Cofrades

Foro y Blog Semana Santa Sevilla


Aun con los grados casi en la cima de su reinado, la ciudad ha empezado a preparar el milagro primaveral que cada año hace nacer en sus adentros. La Luz, si, esa Luz. La misma que arropa y cuida durante al año esa Soledad hecha Virgen en la Divina Plaza. Esa Luz que cada año la Reina de San Juan de la Palma ofrece al pueblo que la vela, la que brilla durante una Semana en las calles del Cielo. Serenidad os pido, pues el tiempo aun nos gana la batalla, o eso es lo que el se piensa…

 

Porque esa Luz en esos ojos, amigos míos, es capaz de derretir los días hasta el punto de hacerlos desaparecer. La cara de la Madre es la cara de la Virgen de la Amargura. La Sevilla de la Belleza, la amiga de las monjas, el quebranto moreno de Sevilla… Ahí es donde reside el secreto de la Luz, en esos ojos oscuros, creadores inmortales de la mirada más taciturna.

 

La Luz se creó en San Lorenzo, no se como ni cuando. Si se quien la creó. Y tu también lo sabes. También se que hasta septiembre allí permanece dormida, reposando. Pero es en este mes cuando la Luz se muda a la calle Feria. Allí mi Virgen la guarda en sus ojos, en su mirada, el dorado de su manto, en el reflejo de su cara… Los ojos de la Amargura brillarán hasta que nazca la primavera, hasta que reviente el azahar, hasta que nos reencontremos con el fruto bendito de la ciudad. Será en ese momento, justo en ese instante, cuando la Luz de nuestras vidas explote en las calles y deje los ojos de la Virgen apagados y dolidos.

 

Esa Luz hecha con oro y terciopelo, con costales y fajas, con túnicas y capirotes… La Luz de la cascada dorada del manto amargo de la Reina de los Cielos, la del cordón del Señor de Sevilla, la del barrio del Porvenir a la una de la tarde. La Luz oscura, que ilumina y apaga las noches del calvario andaluz, la que llevan a la judería el llanto a los Cielos de los Dolores de María, la que en Triana navega en forma de Barrio, la que levantó el Arco de la Azucena Bendita de la Resolana… La Luz de la Amargura, la Luz que guarda en sus ojos es la misma que reinará dentro de poco, cuando el reloj de arena pierda la partida.

 

Atravesó valiente su puerta,

y ahora con Ella descansa,

esperando en su cara desierta

a Sevilla y sus mil alabanzas.

 

En sus ojos duerme paciente,

agrandando aun más su belleza.

Al pueblo le alumbra su ambiente,

y al Alma regala pureza.

 

Ella es la Luz, Sevilla.

De ahí tanta Grandeza,

Guapa y bonita, chiquilla

Con llanto y rota tristeza.

 

Tu nombre me rompe la calma,

pues, aun en mi vida perdura,

la Luz que pusiste en mi alma,

por los siglos de los siglos,

¡Mi Virgen de la Amargura!

 

 

 

 

José Antonio Montero Fernández.

A la Virgen de la Amargura.

Visitas: 900

Comentar

¡Necesitas ser un miembro de Cofrades para añadir comentarios!

Participar en Cofrades

Sobre


Publicidad

 




 

Pasión en Sevilla

Eventos

Música

Paused...
  • 1.
    adaptacion de marcha

© 2021   Creado por Pasionensevilla.   Tecnología de

Emblemas  |  Reportar un problema  |  Términos de servicio