Cofrades

Foro y Blog Semana Santa Sevilla


 

Han pasado algo más de dos años desde aquella inolvidable tarde-noche que nos reuníamos un grupo de amigos en las puertas de Santa Catalina para celebrar, por fin, que el Templo volvería a recobrar su esplendor. Uníamos nuestras manos en el Portalón con contenida emoción. Ese día fue inolvidable para todos los presentes. Muchos de nosotros nos conocíamos en la distancia de nuestros blogs. Rebosábamos alegría por doquier. Nuestro común esfuerzo encontraba la justa recompensa de ver como el sueño de muchos sevillanos se hacía realidad y nuestra voz formaba parte de esta hermosa Historia de amor.

 

Casi 2.400 días después del cierre de Santa Catalina, no puedo sino pensar que todo fue una mera quimera que quedó envuelta de promesas y palabras. Nos encontrábamos en medio del desierto y un ilusionante espejismo nos llevaba a alcanzar un radiante oasis de felicidad. Mi última imagen de Santa Catalina data de un Jueves Santo en el  que veía salir a la Señora de las Lágrimas del Templo para iniciar su camino hacia la Catedral. Algo inexplicable me hizo asomar por el Portalón, ahora todo tiene sentido, las piedras heridas del otrora gran Templo de Sevilla se retorcían de dolor y de sus entrañas brotaba un grito desgarrador y silente que acabó muriendo en el aire. Con el tiempo ese grito pasó a ser el primer eslabón de una cadena de olvidos. Se muere un trocito del corazón de nuestra Ciudad, y para mayor clavo, muy cerquita emerge la horrenda Catedral de la mal entendida modernidad.

 

 

 

 

Si muere el corazón de nuestra Ciudad ¿para qué queremos su cuerpo?, ¿y esas vivencias?, ¿y esa historia?, ¿y esas emociones compartidas?, ¿y esas gloriosas tardes antesalas de la gran Noche?, ¿y esos estilos tan armoniosamente conjugadas en un mismo Templo? Se muere Santa Catalina y con Ella muere una parte de nuestro pasado, de nuestro presente y que no tendrá derecho a conocer nuestro futuro.

 

No puedo entenderlo, no existen palabras, no existe consuelo. Empiezo a sentir un gran vacío en mi interior, me duele hasta la vida al pasar y no tengo valor para tornar la vista hacia sus agrietadas paredes, me llaman entre lágrimas sus dormidas campanas, pero ya no tengo fuerzas para mirarlas y al menos consolarlas. Mi pañuelo hace tiempo que yace en el suelo y ahora soy yo quien mira al Cielo buscando la voz de mi Dios que nunca me falta. Gracias a Él puedo seguir siendo lo que Él y Sevilla quisieron que yo fuera.

 

Espero que me perdonéis amigos, pero he estado muy cercano a darme por vencido, a retirarme de esta justa causa. ¿Cómo puedo explicarle todo lo anterior a quién no sabe leer entre líneas la Historia de nuestra Ciudad?

 

¿Cómo podemos llamar Muy Noble a una Ciudad que rehúye de su deber más inmediato?

 

¿Cómo podemos llamar Leal a una Ciudad que reniega de su pasado más glorioso?

 

¿Cómo podemos llamar Invicta a una Ciudad que se siente vencida y que se deja morir a si misma?

 

¿Cómo podemos llamar Heroica a una Ciudad que cada vez es más cobarde a la hora de luchar y aunarse en un mismo grito?

 

¿Cómo podemos llamar Mariana a una Ciudad que mira hacia otro lado cuando su Madre tiene que marcharse de su propia Casa a buscar un nuevo destino?

 

Dijo, de nuestra Ciudad, el Rey Alfonso X el Sabio “No me ha dejado” proclamando en agradecidas palabras la lealtad del Pueblo hacia su Soberano. Pronto y con tristeza tendremos que decir “No me ha quedado”.

 

Busco en las recónditas habitaciones de la memoria para redescubrir el asombroso milagro de cada tarde de Jueves Santo cuando de la estrechez asoma el inmenso y conmovedor Misterio de la Exaltación. Nuestro Señor es izado como vela de Salvación en un barco que mira al horizonte buscando la luz del Faro de Sevilla, la esterilizada Giralda que asoma al más alto ventanal de nuestra Catedral. Las alpargatas costaleras resbalan hacia la empedrada realidad de un sueño que empieza a ser visible al Pueblo que acude a la irrenunciable cita con admiración y envuelto entre plegarias de amor.

