Cofrades

Foro y Blog Semana Santa Sevilla


José Luján Pérez es uno de los grandes maestros de la escultura, siendo uno de los pocos escultores que tiene en su haber un considerable número de obras de talla completa, superando al resto de sus homólogos canarios, siendo por ello el máximo exponente de la escultura en Canarias y su artista más representativo. Formó a una hornada de escultores que prolongaron su arte hasta bien avanzado el siglo XIX. Sus obras más importantes se encuentra en la Catedral de Canarias, el Santísimo Cristo de la Sala Capitular y Nuestra Señora de los Dolores, esta última es su obra maestra y la de mayor calidad técnica, siendo conocida popularmente como "la Dolorosa de Luján Pérez".

Su obra maestra: Referente histórico-artístico

Un apartado importante del arte de Luján lo constituyen las Dolorosas, que ocupan un alto porcentaje de su producción, hasta tal punto que sus biógrafos, como Tejera o Quesada, llegan a afirmar que es el "escultor de las Dolorosas" , pues no hay iglesia, sobre todo en Gran Canaria, que no cuente con una de estas esculturas marianas, confundidas muchas veces con otras de artistas pertenecientes a su estela. La de mayor calidad técnica y estética es la que nos ocupa, la que se conserva en la Catedral Basílica de Canarias, una escultura de talla completa, muy realista y de abundantes plegados, amplios y angulosos, siendo por ello su obra más pasional.

Reseña histórica de la Dolorosa de Luján Pérez: Encargo de la imagen y devoción

La imagen de Nuestra Señora de los Dolores fue encargada por el entonces Déan de la catedral de Canarias, don Miguel Mariano de Toledo, nacido en Santa Cruz de La Palma, siendo costeada particularmente por el mismo, ya que su fin era presidir su capilla privada.

El 25 de diciembre de 1803, Luján ya tiene ejecutada y policromada la imagen de la Dolorosa y el Deán Toledo desea tenerla con decencia en su casa para ser colocada luego en el retablo que también encargaría al autor de la imagen. Ello se desprende del siguiente acuerdo del Cabildo:

"Acordóse se preste al Señor Deán un sitial del señor Obispo Herrera si aún existe en el cajón de la seda; y de no existir, préstesele el del monumento, para que se pueda colocar en su casa con debida decencia la imagen de Nuestra Señora de los Dolores, que ha costeado para ponerla en la capilla secreta de la parte nueva de este templo Catedral, y en la que se ha hecho a su costa un retablo de gusto para este fin". (Cabildo, 22 de diciembre de 1803).

El lugar que se refiere es la actual sacristía baja que, como capilla secreta, bendice el Deán Toledo en abril de 1805. Siendo colocado el retablo de la imagen de la Virgen en 1807, desde esta fecha el Viernes de Dolores comenzó a ser fiesta grande en la Catedral, fiesta que perdura con mayor auge. El deán Toledo costeaba su alumbrado y encargaba el sermón de la función.

Durante el Pontificado del Obispo de Canarias, Urquiniaona, llegado a Las Palmas de Gran Canaria en abril de 1869, acuerda el Cabildo de la Catedral convertir en sacristía el atrio de la nave de la epístola, donde se veneraba la imagen de la Virgen. Años más tarde en 1898, se propuso convertir esta nueva sacristía en la Capilla de los Dolores, trasladando a ella su imagen y altar. Desde entonces la capilla secreta de los Dolores es sacristía, y la nueva sacristía, costeada por el Obispo de Canarias, don José Urquinaona y Bidot, es la capilla de Nuestra Señora de los Dolores, donde desde 1928 procesiona en la mañana del Viernes Santo junto al Santísimo Cristo de la Sala Capitular en la llamada justa y correctamente "procesión del Arte" por procesionar en ella las dos imágenes más importantes del escultor canario, extendiendose después la costumbre de llamarla "procesión de las Mantillas". La iniciativa  fue hecha al Cabildo Catedral por parte de la Junta de Semana Santa de Las Palmas de Gran Canaria, siendo aprobada por el Obispo de Canarias en 1928.

Breve descripción de la imagen

Esta sagrada imagen de la Santísima Virgen es una escultura de talla completa, muy realista y de abundantes plegados, amplios y angulosos. La Madre que se encuentra al pie del a Cruz entrelaza sus manos mostrando un dolor que ya no puede contener, constrastando su contraposto y los plegados del manto con la pasividad de su rostro.

