Cofrades

Foro y Blog Semana Santa Sevilla


miércoles 30 de septiembre de 2009

Perder. Es un verbo "desagradable", poco apreciado. Nadie quiere conjugar este verbo para si mismo, tampoco para los queridos y allegados. Por eso temía y temo no saber explicar lo que he perdido.

Sería un acto de hipocresía decir aquí que ayer fue el día mas doloroso de mi vida, por desgracia ya me toco vivirlos peores, los suficientes para comprender el dolor pasado y futuro de su familia. Por eso le decía a Alejandro que con el paso del tiempo se le forma a uno una coraza, una especie de cornea invisible que te envuelve el corazón con el objeto de mitigar el daño. Pero solo eso, solo lo enmascara. Es como el Nolotil para el dolor de muelas pero, de igual manera cuando dejas de tomarlo el daño persiste.

Hoy mentalmente, en silencio, durante mi jornada laboral, he repasado todos y cada uno de los momentos vividos con Pepe. Dramatizar cada momento sería fácil, la ocasión la pintan calva, pero no, no es esa mi intención. Me quedo con las múltiples sonrisas que me han venido a los labios empujadas por las suyas, por sus comentarios jocosos, por sus desdenes hacía gentes y actitudes que los que le hemos conocido comprendemos y compartimos. Por sus chistes, malos como los de otro cualquiera porque al final todos contamos los mismos chistes. Todos excepto los que dedican su vida a borrar la sonrisas de los demás. El no era de estos.

Hablar del Pepe cofrade es baladí. Lo es porque los que lo somos no necesitamos que se nos recuerde que clase de cofrade era Pepe Orozco y los que no lo son, ni falta que les hace. Nos quedaremos siempre con su buen gusto y con su afán constante de aprender y como no, con sus fotos, sus innumerables y maravillosas fotos.

Al poco tiempo de morir mi padre alguien cualificado, que me sirvió de gran ayuda en esos momentos en los que no se comprende ni la vida ni la muerte, me dijo: -"La inmortalidad del hombre no reside ni en su cuerpo ni en su espíritu sino en su recuerdo"-. Si, así es, sólo el que cae en el olvido muere, aquellos a los que recordamos permanecen con nosotros para siempre.

Decía al comienzo que quizá no supiese explicar la pérdida sufrida y quizá no sepa explicarlo porque la pérdida no ha sido ni total ni definitiva.

José Manuel Olivero Orozco jamás caerá en el olvido.

Visitas: 95

Comentar

¡Necesitas ser un miembro de Cofrades para añadir comentarios!

Participar en Cofrades

Sobre


Publicidad

 




 

Pasión en Sevilla

Eventos

Música

Paused...
  • 1.
    adaptacion de marcha

© 2021   Creado por Pasionensevilla.   Tecnología de

Emblemas  |  Reportar un problema  |  Términos de servicio