 

Mis sueños se difuminan entre brumas y la opaca niebla del amnésico olvido, hasta quedar empañados por la espesa negrura que ciega el inalcanzable anhelo del ayer. Vuelvo la mirada al pasado para redescubrir asumida en un mar de Lágrimas a la Rosa que brota entre varales asomando su apenada belleza hacia Sevilla. La Virgen camina de frente, buscando al Hijo que enclavado en un áspero madero levanta la vista al Padre. El Portento Encarnado es ajusticiado entre ladrones haciendo viva la palabra del profeta y cumpliendo el designio del Dios Padre. La inconsolable tristeza de la Virgen de las Lágrimas ahonda en los cimientos de un Templo que agoniza tan lenta como irremisiblemente.

 

Duelen el desgarro, el silencio y la desmemoria. Duelen las incurables heridas, la belleza irrecuperable y el atormentador flagelo de la triste voz que gime clamando justicia.

 


 

No amada Santa Catalina, no tristes campanas, no aturdida ojiva, no reloj de arena que cuentas sus últimas horas, no paredes retorcidas entre llagas, no gélido mármol, no grito desgarrado de sus entrañas, no titubeantes columnas, no penséis que formáis parte del pasado, no penséis que llegará el día que nos olvidaremos de vuestra existencia. Agradecidos son los corazones y justas las causas que nacen de las entrañas de la pasión. Nuestras voces no acallarán hasta que vuelva a tornar hacia Ti el esplendor con el que naciste. Todos se marcharon, pero dentro de tu dolor habita nuestro Dios y en sus manos cada uno de los sevillanos que a bien te queremos.

 

 

 Dedicado con afecto a la familia Comas y a todos sus apreciados hermanos de la Hermandad de la Exaltación.

Visitas: 337

Comentar

¡Necesitas ser un miembro de Cofrades para añadir comentarios!

Participar en Cofrades

Comentado por TRIANA FOREVER en diciembre 29, 2010 a 6:07pm

ALGUIEN KE YO ME SÉ, SE DEBERIA DE ENCARGAR DE ESTOS TEMAS KE NOS PREOCUPAN EN SEVILLA. EN VEZ DE INSISTIR TATO EN LLEVAR NUESTRAS IMAGENES SAGRADAS EL AÑO KE VIENE A UN EVENTO EN MADRID, KE ES MENOS
URGENTE E IMPORTANTE KE ESTO...

UN ABRAZO HERMANO Y FELIZ AÑO NUEVO SIN "TANTOS PLASTAS".-

Comentado por tianera en diciembre 29, 2010 a 4:40pm
mi animo y oracion siguen con santa catalina ojala se consiga ese milagro
Comentado por Salva en diciembre 29, 2010 a 2:28pm
Magnífica entrada. Es lamentable la pérdida de tiempo que retrasa la restauración. Pero al menos, aunque no es un consuelo, que por los menos sirva de ánimo y de aliento, saber que afortunadamente ya hemos superado la terrible época que hubiera derribado sin ningún miramiento tan estupendo monumento. Afortunadamente, más tarde o más temprano Santa Catalina volverá a resplandecer y La Exaltación volverá a su hogar. Ojalá sea cuanto antes. Y muchas gracias por no cesar en vuestro empeño. Un cordial saludo.
Comentado por Azahar y jazmín en diciembre 29, 2010 a 2:15pm

Muchísimas gracias Jordi, esta entrada al igual que las que casí a diario está

poniendo José Javier Comas González, deberian de estar en el primer puesto

de los blog, para que fueran vistas por todos los que por aquí pasamos, que

pena, que no se detengan mucha gente a leerlo, en esto es en lo que habría

de dejarse la vida, por poder ver recuperada una Iglesia, que es santo y seña

de la ciudad, en pleno Casco Histórico ¿para que sirve ser histórico?, para

su abandono, ojalá en algún momento, alguien definitivamente tome las

riendas de esta solución, y no me vale historias de CRISIS, cuando tan cerca

se está cometiendo una terrible aberración contra nuetra ciudad, y saliendose

continuamente de presupuestos, Dios nos coja confesados, y no ocurra ninguna

desgracia, con ese horripilante esperpento que nos están dejando, gracias

amigo, besos.

Sobre


Publicidad

 




 

Pasión en Sevilla

Eventos

Música

Paused...
  • 1.
    adaptacion de marcha

© 2021   Creado por Pasionensevilla.   Tecnología de

Emblemas  |  Reportar un problema  |  Términos de servicio