En el recibo de la imagen se desprende unas palabras de su autor y que mejor que él, que defina en unas breves palabras su obra más admirada y representativa:

"En ella vi el corazón desgarrado de una madre, en ella quise plasmar el dolor en toda su plenitud".

Efémerides

* En 1894, el Papa León XIII, nombra a la Catedral, "Basílica de Canarias" (Basilicae Canariensis - Ad perpetuam rei memoriam), con motivo de dicho nombramiento y en la ceremonia donde se dio lectura de la Bula Papal, se reparten unos recordatorios con la imagen de la Santísima Virgen de los Dolores.

* En 2007, con motivo del CCL Aniversario del nacimiento del escultor José Luján Pérez, se organiza una exposición magna en el municipio natal del escultor grancanario, de Santa María de Guía y en Las Palmas de Gran Canaria, en la primera se encontraban dos sedes, en la Iglesia Parroquial de Santa María de Guía y el Teatro municipal de la citada villa, en Las Palmas de Gran Canaria se tuvo como sede a la Casa-Museo de Colón en la trasera de la catedral de Canarias. Con motivo de esta efémeride la imagen que ocupó el cartel de dicha exposición magna fue la Dolorosa de Luján Pérez.

Recordatorio antes citado.

Cartel de la exposición de Luján Pérez. 2007.

La Dolorosa de Luján Pérez en la literatura canaria:

A lo largo del devenir histórico, artistico y devocional de la venerada y devota imagen de Nuestra Señora de los Dolores, diversos poetas canarios, la han tenido como modelo de inspiración para la escritura de sus poemas, entre los cuales destaca el siguiente escrito por el Rvdo. Don Mariano Hernández Romero en 1940 y que se llama "a la Dolorosa de Luján Pérez":

"Por las ondas graciosas de tu manto
dulcemente navega la amargura,
y en tu rostro florece la hermosura,
al florecer la espuma de tu llanto.

A tus labios tributa nuevo encanto
del dolor la divina rasgadura,
y es la luz del amor la que fulgura
de las pupilas en el fuego santo.

En el pecho la espada del martirio
torna todo tu cuerpo como un cirio
con hervores y llamas de volcán.

¡Oh cirio de amor y del dolor,
sólo pudo plasmar tu resplandor
el buril soberano de Luján!"

El Señor Obispo de Canarias, Monseñor Francisco Cases Andreu, desde el balcón del Palacio Episcopal, recitando el Stabat Matter ante la imagen de la Santísima Virgen de los Dolores.

Uno de los momentos más emotivo del silencioso transitar de la procesión de las Mantillas es el canto de las malagueñas canarios desde el balcón de la casa de la familia de los Manriques de Lara protectores de la sagrada imagen.

El actual Deán de la Catedral de Canarias, Don Nicolás Monche, acompañado de un acólito de la Catedral, mientras el Señor Obispo se encuentra recitando el Stabat Matter.

Multitud que acompaña a la devoción del barrio de Vegueta y una de las mayores devociones de la ciudad capitalina. Durante el recorrido se reza el Santo Rosario, interpretando la Banda Municipal de Las Palmas de Gran Canaria la marcha fúnebre de Chopin a la salida y a la entrada de las veneradas imágenes lujaneras.

Bibliografia:

AA.VV. La Enciclopedia de Canarios Ilustres. Centro de la Cultura Popular Canaria. Primera edición: Diciembre de 2005.

Cazorla, Santiago. Historia de la Catedral de Canarias. Real Sociedad Ecónomica de Amigos del País. Las Palmas de Gran Canaria. 1992.

AA.VV. Luján Pérez y su Tiempo. Gobierno de Canarias. 2007.

Calero, Clementina. José Luján Pérez: Luján. Biblioteca de Artista Canarios. Tomo I. 1992.

Fotografias:

Archivo fotográfico de José Ubay Suárez Navarro.

José Ubay Suárez Navarro.

Visitas: 2697

Comentar

¡Necesitas ser un miembro de Cofrades para añadir comentarios!

Participar en Cofrades

Sobre


Publicidad

 




 

Pasión en Sevilla

Eventos

Música

Paused...
  • 1.
    adaptacion de marcha

© 2020   Creado por Pasionensevilla.   Tecnología de

Emblemas  |  Reportar un problema  |  Términos de servicio