán de plata labrada,
de la más fina pureza
que coronen para siempre
esa divina cabeza
Quiero que sepa la gente
en los siglos venideros
que las potencias de plata
te las regaló el marinero.

Visitas: 1672

Comentar

¡Necesitas ser un miembro de Cofrades para añadir comentarios!

Participar en Cofrades

Sobre


Publicidad

 




 

Pasión en Sevilla

Música

Cargando…

© 2019   Creado por Pasionensevilla.   Tecnología de

Emblemas  |  Reportar un problema  |  Términos de servicio